Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

El Museo Goya incorpora a su colección cinco pinturas de artistas de los siglos XIX y XX

Las obras, de Francisco Pradilla, Pedro Kuntz, Emilio Sala y Mariano Alonso Pérez, se exhiben ya en la tercera planta del centro

En primer término, una acuarela de Pradilla, 'Penitente', que se acaba de incorporar a los fondos del museo.
En primer término, una acuarela de Pradilla, 'Penitente', que se acaba de incorporar a los fondos del museo.
José Miguel Marco

El Museo Goya de Fundación Ibercaja sigue enriqueciendo sus fondos. Este martes ha presentado al público cinco obras de Francisco Pradilla, Pedro Kuntz y Valentini, Emilio Sala y Mariano Alonso Pérez y Villagrosa, procedentes de colecciones privadas, que se suman ya a la colección permanente del centro. Pueden contemplarse en la tercera planta del edificio, la destinada a presentar al público el legado artístico de Goya y su influencia en el arte de los siglos XIX y XX. Cuatro de ellas se han colgado juntas, en la misma pared, y las dos de Pradilla se han sumado a otras del artista aragonés, redoblando su peso en la colección.

Las obras, cuya llegada ha obligado a reordenar el discurso expositivo de ese espacio, son: 'Odalisca' y 'Penitente', de Francisco Pradilla; el 'Retrato de la marquesa de Luján', de Pedro Kuntz y Valentini; 'Fiesta de disfraces', de Emilio Sala; y 'Sol y luna', de Mariano Alonso Pérez y Villagrosa. 

La presentación de los cuadros ha tenido lugar este martes en el propio museo, en un acto que ha contado con la participación de José Luis Rodrigo Escrig, director general de Fundación Ibercaja, y Rosario Añaños, directora del Museo Goya.

Según subrayaba ayer Añaños, el denominador común de las pinturas es que se enmarcan dentro del arte de entresiglos, que supone "para la pintura española una transición que forja una nueva personalidad plástica e introduce un abanico de géneros pictóricos que aportan frescura con artistas como Pradilla, Barbasán o Fortuny".

Destacan en el conjunto las dos obras de Pradilla. La 'Odalisca' mide 112 por 89 centímetros fechada en 1876,  y se relaciona con otros cuadros orientalizantes del artista. "La figura femenina, adornada con pulseras, esclavas y tobilleras,  está tratada con carácter erótico y se han incorporado a la escena algunos instrumentos musicales, como un tambor de mano africano", subrayaba este martes Añaños. Importante es también el 'Penitente' de Pradilla, porque, además de la calidad intrínseca de la obra, supone incorporar al discurso del museo una técnica cultivada por el artista aragonés, la acuarela, que hasta ahora no estaba representada. La pieza, de 73 por 52 centímetros, está fechada (1901) y firmada por Pradilla. 

De Pedro Kuntz y Valentini el museo incorpora un retrato, el de la marquesa de Luzán, realizado en 1852 y de grandes dimensiones: 212 por 113,5 centímetros. Se ha ubicado cerca de una de las muchas obras maestras del Museo Goya, el retrato de la marquesa de Encinares realizado por Pradilla. La contemplación de ambos sirve para evidenciar cómo cambió el arte del retrato en España en muy pocas décadas. En cualquier caso, la obra del pintor italiano, conocido sobre todo por sus perspectivas arquitectónicas y sus vistas interiores del monasterio de El Escorial, tiene gran interés, por recoger la tradición retratística de los Madrazo, muy influyente en España.

José Luis Rodrigo y Rosario Añaños, ante dos de los cuadros recién incorporados al Museo Goya de Fundación Ibercaja.
José Luis Rodrigo y Rosario Añaños, ante dos de los cuadros recién incorporados al Museo Goya de Fundación Ibercaja.
José Miguel Marco

Otra novedad en las salas del museo es 'Fiesta de disfraces', pintado en 1876 por Emilio Sala. Se trata de un óleo sobre lienzo de 122 por 190 centímetros. Forma parte de una rica  serie de pinturas que el artista alicantino desarrolló para decorar residencias particulares. 

Y, por último, se ha sumado a los fondos del museo una obra de artista aragonés, 'Sol y luna', del pintor zaragozano Mariano Alonso Pérez y Villagrosa. Es una pintura mitológica, género escasamente representado en el museo, de 163 por 118 centímetros y que se fecha en 1906. Representa la caricia entre Helios, dios del sol, y Selene, diosa de la Luna. 

Con la incorporación de estas cinco pinturas, el Museo Goya de Fundación Ibercaja ofrece al público un total de 521 obras. "El museo tiene identidad propia -aseguraba este martes José Luis Rodrigo Escrig-. Trabajamos con mucha ilusión para conseguir que sea un referente a nivel internacional y, también, para que todos los aragoneses nos sintamos muy orgullosos de él. En septiembre del año pasado presentamos la incorportación de 11 pinturas más, y tan solo seis meses después llegan estas incorporaciones. Pensamos que estamos en el camino de conseguirlo".

El museo tiene en el horizonte su futura ampliación, aunque de momento no se han fijado plazos. "En 2019 hubo una permuta de terrenos con el Ayuntamiento de Zaragoza  en virtud de la cual aportamos una parcela en Cogullada necesaria para ampliar Mercazaragoza y recibimos un solar en la calle de Santiago para ampliar el museo -relataba Rodrigo-. La voluntad de la fundación es ampliarlo para que tengamos uno de los mejores museos internacionales, pero serán el tiempo y los recursos económicos los que nos irán diciendo cuándo y cómo actuar".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión