Despliega el menú
Sociedad

educación

Miriam Monreal: "El ajedrez ayuda a la resolución de problemas"

Maestra del CEIP Zalfonada de Zaragoza, coordina el programa ‘Ajedrez a la Escuela’, del Gobierno de Aragón, en el que participan 186 colegios aragoneses

Escolares de primaria del CEIP Zalfonada de Zaragoza, con su maestra Miriam Monreal, tras disputar una partida de ajedrez en el tablero de lona con piezas gigantes
Escolares de primaria del CEIP Zalfonada de Zaragoza, con su maestra Miriam Monreal, tras disputar una partida de ajedrez en el tablero de lona con piezas gigantes
Toni Galán

Algunas pasiones resulta imposible ocultarlas. Esto es lo que le sucede a Miriam Monreal (Zaragoza, 1976) cuando habla de las ventajas de llevar el ajedrez a la escuela.

¿Dónde estudiaste?

La EGB en La Milagrosa; el BUP y el COU en el IES Pablo Gargallo. Luego estudié Magisterio por Educación Especial en Zaragoza y más tarde me habilité en Educación Infantil. Cuando aprobé la oposición, me dije ese era el momento para seguir aprendiendo y en mis dos primeros años como funcionaria y sin hijos (dato importante) terminé la licenciatura en Psicopedagogía por la UNED, que completa mi perfil como maestra de Educación Especial.

¿Por qué te hiciste maestra?

Porque me encantaban (y me encantan) los niños, estar con ellos, jugar, preparar actividades… Ya tenía experiencia porque había sido monitora de tiempo libre desde los 17 hasta los 22 años.

Miriam Monreal, con sus alumnos de infantil del CEIP Zalfonada, el único centro de Aragón que tiene un tablero tecnológico de suelo
Miriam Monreal, con sus alumnos de infantil del CEIP Zalfonada, el único centro de Aragón que tiene un tablero tecnológico de suelo
Toni Galán

¿Cuándo empezaste a trabajar y cuáles han sido tus principales destinos?

Empecé a trabajar justo al terminar la carrera, en 1997, en Aspace Aragón. Mientras estudiaba trabajé allí como auxiliar y al acabar quedó vacante una plaza de maestra y yo la ocupé hasta que me casé en septiembre del 2001 y me fui a Madrid. Allí aprobé la oposición como maestra de Pedagogía Terapéutica en 2003 y empezó mi andadura en la escuela pública: un IES en Orcasitas, un CEIP de Fuenlabrada y un IES de San Martín de Valdeiglesias, hasta que en el 2011 concursé a Zaragoza y obtuve destino en el CEIP Zalfonada como maestra de educación primaria.

¿Cuándo y porqué empezaste jugar al ajedrez?

Empecé con 6 años en el Stadium Venecia, con Jesús, un señor mayor que nos enseñó a mi primo y a mí a mover las piezas. Me quedé en el club de ajedrez del stadium, del que fui durante muchos años la única chica. Jugué federada desde los 8 años hasta los 20. Lo recuerdo con mucho cariño.

"A los niños les atrae porque son los protagonistas. Todo está por hacer y todo depende de ellos"

Bueno… no sé si me equivoco cuándo digo juego…

El ajedrez es denominado como juego-ciencia, deporte… A los niños les atrae su práctica porque es un juego en el que ellos son protagonistas. Todo está por hacer y todo depende de ellos.

¿Desde cuándo lo utilizas en el aula?

En el Zalfonada desde 2012. Ya lo utilicé en el IES de San Martín de Valdeiglesias.

En plena partida de ajedrez
En plena partida de ajedrez
Toni Galán

¿Qué desarrolla en los niños que lo practican?

El ajedrez desarrolla la atención, la concentración, la creatividad y la imaginación y potencia la capacidad del razonamiento lógico-matemático. Se desarrolla el análisis crítico, la selección de información, generación de conclusiones a partir de ese análisis, sus ventajas e inconvenientes y la planificación las respuestas a dar. El ajedrez facilita la asunción de responsabilidades de los propios actos, aumenta la autoestima personal, incrementa la capacidad de toma de decisiones y activa el control emocional.

Vivimos tan aceleradamente que niños y jóvenes no encuentran tiempo para actividades que implican reflexión…

Por eso el ajedrez ayuda a la planificación de tareas, al disfrute del proceso del razonamiento a través del juego, a la resolución de problemas, al análisis de la situación desde varios puntos de vista, pero, sobre todo, a orientar el tiempo de ocio hacia actividades constructivas. Fomenta la relación de igualdad y el desarrollo de las relaciones interpersonales; ayuda a valorar el silencio como fuente de concentración y arraiga el concepto del ‘fair play’ y la deportividad por encima del resultado. Por medio del ajedrez podemos conseguir estimular la búsqueda de la belleza, adquirir códigos propios del juego y sobre todo fomentar la pertenencia a una comunidad cultural.

"El ajedrez fomenta la igualdad y el desarrollo de las relaciones interpersonales"

¿A partir de qué edad se empieza a jugar en la escuela?

A partir de los 3 años comenzamos a trabajar con el tablero de suelo, juegos manipulativos… Comienzan a conocer el tablero, las piezas de ajedrez y sus movimientos.

¿Cuáles son las líneas básicas del programa ‘Ajedrez a la escuela’ del Departamento de Educación?

El programa comenzó en el curso 2007-2008 con 19 colegios, coordinado por Enrique Sánchez, que fue el creador y quien lo cimentó durante diez años. Al principio se trataba de aprovechar las virtudes que tenía el ajedrez para desarrollar el potencial intelectual de los alumnos y ofrecerles una alternativa constructiva para disfrutar su tiempo de ocio. A lo largo de estos años el programa ha ido creciendo en número de centros inscritos y en su estructura y fundamentación. Actualmente estamos inscritos 186 centros escolares, de los cuales 129 son de la provincia de Zaragoza, 29 de Huesca y 28 de Teruel.

Los escolares del CEIP Marcos Frechín de Zaragoza fueron campeones de España…

Lo consiguieron gracias a la inmensa labor del maestro de maestros (como yo lo llamo) Enrique Sánchez. Y al esfuerzo y entrenamiento del equipo. Enrique les motivó y ayudó a sacar lo mejor de ellos. Lleva trabajando en el Marcos Frechín 40 años y lo que han conseguido es fruto de su experiencia, trabajo, vocación y saber hacer.

Supongo que habrá experiencias internacionales…

Gracias a la web ajedrezalaescuela.eu contactamos con maestros de Argentina, Chile, Venezuela, Perú… en donde también trabajan el ajedrez educativo. Es muy gratificante saber que nuestros recursos y experiencias son útiles. El curso pasado se publicó un artículo nuestro sobre los beneficios del ajedrez en una revista mexicana.

"Tenemos un portal web para profes innovadores y un canal de You Tube"

¿Qué podemos encontrar en ajedrezalaescuela.eu?

Es el portal del ajedrez educativo para profes innovadores, del programa de ajedrez en los centros educativos de Aragón, creado en 2007 por Diego Zulueta, en el que proporcionamos material al profesorado para iniciar a sus alumnos en el ajedrez con una progresión adecuada. Trabajamos todas las transversalidades del ajedrez como recurso pedagógico y educativo. Distribuimos noticias de eventos realizados en Aragón relacionados con el Ajedrez escolar. Hacemos reseñas de material para usar en las aulas. También ofrecemos un canal en You Tube donde subimos tutoriales y mini juegos que facilitan su uso a todos los interesados. Fieles a nuestro lema: ‘Compartir es crecer’.

¿La didáctica del ajedrez en la Universidad?

Sí, comenzó Enrique a impartirla y, al jubilarse, pasamos a impartirla Jorge Barón y yo. Todo un reto con el que estoy encantada. Si queremos que el Ajedrez forme parte de nuestros centros es esencial incluirlo en la formación inicial. La asignatura pertenece al Departamento de Matemáticas. Es anual, de créditos de libre configuración, que pueden cursar alumnos de todas las especialidades de magisterio y del máster de profesorado.

¿Añadirías algo para cerrar la entrevista?

Mi grito de guerra con el que finalizo cada sesión de Ajedrez Educativo con mis alumnos. Nos juntamos todos y gritamos: ¡1,2,3. Ajedrez!

El grito e guerra con el que Miriam y sus alumnos terminan cada sesión de ajedrez educativo: "¡1,2,3. Ajedrez!"
El grito e guerra con el que Miriam y sus alumnos terminan cada sesión de ajedrez educativo: "¡1,2,3. Ajedrez!"
Toni Galán

SILENCIO, SE JUEGA... Y SE PIENSA

Mi primer trabajo remunerado fue como peón. Yo tendría 8 o 9 años y cobré cincuenta pesetas. No fui peón de albañil ni peón carretero ni peón agrícola. Fui peón de ajedrez. Un peón negro. Cada mes de agosto, para las fiestas en honor de San Roque en Caspe, Agapito Fortuño elegía entre todos los chiquetes que nos arremolinábamos en la puerta de su casa, a los actores que escenificarían una de las partidas de los grandes maestros del momento en el ajedrez viviente en la plaza. Las reinas ya estaban preseleccionadas. He de confesarles que me hubiera gustado ser rey o torre o, al menos, un alfil, pero no pudo ser. Ni mi tamaño ni mi edad me permitían ser otra cosa que peón. Así que recogí el traje de peón de las manos de Agapito y me fui a casa sin saber qué suerte me depararía el destino en la partida del día siguiente. Se cumplieron mis peores presentimientos. Me aguardaba una muerte prematura. Fui el primero en caer. Lo hice protegiendo a mi reina. El resto de la partida la presencié sentado en uno de los lados del tablero que se había pintado en el suelo. Tuve, eso sí, mi momento de gloria cuando el público me aplaudía mientras abandonaba, cariacontecido, la partida.

De cualquier manera, aquel no fue mi primer contacto con el ajedrez. En La Salle Torrero, una tarde a la semana, un jovencísimo hermano de La Salle, estudiante de matemáticas, Juanjo Santos, nos daba clase de ajedrez y nos proponía problemas que nos apasionaban. "Jaque mate en tres jugadas" –nos decía– o "a ver quién coloca ocho damas en el tablero sin que se maten". Recuerdo un tablero de corcho, colgado junto a la pizarra, en el que clavábamos las piezas también de corcho, atravesadas por un alfiler… Se han pasado casi cincuenta años de aquellas tardes de descubrimientos.

Víctor Juan es profesor de la Facultad de Ciencias Humanas y de la Educación de la Universidad de Zaragoza y director del Museo Pedagógico de Aragón

Etiquetas
Comentarios