Despliega el menú
Salud

Heraldo Saludable

sanidad

El tratamiento con receta para dejar de fumar no llega a las farmacias aragonesas en su estreno

A partir de ahora el envase incluirá un cupón precinto que indica que es un medicamento financiado por la Seguridad Social.

Las farmacias aragonesas vendieron en 2018 más de 4.000 envases.
Las farmacias aragonesas vendieron en 2018 más de 4.000 envases.
Raquel Labodía

Los médicos de familia han empezado a extender este jueves las primeras recetas en Aragón de Champix (vareniclina), el tratamiento que ayuda a dejar de fumar elegido para ser sufragado en parte por la Seguridad Social, pero las farmacias no han podido expenderlo desde el primer día. El medicamento ya se distribuía el año pasado pero en 2020 ha pasado a ser uno de los financiados por el Sistema Nacional de Salud (SNS), con el importante descuento que supone. Para ello necesita algunas nuevas indicaciones en su envase, con las que este jueves todavía no había sido distribuido a las farmacias.

Desde el Colegio de Farmacéuticos de Zaragoza han explicado que el laboratorio que lo elabora, la multinacional Pfizer, ha comunicado a los almacenes que lo distribuyen a todo el país "un problema stock", sin dar más detalles, pero cuentan con que desde este viernes o el día 7 ya llegará a las farmacias. Al pasar a ser un medicamento financiado "tiene que llevar un cupón precinto, un justificante que guarda la farmacia para que pague la Administración", han apuntado. Desde Pfizer han confirmado que desde el jueves se comenzó la distribución a los mayoristas para que ellos pudieran servir a las farmacias y negaron problemas con el stock. Han recordado que solo es posible la venta del medicamento con el nuevo cupón precinto desde el día que comienza la financiación, que en este caso era el día 2, por ser el primer día laborable.

El fármaco costará con receta entre 80 y 86 euros, alrededor de 40 euros menos que su precio original, según los primeros cálculos de la Administración. "Mucha gente se echaba para atrás cuando veía el precio", ha reconocido Arturo Borau, desde la farmacia de la que es titular en el centro de Zaragoza. En ella se podía adquirir este jueves el medicamento, pero no en su versión financiada. En el envase modificado deberá aparecer el cupón recortable con las siglas ASSS (Asistencia Sanitaria de la Seguridad Social) que permite su reembolso posterior a las farmacias.

A la espera todavía de conocer el descuento definitivo, Borau ha recordado que el precio anterior, pese a ser elevado "al final salía como si fumaras un paquete diario". Un coste similar a otros productos como los parches y chicles de nicotina, que no se incluyen en el tratamiento público. El farmacéutico ha reconocido que "hace mucho tiempo que no ha habido un nuevo medicamento financiado", ya que lo más frecuente ha sido ir sacando fármacos  fuera del sistema público.

Aragón calcula que el primer año podría sufragar el tratamiento a unas 5.000 personas y, poco a poco, ir incrementando el número hasta llegar a unas 10.000. Entre los primeros en extender recetas ha estado el doctor Rodrigo Córdoba, médico de familia y delegado en Aragón del CNPT (Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo). Ha recordado que entre los requisitos para poder recetarlo figura que las personas fumadoras tengan más de 18 años, consuman más de 10 cigarrillos al día y "estén motivadas para dejar de fumar, que lo hayan intentado por si mismas y no hayan podido".

Dos o tres meses de tratamiento

En este sentido, ha advertido de que se trata de una adicción y que "los fármacos por sí mismos tienen poco efecto", por lo que considera necesario el apoyo de un profesional durante los dos o tres meses que dura el tratamiento. De ahí que, el Ministerio de Sanidad ha fijado que se recete de mes en mes y no el tratamiento completo de una sola vez, para que el paciente vuelva al médico y poder evaluar su progreso.

Las estadísticas apuntan que el 85% de las personas que dejan de fumar lo hacen sin la ayuda de un profesional ni un fármaco, pero Córdoba ha recordado que de este grupo "solo el 3% se mantienen sin fumar al cabo de un año". Tampoco los fármacos garantizan el abandono total del tabaco. Dentro de los que han seguido un tratamiento, las estadísticas señalan que alrededor del 35% logra dejar de fumar. El médico ha recordado que se trata de "un proceso, no se acaba en un intento y dura varios años", por lo que se pasa por varios fracasos en la batalla contra el síndrome de abstinencia.

"Hay miles de situaciones para recaer", ha explicado sobre la experiencia con sus pacientes. Entre ellas, tanto momentos de alegría y celebración como las llamadas 'BBC' o bodas, bautizos y comuniones o momentos tristes "como la pérdida de un familiar". Y ha considerado un "autoengaño" achacar la vuelta al tabaco a la necesidad de relajarse para afrontar situaciones de estrés. Fumar lo que alivia es el "mono de tabaco" pero "el estrés de la vida sigue igual". De hecho, ha coincidido con los informes que consideran que quienes dejan de fumar tienen menores niveles de estrés. 

Dejar el tabaco aparece entre los propósitos de Año Nuevo de muchas personas fumadoras, aunque no hay una época concreta de mayor demanda. "El problema es que 7 de cada 10 fumadores quieren dejar de fumar, pero a menudo lo aplaza sine die", ha lamentado el médico. El 45% de los cánceres de pulmón se diagnostican en ex fumadores "porque han dejado de fumar demasiado tarde", ha advertido. El consejo es dejar de fumar "cuanto antes" y, sobre todo, recomienda hacerlo "antes de los 35 años". El Ministerio de Sanidad ha fijado el límite de un tratamiento por paciente al año. 

Córdoba ha valorado que la medida ayuda a quienes necesiten recurrir a estos tratamientos, pero no tendrá gran impacto a la hora de reducir el número de fumadores. "Más impacto tendrá subir un par de euros el tabaco, por cada 10% que sube el precio, baja la prevalencia un 4% en adultos y un 8% en adolescentes", ha afirmado. Otra de las medidas más efectivas sería que todas las marcas de tabaco se vieran obligadas a utilizar un "empaquetado genérico" para "que todos sean iguales, que no tengan logo de marca ni colorines" y que se mantengan las fotografías advirtiendo de las posibles enfermedades derivadas del tabaquismo.

Etiquetas
Comentarios