Despliega el menú
Salud
Suscríbete

Heraldo Saludable

Las personas con un índice alto de Omega-3 tienen menos probabilidad de morir prematuramente, según un estudio

Una ingesta estimada de pescado u omega-3 en la dieta se ha traducido en beneficios sobre el riesgo de muerte por todas las causas.

El salmón es rico en ácidos grasos omega-3
El salmón es rico en ácidos grasos omega-3
Camilo Rueda López

Numerosos estudios han investigado el vínculo entre los Omega-3 y las enfermedades que afectan el corazón, el cerebro, los ojos y las articulaciones, pero pocos estudios han examinado sus posibles efectos en la vida útil. Ahora un nuevo estudio señala que, ante dos personas en igualdad de condiciones de salud, la que tiene los niveles relativamente bajos de omega-3 tiene más posibilidades de morir prematuramente.

El estudio, que ha sido publicado en 'Nature Communications', examina la relación entre el índice Omega-3 y el riesgo de muerte por todas y cada una de las causas. En él se observa que las personas con niveles más altos de Omega-3 EPA y DHA en sangre (es decir, índice de Omega-3) vivían más tiempo que aquellos con niveles más bajos.

En otras palabras, aquellas personas que murieron con niveles relativamente bajos de Omega-3 murieron prematuramente, es decir, en igualdad de condiciones, podrían haber vivido más si sus niveles hubieran sido más altos. El ejemplo es Japón, la ingesta de Omega-3 y los niveles en sangre son más altos que en la mayoría de los demás países del mundo y viven más tiempo que la mayoría. ¿Coincidencia? Posiblemente, o tal vez un alto índice de Omega-3 sea parte de la explicación.

Los estudios que informan una ingesta estimada de pescado u omega-3 en la dieta han informado beneficios sobre el riesgo de muerte por todas las causas, pero los estudios de "registro de la dieta" tienen poco peso debido a la imprecisión para obtener una ingesta real de EPA y DHA. Los estudios que utilizan biomarcadores, es decir, niveles en sangre, de omega-3 son mucho más creíbles porque la variable "exposición" es objetiva.

Este nuevo artículo ha sido elaborado por el Consorcio de Investigación de Ácidos Grasos y Resultados (FORCE) que está compuesto por investigadores de todo el mundo que han recopilado datos sobre los niveles de ácidos grasos en sangre en grandes grupos de sujetos de estudio (o cohortes) y han seguido a esos individuos durante muchos años para determinar qué enfermedades desarrollan.

Años después, estos datos se combinan para obtener una imagen más clara de estas relaciones que la que puede proporcionar una sola cohorte. El estudio actual se centró en los niveles de Omega-3 y el riesgo de muerte durante el período de seguimiento, y es el estudio más grande hasta ahora.

Específicamente, este informe es un análisis prospectivo de datos agrupados de 17 cohortes separadas de todo el mundo, incluidas 42,466 personas seguidas durante 16 años en promedio, durante los cuales murieron 15.720 personas.

Cuando los investigadores de FORCE examinaron el riesgo de muerte por cualquier causa, las personas que tenían los niveles más altos de EPA + DHA (es decir, en el percentil 90) tenían un riesgo de muerte 13% menor estadísticamente significativo que las personas con niveles de EPA + DHA en el Percentil 10. Cuando analizaron tres causas principales de muerte (enfermedad cardiovascular, cáncer y todas las demás causas combinadas) encontraron reducciones de riesgo estadísticamente significativas (de nuevo comparando el percentil 90 frente al décimo) del 15%, 11% y 13%, respectivamente.

El rango entre el percentil 10 y 90 para EPA + DHA fue (en términos de niveles de Omega-3 en la membrana de los glóbulos rojos, es decir, el índice de Omega-3) de aproximadamente 3,5% a 7,6%. Según otras investigaciones, un índice óptimo de Omega-3 es del 8% o más. Los autores afirman que estos hallazgos sugieren que los ácidos grasos omega-3 pueden afectar beneficiosamente la salud en general y, por lo tanto, retrasar el proceso de envejecimiento, y que no solo son buenos para las enfermedades cardíacas.

"Dado que todos estos análisis se ajustaron estadísticamente para múltiples factores personales y médicos (es decir, edad, sexo, peso, tabaquismo, diabetes, presión arterial, etc., más los niveles de ácidos grasos Omega-6 en sangre), creemos que estos son los datos más sólidos publicados hasta la fecha y respaldan la opinión de que, a largo plazo, tener niveles más altos de Omega-3 en sangre puede ayudar a mantener una mejor salud en general", ha explicado el doctor Bill Harris, fundador del Instituto de Investigación de Ácidos Grasos (FARI) y autor principal en este papel.

Harris fue quien hace 17 años co-desarrolló el índice Omega-3 como una medida objetiva del estado de Omega-3 del cuerpo. Medir los Omega-3 en las membranas de los glóbulos rojos ofrece una imagen precisa de la ingesta total de Omega-3 durante los últimos cuatro a seis meses. Hasta la fecha, el índice Omega-3 ha aparecido en más de 200 estudios de investigación.

"Esta mirada exhaustiva a los estudios observacionales de los ácidos grasos Omega-3 circulantes indica que los omega-3 de cadena larga EPA, DPA y DHA, que generalmente se obtienen de los mariscos, están fuertemente asociados con la mortalidad por todas las causas, mientras que los niveles de Omega-3 vegetales el ácido 3 alfa-linolénico (ALA) lo es menos", ha añadido Tom Brenna, profesor de Pediatría, Nutrición Humana y Química de la Escuela de Medicina Dell de la Universidad de Texas en Austin.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión