Sociedad

hogar

Cómo poner a punto el aire acondicionado para evitar sorpresas este verano

Aunque pueda pasar desapercibido, este electrodoméstico necesita una limpieza exhaustiva entre temporadas. Así, solo hay que conocer las claves para hacerlo en casa y sin ayuda técnica. 

Para que el ciclo de refrigeración se mantenga, todos los conductos tienen que estar despejados.
Para que el ciclo de refrigeración se mantenga, todos los conductos tienen que estar despejados.
Freepik

El verano ha irrumpido con fuerza en Aragón. Durante las próximas semanas, se espera que los termómetros alcancen los 40 grados durante el día, y hasta los 20 de noche. Temperaturas muy altas que la gran mayoría aliviará con visitas a las piscinas urbanas, a las naturales que salpican nuestro paisaje o a los destinos de playa más frecuentados por los aragoneses. Sin embargo, los que se quedan en casa esperando que llegue su turno vacacional deben afrontar la flama estival refugiados en casa, con ventiladores y aires acondicionados a máxima potencia, aunque esta no siempre se consigue si durante el año no se ha cuidado su mantenimiento.

Desde la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) recomiendan su puesta a punto antes de que lleguen los meses más calurosos, julio y agosto, para evitar sorpresas desagradables y situaciones más que calurosas dentro del hogar. Para ello, acercan algunas claves que pueden ser de gran utilidad si se quiere limpiar el aire con normalidad en casa sin requerir la ayuda de personal técnico, a quienes solo conviene avisar en caso de avería, fuga o limpieza del aparato exterior.

Claves para limpiar el aire acondicionado

1

Los filros, lo primero

Para que el circuito refrigerante no esté lleno de polvo y pueda llegar a obstruir los canales que permiten su paso y posterior enfriamiento, los aires cuentan con unos filtros internos que evitan la entrada de diversas partículas. Así, estos elementos son los que más suciedad acumulan, tanto con su utilización como con su desuso, y los que más necesitan una limpieza a fondo. Para ello, tan solo hay que desmontarlos con cuidado, abriendo la tapa principal, y sumergirlos en agua. Después, solo habrá que dejarlos secar en una zona bien ventilada en la que el sol no incida directamente. 

2

A por el resto

Si bien es cierto que los filtros son los que más polvo acumulan, esto no significa que el resto del 'plit' no necesite una buena pasada. Con ayuda de un paño humedecido con agua, lo mejor es pasar por todas las zonas, empezando por las interiores (y haciendo especial hincapié donde desagua) y pasando a la estructura externa. Eso sí, es importante ir aclarando el trapo mientras se realiza esta acción para no extender la suciedad por toda la maquina. 

3

¿Y la unidad externa?

Con la unidad externa la cosa se complica, ya que el mecanismo es mucho más complejo y, al estar al aire libre, la cantidad de suciedad que pueda acumular no será tan sencilla de eliminar. Por eso, lo mejor es contar con la ayuda de un técnico especialista que higienice los conductos, revise los conductos del gas refrigerante y repare las fugas, si las hay.

Etiquetas
Comentarios