Despliega el menú
Aragón

Heraldo Saludable

Tercer Milenio

Investigación

"En Aragón hay mucha investigación y talento; y hay que darle el reconocimiento que se merece"

La joven investigadora oscense Noelia Mendoza disfruta de una ayuda predoctoral de la Asociación Española contra el Cáncer de Aragón. Ahora trabaja en el equipo del científico aragonés Alberto Jiménez Schuhmacher.

La investigadora oscense, Noelia Mendoza, de 26 años. Cuenta con una beca predoctoral de la AECC.
La investigadora oscense, Noelia Mendoza, de 26 años. Cuenta con una beca predoctoral de la AECC.
Juan Antonio Pérez Vela

Tiene 26 años y, gracias a una ayuda de la Asociación Española contra el Cáncer de Aragón, esta joven oscense ha podido volver a la Comunidad para seguir formándose en el grupo de trabajo que dirige el también investigador aragonés Alberto Jiménez Schuhmacher

"Yo estaba trabajando en Barcelona. En un laboratorio de diagnóstico genético privado. Hablé con Alberto de la posibilidad de ir a Zaragoza para poder hacer la tesis y entre los dos buscamos la opción de diferentes becas. Como mi compañero Edu, que había participado el año anterior, pensamos que había que intentarlo. Era una forma al final de estar más cerquita de casa", explica Noelia Mendoza, de Huesca.

La AECC acaba de concederle una ayuda predoctoral de 60.000 euros para formarse durante tres años de la mano del científico aragonés y su proyecto de 'biopsia virtual' para detectar el cáncer. "'Oncología molecular' es el nombre del grupo. El proyecto en sí es para investigar el cáncer cerebral", indica Noelia, quien se muestra "ilusionada" y "muy contenta" de que la Asociación Española Contra el Cáncer ofrezca estas ayudas para facilitar la formación de jóvenes investigadores

Noelia estudió Biomedicina en la Universidad de Lérida y después hizo un máster de Genética en la Universidad de Barcelona, donde trabajaba hasta hace unos meses, cuando le surgió la posibilidad de venir aquí. "Yo soy de Huesca. Me fui con 18 años a hacer la carrera y al terminarla me volví a ir a hacer el máster a Barcelona y ya me quedé a trabajar allí", cuenta. En septiembre lo dejó todo para venirse a Zaragoza y seguir formándose más cerca de casa. "Dejé el trabajo porque salió una convocatoria para trabajar en el grupo de Alberto y decidí presentarme. Cuando me dijeron que sí me vine con un contrato laboral de seis meses y en ese periodo de tiempo solicitamos las becas. Hace tres semanas que me concedieron la ayuda. No sé lo que haré después, pero quiero ir paso por paso. Tengo tres años muy largos por delante y después ya se verá", dice con una sonrisa.

La noticia de su vuelta ha sido muy bien recibida por toda su familia. Saben que el camino no ha sido fácil pero se muestran "encantados" de que Noelia esté ya en Aragón, y trabajando de lo suyo. "Mis padres, cuando se lo dije, no se lo creían. 'Pensábamos que no ibas a venir a nunca', me decían. Y eso que Barcelona no está tan lejos de Huesca, pero compensa porque cualquier cosa que pase ahora estoy al lado de casa y el día a día es más tranquilo que allí", confiesa esta investigadora, quien se siente también "muy a gusto" de haber vuelto a su región. "Me gusta vivir aquí. Estar cerca de casa. Es cierto que me gusta mucho viajar, pero para eso ya tengo el tiempo libre", dice entre risas. Por su experiencia y su trayectoria académica, Noelia reconoce que hay "mucho más talento en Aragón de lo que la gente se piensa" y defiende convencida que se pueden hacer grandes cosas. "En Aragón hay mucha investigación y talento; y hay que darle el reconocimiento que se merece para que la gente sea consciente de ello", asegura.

La joven investigadora oscense Noelia Mendoza disfruta de una ayuda predoctoral de la Asociación Española contra el Cáncer de Aragón.
La joven investigadora oscense Noelia Mendoza disfruta de una ayuda predoctoral de la Asociación Española contra el Cáncer de Aragón.
Juan Antonio Pérez Vela

"Está en manos de todos ayudar un poquito"

Noelia reconoce que siempre le había llamado la atención el campo de la oncología. "Desde la primera estancia de prácticas que hice me gustó mucho lo que hacían y cómo lo hacían. Supe que tenía que dedicarme a ello, pero no tenía claro desde qué punto de vista", añade la joven. Cuando terminó el máster encontró trabajo en un laboratorio de diagnóstico genético y allí formó parte del grupo de diagnóstico de tumores sólidos. "Veía que se me quedaba un poco corto... Al final el diagnóstico es algo que se vuelve rutinario. Con el paso del tiempo es muy repetitivo. Y pensé que había que seguir hacia delante, dar el salto a la investigación y hacer una tesis", afirma esta joven oscense.

Este año participará por primera vez en la Marcha contra el Cáncer de Zaragoza, y lo hará "con mucho más motivo" -dice- porque ahora forma parte de la AECC. "Creo que en manos de todos está ayudar un poquito, y cualquier ayuda que puedan aportar, ya sea participando activamente en una marcha o dando dinero, siempre va a ser bien recibida. En conjunto todo suma y quién sabe si el día de mañana puede ayudar a algún amigo, a un familiar o a sí mismo incluso", apostilla. 

- Apúntate a la VI Marcha contra el Cáncer en Zaragoza y Teruel

Etiquetas
Comentarios