Salud
Suscríbete por 1€

Heraldo Saludable

Artrosis: síntomas y tratamiento de la primera causa de incapacidad permanente

Se trata de una enfermedad articular degenerativa que afecta tanto a los huesos como a los cartílagos y tejidos blandos de las articulaciones.

El dolor de manos derivado de la artrosis puede mejorar con Medicina Regenerativa.
El dolor de manos derivado de la artrosis puede mejorar con Medicina Regenerativa.
Clínicas Cres

Según datos de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria, más del 70% de los mayores de 50 años tiene indicios de artrosis, mientras que a partir de los 75 el porcentaje aumenta al 100%. 

Es la primera causa de incapacidad permanente en la actualidad y la tercera laboral temporal y en España afecta al 10% de la población general, siendo cerca de la cuarta parte del total de pacientes atendidos en las consultas de los reumatólogos, tal y como confirma la Fundación Española de Reumatología.

"Lo más importante es saber diferenciar entre artritis y artrosis. La primera de las dolencias alude al fenómeno inflamatorio y doloroso de las articulaciones, mientras que la segunda es una enfermedad degenerativa de las articulaciones, es decir, que se pueden degenerar por desgaste de cualquier tipo y, sobre todo, por la edad", explica Luis Miguel García, médico de Atención Primaria. "Cuando los brotes de artritis son continuados pueden terminar derivando en artrosis", añade García.

Cómo diferenciar los síntomas

El síntoma fundamental es el dolor, de inicio insidioso y profundo. Este suele aparecer cuando se exige un esfuerzo a la articulación enferma y, en general, empeora a medida que avanza el día. Con el progreso de la enfermedad, el dolor puede aparecer con el reposo o el descanso nocturno.

Se trata de una enfermedad articular degenerativa que afecta tanto a los huesos como a los cartílagos y tejidos blandos de las articulaciones.

Si la artrosis se localiza en la columna vertebral se produce dolor de cuello o en la región lumbar, dificultad para el movimiento y contractura de los músculos de la región afectada. Otra posibilidad es que el paciente presente malestar en el muslo y que la artrosis se localice en la cadera. 

A estos síntomas hay que añadir las deformidades articulares, la limitación de la movilidad y la incomodidad en el hombro y los dedos de las manos, a raíz del pulgar, la rodilla y la articulación del comienzo del dedo gordo del pie.

"El primer paso que ha de dar el paciente es acudir a su médico de cabecera, quien determinará el tratamiento a seguir. Suelen ser siempre procesos antiinflamatorios con analgesia. En el caso de existir alguna complicación o en el caso de que el facultativo estime oportuno la necesidad de poner prótesis, el caso se derivará a un traumatólogo", comenta Luis Miguel García. 

Factores relacionados con la artrosis

Sea o no conocida la causa última de la enfermedad, sí que es posible conocer algunos factores ligados a su desarrollo como son: 

  • Factores sistémicos: sexo, edad, herencia, osteoporosis (estado hormonal).
  • Factores locales: obesidad, inestabilidad articular (laxitud, deformidades), traumatismos repetidos, sobrecarga articular (ocupacional...).
  • Factores genéticos: existe una serie de genes estrechamente asociados al desarrollo de la artrosis que pueden estudiarse mediante un simple test de saliva.

La artrosis es más prevalente en los hombres por debajo de los 45 años y en las mujeres, suele aparecer a partir de los 55 años. "En ellos, esta patología afecta más a la articulación de la cadera, y en ellas, la encontramos principalmente en manos y rodilla. No obstante, la artrosis también se da en otros grupos de riesgo", concluyen desde la Asociación Española con la Osteoporosis y la Artrosis.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión