Salud
Suscríbete por 1€

Heraldo Saludable

Qué es el adenovirus F41, principal sospechoso en el brote de hepatitis infantil

Los expertos lo señalan como un posible detonante, pero no hay unanimidad al respecto.

Síntomas de los nuevos casos de hepatitis infantil.
Síntomas de los nuevos casos de hepatitis infantil.
K. U.

El actual brote de hepatitis infantil es un hecho patente en el hemisferio norte del planeta, a nivel mundial. La identificación de sus causas está empezando a ser un quebradero de cabeza para la comunidad científica, similar al de la búsqueda de la vacuna definitiva para la prevención del covid. Los adenovirus son virus que infectan normalmente los revestimientos de las vías respiratorias, ojos, intestinos, vías urinarias, sistema nervioso… provocan infecciones que derivan en fiebre o patologías como resfriado común, conjuntivitis, crup, pulmonía, bronquitis o episodios diarreicos. Normalmente no se trata de infecciones severas, pero puede llegar a ser así puntualmente en bebés y personas con inmunodeficiencia.

El adenovirus F41  y los síntomas de la hepatitis infantil

El adenovirus F41 (se han identificado 103 hasta la fecha) es el principal sospechoso de este brote de hepatitis infantil, pero la transmisión puede ser por vías muy diferentes, desde la aérea, el contacto directo o el agua. "Por el momento todas las hipótesis permanecen abiertas", según ha afirmado Aikaterini Mougkou, investigadora del Centro Europeo para el Control de Enfermedades (ECDC), en el congreso de la Sociedad Europea de Microbiología Clínica y Enfermedades Infecciosas (ECCMID), que se está celebrando estos días en Lisboa (Portugal). Este subtipo de adenovirus es, por ahora, el que se postula como uno de los posibles causantes. 

Según reveló la Organización Mundial de la Salud (OMS) a principios de esta semana, se han detectado 169 casos recientes de hepatitis infantil en el mundo hasta el 21 de abril (114 de ellos, en el Reino Unido) y los análisis arrojaron un resultado de 18 positivos en este adenovirus concreto, además de 56 casos con otros adenovirus, registrados en 11 países diferentes -entre ellos España-. Unos 17 niños (aproximadamente el 10% de los afectados) necesitaron un trasplante de hígado, y se ha notificado al menos una muerte en Reino Unido. En cambio, este martes el ECDC informó que los casos ascienden ya a 190.

El cuadro clínico en los casos identificados es el de una hepatitis aguda grave con transaminasas muy elevadas. Las transaminasas son unas enzimas que se producen en las células de distintas partes del cuerpo, sobre todo en el hígado. Entre los síntomas que se han detallado aparecen los problemas gastrointestinales, como dolor abdominal, diarrea y vómitos en las semanas anteriores; la ictericia (coloración amarillenta de la piel y muy especialmente del blanco de los ojos); la ausencia en general de fiebre. Los casos pueden darse en niños a partir de los dos años y hasta 16 años de edad. En algunas ocasiones puede aparecer orina oscura, heces de coloración clara o picor en la piel.

Posibilidad de algún cofactor que desencadene la hepatitis infantil

El número 41 de esta agresiva familia se encuentra de manera esporádica en los episodios de gastroenteritis infantiles, que llevan aparejadas la fiebre, los vómitos y la descomposición fecal. La Agencia de Seguridad Sanitaria de Reino Unido (UKHSA) estudia la posibilidad de un "cofactor" que haya podido desencadenar esta patología.

Las hipótesis al respecto varían mucho. La pandemia de la covid-19 ha generado una mayor susceptibilidad en el área inmunológica, y hay un 11,2% de casos en ese grupo estudiado que presentaban a su vez infección por adenovirus y por SARS-CoV-2. También pueden mediar factores medioambientales o interacción perniciosa con fármacos de uso común. Además, otro factor entra en juego a la hora de señalar al adenovirus como corresponsable de estos trastornos hepáticos en pediatría: son muy contagiosos, y es frecuente que infecten en lugares como guarderías, colegios, hospitales o centros de diversión infantil.

Hay que recordar que la aparición de casos de hepatitis infantil sin origen conocido no es algo tan raro o nuevo. La existencia de hepatitis infantiles de origen desconocido no es algo inhabitual. En España se reportan unos 50 casos anuales; este año se han detectado 13 hasta el momento. 

No obstante, diferentes organizaciones pediátricas han llamado este miércoles 27 de abril a la "cautela y serenidad" ante la alarma sanitaria generada por la hepatitis infantil aguda de origen desconocido porque, a día de hoy, no existe "una hipótesis totalmente fiable que haga pensar en un crecimiento importante" de nuevos casos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión