Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

Sol, sonrisas y teatro de improvisación en una nueva tanda de 'Domingos de Quiosco'

La actividad municipal, apoyada por HERALDO y FCC y desarrollada en el Parque Grande José Antonio Labordeta de Zaragoza, contó con la participación de la Tribupark y Teatro Indigesto  

El programa municipal de actividades culturales ‘Domingos de Quiosco’, que cuenta con el apoyo de HERALDO y FCC, vivió este domingo 8 de mayo su tercera jornada en el Parque Grande José Antonio Labordeta, con notable afluencia de público familiar al abrigo del Quiosco de la Música y una climatología tan veraniega que había que pellizcarse (o mirar el calendario) para entender que aún queda media primavera. La Zaragoza de los vaivenes meteorológicos recibió al mediodía y con un sol de justicia a Teatro Indigesto y su formato ‘Impro al cubo’, que involucra a Encarni Corrales, J.J. Sánchez y Alberto Salvador. Los tres cómicos propusieron al respetable un espectáculo de improvisación donde la interactividad entre artistas y público marca la pauta, y supieron sobreponerse a algunos problemas técnicos para salir airosos del reto.

Los profesionales de Tribupark se encargaron de motivar un buen rato a peques, padres, tíos y abuelos con actividades de baile y animación, después de que muchos futuros artistas probasen su talento con los colorines en las mesas dispuestas alrededor del quiosco. En un momento dado, el blues se apoderó de la escena, para regocijo de muchos adultos y sonrisa de sus hijos y nietos, que por fortuna siguen conectando con la banda sonora de la peli que hizo inmortales a Jake, Elwood y las gafas de sol a medianoche: ‘The Blues Brothers’.

Música y maestros

‘Gimme Some Lovin’, original del Spencer Davis Group, y el ‘Mustang Sally’ de Mack Rice que inmortalizó Wilson Pickett fueron el preludio de la salida a escena de Encarni, JotaJota y Alberto, los tres de riguroso traje negro y armados con grandes dados amarillos, que antes de encaramarse al quiosco se pasearon entre el público con churros flotadores (también amarillos) para descolocar un poco al personal. Antes habían recogido en un cubo plateado papelitos con ideas y sugerencias del público, apoyos del improvisado libreto que iban a ir escribiendo y desarrollando durante los siguientes minutos.

“Esto no es un espectáculo infantil, ni juvenil, ni adulto, ¡no es un espectáculo! Bueno, sí, es improvisación, pero las ideas son vuestras, así que si sale mal, la culpa será vuestra”, dijo Encarni, antes de que el trío comenzara a armar la historia de una espectadora, la bilbaína Maider, con apenas dos puntos de apoyo: su profesión y el sueño que tenía de pequeña. Cuando uno de los micros dejó de funcionar, y a la espera de que se resolviese el problema, la andaluza afincada en Zaragoza se las apañó para hacer del contratiempo una parte del espectáculo, utilizando durante unos segundos la gestualidad al acompañar las frases de sus colegas.

Por encima de los tropezones técnicos, el espectáculo -porque lo es- avanzó con éxito, gracias a la tematización de las ideas determinadas por el azar de los dados amarillos. ¿Que es difícil conectar con públicos tan heterogéneos recurriendo solamente al ingenio, sin caer en modismos trillados? Lo es. ¿Pudieron conseguirlo los tres improvisadores? Pudieron.

Dos domingos más

El día 15, el programa de actividades en el Quiosco de la Música continuará con animación infantil y un concierto del grupo The Cucumbers, trío de versiones que se atreve con canciones de The Beatles, Creedence, Loquillo, Alaska, Elvis, U2, Tequila, Héroes, James Brown o Stevie Wonder, entre otros. El domingo 22 de mayo terminará la tanda primaveral del programa con otro concierto, para dar paso el siguiente fin de semana al festival paisajístico Zaragoza Florece.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión