Despliega el menú
Sociedad

Heraldo Joven

Tecnología 

FaceApp no es la única: los permisos y condiciones que aceptamos con nuestro móvil sin darnos cuenta

La empresa de ciberseguridad Sophos analiza el último fenómeno viral para concluir que seguimos siendo demasiado confiados con la información que almacenan nuestros teléfonos. 

"Juventud, divino tesoro"... o eso decían muchas personas hasta que apareció en nuestras vidas la aplicación FaceApp, con la que (casi) todos los usuarios se han hecho una idea del aspecto físico que tendrán cuando envejezcan. La reciente actualización de la aplicación móvil, que ha permitido unos resultados más realistas, ha revolucionado las redes sociales que se han llenado de fotografías de personas entradas en años. Incluso reconocidos personajes han pasado por este peculiar filtro. Aquellos que se han podido resistir a esta curiosa tentación y han conseguido no ser 'envejecidos' por alguno de sus conocidos están de suerte, ya que son muchas las noticias que aseguran que pone en riesgo la privacidad

Esta aplicación, y su supuesto malware, son solo un ejemplo más de que seguimos siendo demasiado confiados con la información que se almacena en nuestro teléfono móvil. Así lo aseguran desde la empresa de ciberseguridad Sophos, que ha reflexionado sobre la escasa atención que prestamos a las condiciones que aceptamos a diario y sobre los peligros que esto supone. Con cada aplicación que se descarga, se aceptan unos términos y condiciones, igual que ocurre con las cookies en las páginas webs. En el caso de FaceApp, con la aceptación de estas clausulas se da el derecho a la aplicación del uso de la imagen para su reproducción, modificación, publicación y otras acciones, como se indica cuando se procede a su descarga. 

La caja negra de las personas 

De hecho, la mayoría de aplicaciones disponen de nuestro permiso (que hemos dado tras aceptar los 'términos y condiciones') para usar nuestra información privada. Desde Sophos advierten que, a veces, somos los propios usuarios los que compartimos la información: por ejemplo, en verano se suelen mostrar fotos de las vacaciones en las redes sociales, se ofrece la ubicación a tiempo real y un sinfín de datos que pueden emplearse en campañas de 'phishing'. 

Entonces, ¿cómo tengo que actuar? 

1

Conocimiento 

La conciencian va unida al conocimiento sobre los posibles peligros que corremos. Para ello, existen herramientas que enseñan a identificar correos fraudulentos y otras que protegen los dispositivos y las acciones que llevamos a cabo con el (guardar contraseñas, geolocalizarnos...).

2

Leer para estar ciberseguro 

Lo más recomendable, como aconsejan desde Sophos, es dedicar dos minutos a leer lo que se va a aceptar o el enlace que se va a abrir. 

Etiquetas
Comentarios