Sociedad
Suscríbete

¿Por qué las alcachofas le dan un sabor dulce al agua que bebemos?

Una deliciosa verdura capaz de engañar a nuestro cerebro.

Las alcachofas, bonitas y deliciosas.
Las alcachofas, bonitas y deliciosas.

Se trata de una de las joyas de la huerta. Las alcachofas, cargadas de sabor, son una verdura llena de posibilidades y protagonistas de platos deliciosos y variados. En menestra, a la plancha, rellenas, asadas, al vapor... cualquier opción es buena para los amantes de este producto, que está en su mejor momento entre enero y marzo, aunque podemos encontrarlo en los mercados desde octubre hasta finales de abril.

Las alcachofas, además, tienen una curiosidad que no pasa desapercibida: cambian el sabor del agua que bebemos.

Así, si bebemos un trago de de agua mientras disfrutamos de esta verdura, notaremos que el líquido supuestamente insípido se convierte en una bebida de innegable dulzor.

En realidad, las alcachofas no hacen que el agua sepa distinta, pero sí provocan cambios en nuestras papilas gustativas que hacen que notemos diferente su sabor y logran engañar a nuestro cerebro.

Todo, por una cuestión de química.

Las alcachofas contienen una sustancia llamada cynarina, que les da su característico punto amargo. Pero además, la cynarina inhibe el funcionamiento de las papilas gustativas que detectan los sabores dulces. Su efecto, en realidad, es muy breve y desaparece en cuanto bebemos agua. Por eso, al dar un trago, el líquido limpia los restos de cynarina de la lengua y hace que, de modo brusco, recuperemos la capacidad de notar los sabores dulces. Con tanto entusiasmo se despiertan nuestras papilas, que el cerebro interpreta que lo que hay en nuestra boca -el agua- es muy dulce.

Este mismo efecto hace que sea poco recomendable maridar las alcachofas con vino. Por muy delicioso que sea este, su sabor cambiará cuando lo tomemos con alcachofas y no podremos disfrutarlo como merece.

Lo mejor para hacer compañía a esta verdura, por tanto, es una cerveza fresquita o un vaso de agua. Este último nos sabrá dulce, ya está claro, pero eso siempre es mejor que estropear un buen vino de la bodega.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión