Sociedad

Heraldo Joven

¿Sabes realmente lo que implica tener una buena autoestima?

La psicóloga Eva Mª González considera fundamental "conocernos a nosotros mismos, con nuestros déficits y nuestras cualidades positivas".

La autoestima es la actitud positiva hacia uno mismo, que incluye la tendencia a pensar, sentir y actuar de forma autosatisfactoria.
La autoestima es la actitud positiva hacia uno mismo, que incluye la tendencia a pensar, sentir y actuar de forma autosatisfactoria.
Pixabay

La autoestima es la actitud positiva hacia uno mismo, que incluye la tendencia a pensar, sentir y actuar de forma autosatisfactoria, favoreciendo un buen funcionamiento psicológico.

Para afrontar y superar los problemas de la vida cotidiana es fundamental apreciar las cualidades y talentos que realmente poseemos y aceptar nuestras limitaciones. Pero, ¿qué implica tener una buena autoestima?

La psicóloga Eva Mª González, de Psicólogos Sexólogos Zaragoza, enumera los siguientes argumentos:

Conocernos a nosotros mismos, con nuestros déficits y también con nuestras cualidades y aspectos positivos. Aceptarnos incondicionalmente, independientemente de nuestras limitaciones o logros y de la aceptación o el rechazo de otras personas. Es decir, acepto mis limitaciones y el cometer errores, entendiendo que el ser humano es imperfecto y falible y, al mismo tiempo, es valioso, digno de amar y capaz de aprender y mejorar. Esta autoaceptación incondicional no debe confundirse con la minimización de nuestros deseos, problemas o necesidades, sino que se combina con la motivación por desarrollar nuestras potencialidades y conseguir nuestras metas. Acepto mis limitaciones y errores, acepto la imperfección y sigo avanzando en la vida para desarrollar mis aspectos positivos y asumir valores y metas que me aporten satisfacción. Mantener una actitud de respeto y amabilidad hacia uno mismo. Una actitud comprensiva y cariñosa hacia uno mismo, donde me sienta "en paz" con mis pensamientos y sentimientos (aunque no me agraden). Se trata de considerarme a mí mismo en forma positiva y comprensiva, en lugar de criticarme o juzgarme con dureza. Tener una visión del yo como potencial, considerando que somos más que nuestros comportamientos, y que estamos sujetos a cambios y podemos aprender a cambiar para orientarnos a desarrollar nuestras potencialidades, talentos y capacidades (“autorrealización”). Atender y cuidar nuestras necesidades físicas y psicológicas: nuestra salud, bienestar y desarrollo personal. Relacionarnos con los demás de forma satisfactoria teniendo en cuenta sus derechos como persona y los míos propios, y no supeditar mis pensamientos, emociones y conductas a lo que creemos que esperan de nosotros los demás.Nuestras relaciones con los demás

La autoestima está muy relacionada con lo interpersonal, porque somos seres sociales y porque la relación con los demás es esencial en el desarrollo y mantenimiento de la autoestima. Esto incluye también saber manejar las conductas ajenas que la dificulten, por ejemplo cuando nos relacionamos con personas que no respetan nuestros derechos y necesidades.

Es importante mantener relaciones sociales satisfactorias y ser aceptado por otras personas pero sin vincularlo a la propia autoestima, ya que las personas que solo se autoaceptan cuando son aprobadas por los demás son más propensas a la ansiedad, depresión e ira, ya que tienden a creer que su valía depende de lo que otros piensen de ellas (si otras personas les critican o rechazan, reaccionan con tanta tristeza, ansiedad o ira como si se tratase de una amenaza vital).

Por tanto, no se trata de agradar a todos o de agradar a algunos en cada momento, ya que es un objetivo inalcanzable conseguir siempre la aprobación de los demás. Es mejor aceptar que haya personas a quienes no les gustemos.

Si nos comportamos siempre como creemos que los demás esperan que lo hagamos, dejamos de ser fieles a nosotros mismos. Si por miedo a la desaprobación hago siempre lo que quieren los demás, y me callo por miedo a que se enfaden, no estoy respetando mis derechos personales (además de sentir ansiedad y sentirme manipulado). La autoestima, que depende de la aprobación de los demás, es lo contrario a la asertividad (expresión de opiniones y sentimientos teniendo en cuenta también los derechos de los demás).

Etiquetas
Comentarios