Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

Carlos Goñi: "Disfruto cada concierto como si fuera el primero y el último"

El músico arranca en la sala Mozart del Auditorio de Zaragoza (20.00) una gira en formato trío para conmemorar el 30 aniversario de Revólver

El músico Carlos Goñi
El músico Carlos Goñi
Irene Bernad

Carlos Goñi inició el pasado año una serie de conciertos para conmemorar el 30 aniversario de Revólver. En este 2021 regresa a la carretera en formato trío y con una nueva gira, ‘Apolo Tour’, que comienza este jueves en la sala Mozart del Auditorio de Zaragoza (20.00) y que pasará por Tenerife, Las Palmas, Fuerteventura, Cádiz, Lanzarote, Molina del Segura, Getafe, Valencia, Oviedo, Alicante y Alcázar de San Juan, entre otros lugares. En 'Apolo Tour' acompañan a Carlos Goñi sobre el escenario Miguel Giner (batería) y Manuel Bagues (bajo).

Esta no es una gira cualquiera. ¿Qué va a encontrar el público en los conciertos?

Una banda con muchísimo músculo y con muchísima flexibilidad para poder pasar de una parte acústica a una parte eléctrica en un abrir y cerrar de ojos. Y encima vuelvo al formato de trío, que es probablemente mi favorito, con un repertorio enorme. En unos conciertos sonarán unas y en otros, otras.

En 30 años han cambiado muchas cosas ¿aún le quedan ganas y balas para seguir peleando lo que haga falta?

Mmm… lo cierto es que lo de las balas y las ganas yo no le llamaría pelear; lo llamaría disfrutar, porque me lo paso absolutamente genial en cada concierto y es como si fuese el primero y el último, que es como he hecho los conciertos a lo largo de toda mi vida. Y sí, si me quedan ganas. Es lo que me queda intacto desde que empecé.

Vivió una época en la que parte del negocio de la música se sustentaba en la venta de discos. Ahora, y no digamos ya con la pandemia, ¿es más difícil vivir de la música?

He vendido muchos discos, esto es cierto, pero los músicos como tal hemos vivido siempre de los directos. Al fin y al cabo, un músico, de la manera que yo lo entiendo, lo que hace es grabar discos para poder tocar más. A mí lo que me gusta es tocar, aunque con el tema de la pandemia es francamente complicado. Esperemos que se vaya viendo la luz al final del túnel.

En su carrera siempre ha marcado su ritmo, sacando discos cuando quería, no al compás de las discográficas. Esto también habrá tenido sus riesgos...

El hecho de marcar yo el ritmo de las cosas, claro que evidentemente tiene sus riesgos, pero tampoco me he sentido presionado nunca. Estuve 26 años en una ‘major’ y nunca me dijeron cuándo tenía que sacar un álbum o cuándo no. Lo hacía cuando lo sentía y cuando el corazón me decía que ese era el momento, y sobre todo cuando tenía las canciones. Yo pienso que es así como se debe hacer, no creo que sacar un disco o escribir canciones deba responder a una cuestión de márquetin.

Siempre le han dicho que Bruce Springsteen es una de sus influencias más claras. También el rock americano. ¿Qué otros artistas y géneros han marcado su música?

Muchísimos artistas, aparte de Springsteen… Lou Reed, David Bowie, Bob Seger, por supuesto Bob Dylan… todo lo que tenía que ver con el rock americano y con las raíces del folk americano me interesó desde siempre. Llevo oyendo música desde que tenía doce o trece años y la cantidad de discos y de artistas que han pasado por mis manos y por mis oídos son interminables, la lista seria… En cuanto a españoles, hubo un momento en el que me interesó mucho lo que se llamó la canción protesta, me parecía muy interesante ver cómo la gente se arriesgaba a hablar de cosas que no eran tan habituales, gente como Joan Manuel Serrat o Lluis Llach, cuando empezaba. Me gustaban mucho y aprendí que se podían escribir y contar cosas que merecían la pena. También otros grupos españoles de finales de los 70 como Leño, Topo o Asfalto me encantaban.

Ha mencionado a Lou Reed. Con su grupo Comité Cisne publicó un epé con tres versiones suyas...

Fue un capricho, que además me pagué yo porque la gira había ido bien y era algo que llevaba en mente desde hacía muchos años. Lo iba a hacer yo solo, en un principio, pero al final mis compañeros del grupo se sumaron a la fiesta. Es un disco del que me siento extremadamente orgulloso. Me costó poder cantarlo sin que me diese demasiada vergüenza años después escucharlo.

Sus canciones suelen ser autobiográficas, pero en algunas de ellas también hay denuncia social...

Creo que como decía Isaac Asimov: “Hasta en las más fiel de las autobiografías hay algo de ciencia ficción y viceversa”; ya no sé qué pertenece a qué, porque ya hace algún tiempo que vengo escribiendo. La denuncia social en temas como ‘Mismo hombre’ o ‘Calle Mayor’ aparece también en muchas otras canciones. Al final mis temas hablan de personas, y unas veces nos queremos, alguna que otra vez nos respetamos, en rara ocasión, pero ocurre de vez en cuando. También existe esta cosa del ‘mal querer’, el odio, la xenofobia, el racismo... Visto desde múltiples ángulos esto es algo que me saca de mis casillas e incluso llega a sacar lo peor de mí.

Otra de sus composiciones es ‘Una lluvia violenta y salvaje’, dedicada a Miguel Ángel Blanco, concejal de Ermua asesinado por ETA en 1997. ¿Cuándo y cómo la compuso?

La escribí al día siguiente de morir Miguel Ángel Blanco, en Santurce porque tocábamos allí. Me quedé toda la noche despierto y compuse la canción al día siguiente, veníamos de actuar en un pueblo de Málaga y enlazábamos con este concierto. Fue un día que, evidentemente, no se me olvidará jamás. Todos lo pasamos francamente mal y decidí reflejarlo en un papel. Así de sencillo y de jodido.

A lo largo de su discografía también ha explorado nuevos sonidos con instrumentación celta, árabe... No cierra la puerta a la experimentación. ¿Qué otros sonidos le gustaría incluir en el futuro?

Ya que me paso la vida hablando de la multiculturalidad y que no entiendo lo de poner barreras a las distintas formas de pensar o de creer sería absolutamente absurdo, inclusive hasta necio, cerrarme las puertas por una cuestión musical. Me gustaría incluir tantas músicas como las que me han taladrado el corazón, he intentado aprender y meterme dentro de esos jardines para disfrutar sonidos nuevos y maneras de escribir distintas. Al final eso es lo que más te enriquece del todo. El dinero viene y va pero ese tipo de cosas se quedan para siempre. Ya veremos hasta donde me lleva esta curiosidad enfermiza mía.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión