Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

Carmelo Gómez: "Es una obligación reivindicar la figura y el legado del naturalista Odón de Buen"

Carmelo Gómez rueda en Zaragoza un documental sobre el aragonés, pionero de la oceanografía.

Carmelo Gómez y la directora Mirella R. Abrisqueta, ayer, durante el rodaje de ‘El olvido del mar’ en la capital aragonesa
Carmelo Gómez y la directora Mirella R. Abrisqueta, ayer, durante el rodaje de ‘El olvido del mar’ en la capital aragonesa
José Miguel Marco

Igual que muchas personas, el actor Carmelo Gómez (Sahagún, 1962) desconocía el nombre de Odón de Buen y del Cos (Zuera, 1865-México, 1945) hasta que la directora aragonesa Mirella R. Abrisqueta le propuso protagonizar ‘El olvido del mar’, un documental de la productora Sintregua Comunicación sobre el naturalista aragonés, considerado el padre de la oceanografía española.

«Cuando Mirella me habló de Odón de Buen no tenía ni idea de quién era. Ni tampoco sabía muy bien cuál es el trabajo que hacen el Instituto Español de Oceanografía, que creó en 1914. Me presentó el proyecto y me fascinó el texto», comentó ayer durante una pausa del rodaje que hasta mañana transcurre en un plató de la capital aragonesa. El viernes, el equipo del documental se trasladará a Zuera, localidad natal del científico aragonés que dedicó su vida al estudio y a la protección del mar, para continuar la grabación. Otras secuencias de esta docuficción se han filmado en Mónaco, Banyuls-sur-Mer (Francia), Palma de Mallorca, Cabo de Palos (Murcia) y Madrid.

En el ‘set’ de rodaje, delante de un croma de fondo, Carmelo Gómez pronunciaba ayer fragmentos de las memorias que dejó escritas Odón de Buen antes de morir en el exilio en 1945. El filme repasa la vida del naturalista zufariense a través de las diversas embarcaciones que marcaron su carrera y da a conocer su legado como pionero en la oceanografía.

«Yo no soy Odón, no puedo serlo, digamos que interpreto a alguien que trae el recuerdo de él, alguien que lee su diario y que cuenta algunos de sus sentimientos con respecto al mar –aclaró el actor–. Lo he preparado a partir de lo que se sabe de él a través de sus diarios y de quienes han conocido su labor o han tenido algo que ver con su trabajo. A mí me parece un personaje muy curioso, cómo un hombre de interior, de climas fríos y de tierras ásperas, de repente se vinculó con el mar y ya no se pudo separar nunca».

«Odón de Buen perteneció a una generación de intelectuales y científicos silenciados por la dictadura franquista. Fue un olvido intencionado. En el ámbito de la divulgación científica sí es un personaje conocido, pero también somos conscientes de que no está puesto en valor. Todavía es muy desconocido en Aragón y fuera de la Comunidad, y sorprende que se conozca más en otros países que en el nuestro. De Buen necesita mayor reconocimiento. Lo que intenta este documental es poner su nombre en el lugar que se merece», destacó Abrisqueta.

«Es una obligación reivindicar su figura y su legado –coincidió Gómez–. Para mí es el principal objetivo de este proyecto. El problema es el olvido. Se olvida con mucha facilidad».

Amor por el mar

‘El olvido del mar’ tendrá una duración de 70 minutos y se estrenará en 2023, coincidiendo con el 160 aniversario del nacimiento de este ilustre aragonés que vivió entre el final del siglo XIX y la primera mitad del siglo XX. Fueron más de 80 años de intensas vivencias y profundo amor por el mar. «Hay vidas que se resumen en unos cuantos momentos, la de Odón la vamos a contar en unos pocos barcos», añadió su directora. El largometraje recorre la vida del científico a través de las diversas embarcaciones que marcaron su vida como hilo conductor. La primera de ella fue la fragata Blanca. Se enamoró del mar en el viaje que hizo en 1885, con 22 años, tras licenciarse en Historia Natural. Navegó desde Cartagena a Escandinavia y, de regreso al Mediterráneo, hizo escala en Argelia. Aquel periplo marcaría su vida.

El filme surca las aguas para rescatar del olvido el legado científico y humano del naturalista aragonés y su visión como pionero del ecologismo. También el momento histórico que vivió, la primera y segunda República, y las dificultades a las que tuvo que enfrentarse como ateo, defensor de la teoría de la evolución y como republicano convencido.

De orígenes humildes –su padre era el sastre de Zuera–, pasó de dar clases particulares con 11 años a codearse con Alfonso XIII, el príncipe Alberto I de Mónaco y las principales figuras internacionales de la oceanografía mundial.

La docuficción dirigida por Mirella R. Abrisqueta tiene un presupuesto de alrededor de 170.000 euros y cuenta con el apoyo del Gobierno de Aragón, la Diputación Provincial de Zaragoza, el Instituto Español de Oceanografía, el Ayuntamiento de Zuera y Aragón TV.

Un ilustre científico sin una calle que lo recuerde

Como consecuencia de la Guerra Civil y la posterior dictadura, Odón de Buen acabó sus días exiliado en México, junto a cuatro de sus seis hijos, donde falleció en 1945 sin ver publicadas sus memorias. Estos escritos son la base de ‘El olvido del mar’ y fueron recuperados por los vecinos de su pueblo natal, Zuera, quienes también se encargaron de traer sus restos a España en el año 2003. La localidad cuenta con un colegio y una plaza que llevan su nombre.

Por otra parte, el Instituto Español de Oceanografía ha querido homenajear a su insigne fundador bautizando al mayor y mejor buque oceanográfico de su flota como Odón de Buen, un barco construido en Vigo y que está previsto estrenarlo en marzo de 2023.

Sin embargo, en la actualidad ninguna calle lleva su nombre. Ni siquiera en Zaragoza, ciudad en la que estudió el bachillerato antes de marchar a Madrid para iniciar la carrera de Ciencias Naturales. En 2023 se cumplirá el 160 aniversario de su nacimiento y sería una buena ocasión para recuperar también su figura en el nomenclátor de vías españolas.

Durante 30 años, sí que existió una arteria española dedicada a este ilustre científico aragonés. En la ciudad de Cuenca, la calle de los Tintes se llamó de Odón de Buen desde 1913 hasta 1943. Aquel reconocimiento al naturalista zufariense se debió a que De Buen fue uno de los impulsores de la Ciudad Encantada.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión