Salud

Heraldo Saludable

cáncer

"En España estamos acostumbrados a hacer grandes cosas con muy poco dinero"

La doctora Patricia Sancho se dedica a la investigación oncológica en Zaragoza. Pertenece al Instituto de Investigación Sanitaria Aragón, y acaba de recibir la prestigiosa ayuda de la fundación 'Worldwide Cancer Research' para luchar contra el cáncer de páncreas. 

Patricia Sancho, investigadora del IIS Aragón.
Patricia Sancho, investigadora del IIS Aragón.
Juan Antonio Pérez Vela

De su labor como investigadora en otros países, la doctora zaragozana Patricia Sancho, de 40 años, ha ganado experiencia, compromiso, conocimiento... pero también ha sacado en claro algo muy importante a su vuelta. "Talento hay muchísimo aquí en España y lo que ves es que estamos acostumbrados a hacer grandes cosas con muy poco dinero", confiesa.

Ahora trabaja en el Instituto de Investigación Sanitaria de Aragón (IIS Aragón), donde investiga el cáncer de páncreas, un tumor muy agresivo que necesita nuevas armas. "Siempre he estado muy motivada en la investigación oncológica. He trabajado en diferentes campos, pero desde 2012 me dedico a este tumor, en el que la supervivencia es muy baja. Todos los pacientes mueren rápido y realmente no hay terapias que funcionen", lamenta esta investigadora, que se siente "afortunada" y "muy contenta" de seguir investigando en este campo a pesar de la complicada situación que vive la ciencia en España. 

Hace apenas unos días, la fundación 'Worldwide Cancer Research' (AECC Worldwide) le concedió una prestigiosa ayuda internacional que le ha permitido contar con el trabajo de otra persona en su laboratorio. "Esta investigación se va a desarrollar en los tres próximos años y la ayuda me ha dado, además, la oportunidad de contratar a un científico nuevo para mi grupo, lo cual es fenomenal, porque aquí en España es difícil conseguir dinero para personal", señala.

Patricia Sancho con otra investigadora en el laboratorio del IIS Aragón.
Patricia Sancho y su estudiante de doctorado Beatriz Parejo.
HA

A lo largo de su trayectoria, esta científica aragonesa ha trabajado en diferentes campos, si bien en la actualidad se dedica específicamente a la investigación del cáncer de páncreas. "Es lo que siempre quise. Desde el inicio de mi carrera me he dedicado a la investigación oncológica. He ido cambiando algunos años, durante mi tesis de leucemia, y luego de cáncer de hígado hasta llegar al de páncreas. Mi madre dice que es algo que me vino de pequeñita. Veía a otros niños, noticias que salían en la tele… Y ya cuando me he hecho mayor sí que he visto casos cercanos que te hacen motivarte más si cabe, pero inicialmente cuando empecé en este mundo no tenía ningún caso cercano", añade. 

Su experiencia en otros países le ha ayudado a ver las cosas de otra forma. Como muchos otros investigadores de Aragón y otras regiones de España, Patricia también tuvo que marcharse un tiempo fuera, para trabajar y seguir formándose en Inglaterra. "Vine de Londres en 2017. Yo soy de Zaragoza y me he tirado muchos años fuera... Hace dos años tuve la oportunidad de volver con un contrato de una convocatoria competitiva, los Contratos Miguel Servet, que te ayudan a empezar tu propio laboratorio. Vine gracias a esta ayuda y después surgió este proyecto", afirma. 

Patricia Sancho trabaja en el laboratorio del Instituto de Investigación Sanitaria de Aragón, donde se dedica a luchar contra el cáncer de páncreas.HA
Patricia Sancho trabaja en el laboratorio del Instituto de Investigación Sanitaria de Aragón, donde se dedica a luchar contra el cáncer de páncreas.
HA

A Patricia Sancho, de 40 años, le llaman la atención las facilidades que ofrecen otros países, como Inglaterra, para impulsar y favorecer la investigación. "Para ideas que aquí te dan un poquito de dinero, allí invierten millones de libras. Hay muchas facilidades a la hora de conseguir financiación para tus proyectos, movilidad... Creo que es lo positivo que tienen ellos", asegura. Otra cosa que despertó su interés durante su estancia en Londres fue la cantidad de fundaciones, como aquí en España la AECC, que trabajan por sacar adelante otros proyectos. "Allí es más fácil conseguir ayudas de fundaciones que del Gobierno y son asociaciones que recogen muchísimo dinero. Entre la población también es muy corriente donar a la investigación. Hablamos de millones y millones de euros", subraya esta bióloga, a quien no le gustó en un principio marcharse fuera. "Yo estaba muy en contra, pero después de irme he visto que me ha enriquecido mucho la experiencia y no me arrepiento", señala. Hoy, con mucha más experiencia en este ámbito, reconoce que es algo "muy positivo", que prácticamente debería vivir cualquier investigador, porque "conoces otras formas de vida, de investigar en un entorno que enriquece mucho a la hora de volver, que es también un requerimiento obligatorio para algunas ayudas. Estar mínimo dos años fuera para poder beneficiarse de estos programas", añade. 

En Aragón, Patricia colabora con la Asociación Española contra el Cáncer a través de diferentes proyectos y reconoce la importancia que tiene para la ciencia la Fundación. 

"La labor que hace la AECC es excelente, pero necesitamos más fundaciones y más movimiento en España de este tipo. En mi opinión, primero deberíamos empezar con apoyo del Gobierno, porque a día de hoy hay muy pocas convocatorias. Hay retrasos, grupos enteros esperando meses y meses a que las concedan… pero talento hay muchísimo", reitera. 

La conciliación: su otro gran "reto"

Más allá de su labor como investigadora en la lucha contra el cáncer, a esta bióloga se le plantea ahora otro gran reto. Conciliar horas de trabajo en el laboratorio con la crianza de su hija, de un año y medio. "Está siendo una absoluta locura porque ha coincidido que he empezado mi propio grupo de investigación con tener una niña pequeñita, y en la investigación no hay horarios… Tengo unos ratones que hay que tratar todos los días dos veces (cada 12 horas). Y da igual que haya vacaciones o no, fines de semana... Yo tengo que madrugar igual y la chica que está conmigo va por la tarde, pero hay que hacerlo y no hay más remedio. La conciliación no es fácil en ningún trabajo, pero en este campo casi es un poco más complicado todavía. Te tienes que amoldar a lo que hay. Si no tuviera a mi marido y mis padres, no sé cómo lo haría", dice entre risas. 

En cuanto a los resultados de su investigación en cáncer de páncreas, Patricia se muestra "optimista" y "esperanzada", pues aunque todavía tienen un largo camino por delante, la ayuda -de 165.000 libras- les va a permitir -dice- conseguirlo. "Estas ayudas desde que se piden hasta que se conceden pasa mucho tiempo. Yo la pedí el año pasado en marzo y he seguido trabajando en unos datos iniciales que presenté para indicar que voy por buen camino. Hemos seguido trabajando en ello y tiene buena pinta. ¡Somos muy optimistas!", enfatiza. Su esperanza reside también en la sociedad, y en ese "pequeño cambio de mentalidad" que hace falta para intentar cambiar las cosas por medio de la solidaridad. "Nos faltan muchos recursos, y al final se debería tomar de esta forma. Invirtiendo en I+D estás haciendo una inversión de futuro que te traerá beneficios a posteriori", sentencia esta investigadora. 

- Apúntate a la VI Marcha contra el cáncer en Zaragoza y Teruel

Etiquetas
Comentarios