Sociedad

Quince trucos para planchar menos

Después de poner la lavadora, todavía queda tender, plegar la ropa y el más molesto de los pasos: planchar. Por esta razón, existen algunos trucos para evitar tener que hacerlo tan a menudo.

Planchar es una de las tareas del hogar que más odian todos los españoles.
Unsplash

¿Odias planchar? Hacer la colada es una tarea tediosa que todos postergamos cada semana, pero que no podemos evitar. Separar la ropa por tejidos y colores antes de poner una lavadora, tender, quitar la ropa del tendedero, plegarla y plancharla. Cada vez que llega este último paso, acumulamos las camisas y vestidos que más se arrugan en un montón interminable que parece que nunca va a dejar de crecer. Por este motivo, seguir los siguientes trucos puede hacer que este molesto quehacer sea más sencillo y sobre todo que cada vez menos prendas necesiten de este paso.

No llenes la lavadora hasta arriba. Deja un palmo entre la ropa y la parte superior del tambor. Si hay más espacio en el electrodoméstico, las prendas no se arrugarán tanto. Controla el centrifugado. 600 revoluciones por minuto son suficientes para reducir la humedad y que no se hagan arrugas profundas. No dejes la ropa dentro del tambor de la lavadora. Si no puedes tender las prendas cuando termine el lavado, utiliza un programa que deje las prendas en remojo. Pon un poquito de vinagre en el cajetín del suavizante. Facilita el planchado y el olor se elimina en el secado. Introduce la ropa de forma inteligente en la lavadora, sin arrugarla. Por ejemplo, un truco muy práctico puede ser plegar los pantalones por la mitad y enrollarlos desde la cintura hasta los pies. Si colocas una goma elástica para que no se muevan de posición conseguirás que no se formen esas arrugas tan profundas. Estira y sacude las prendas al tenderlas. Ayudarás, además, al secado de estas. Coloca las pinzas en las costuras para no generar más marcas en la ropa. Si no puedes plancharla en cuanto está seca, ponla en perchas, no la amontones. Aprovecha la humedad. Pasa la plancha a la ropa cuando todavía no esté completamente seca, así esta tarea será más sencilla. No pliegues las prendas en cuanto la planches, ya que al estar aun calientes se quedarán las marcas. Para que estas arrugas al guardar la ropa no se formen, coloca la más delicada y de menor peso encima del resto. El vapor elimina las arrugas, así que acuérdate de colocarla dentro del baño en perchas antes de ducharte.  Plancha de forma lenta. De una pasada quitarás las arrugas. Cuida el electrodoméstico y limpiala. Bastoncillos de los oídos para los orificios y bicarbonato son suficientes para limpiar la superficie de la plancha.  Pon papel de aluminio en la tabla de planchar. Colócalo debajo de la funda, ya que este retiene el calor y así conseguirás terminar antes de planchar.

Etiquetas