Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

Mads Mikkelsen: "No recuerdo la última vez que me emborraché"

Se estrena 'Otra ronda', el filme de Thomas Vinterberg que aborda el alcoholismo, y que aspira a ganar dos Oscar.

Mads Mikkelsen
Mads Mikkelsen
Heraldo

En 1995, dos jóvenes daneses sorprendieron en la industria del cine: Lars Von Trier y Thomas Vinterberg, ambos con un estilo contenido e inspirados en los filmes independientes de John Cassavetes, crearon lo que se llamó Dogma 95. Esta semana, el director Vinterberg estrena en España 'Otra ronda', que ha recibido dos nominaciones al Oscar, a mejor película extranjera y mejor director. 

En 'Otra ronda', cuatro profesores de instituto se embarcan en un experimento sociológico en el que cada uno de ellos trata de mantener la tasa de alcohol en su sangre al 0.05% al pensar que así su vida será más relajada y creativa. Pero todo se descontrola. Uno de ellos es Mads Mikkelsen, que logra desprenderse de su bagaje televisivo para crear un personaje que recurre con frecuencia al alcohol y que nos regala una inolvidable escena de baile. Mikkelsen cuenta cómo la idea original del filme empezó siendo más provocativa al enfatizar los aspectos positivos de la bebida, pero se convirtió en algo más sobrio cuando cuatro días antes de comenzar el rodaje, el director recibió la trágica noticia de que su hija había muerto en accidente de tráfico.

Vaya baile se marca al final de la película. ¿Necesitó mucha coreografía?

Lo preparamos, pero no sabíamos exactamente cómo iba a ser el resultado, así que dejamos que surgiera. Teníamos la ubicación, el escenario, los actores que me iban a acompañar y yo debía trabajar con el material. Fue un baile suicida de varios minutos, muy dramático, exagerado, y funcionó. No todo estuvo coreografiado, Thomas me permitió improvisar para que surgiera la magia.

El director sufrió la pérdida de su hija y ha dicho que este filme fue catártico.

Hablamos sobre ello porque muchas cosas estaban sucediendo en su interior y yo quería dejarle claro que podía contar conmigo. Es muy difícil perder a un ser querido y embarcarse inmediatamente en un rodaje. Siento mucho respeto por él, por la pasión con que se enfrenta a su trabajo, por su capacidad para superar esas complejas emociones que vivía y centrar su energía en lo que estábamos haciendo.

Había trabajado con Thomas Vinterberg en 'La caza' (2012). ¿Cómo surgió esta colaboración?

Me llamó y me enseñó un vídeo de YouTube de dos amigos tratando de atar una motocicleta completamente borrachos y fue revelador. Entendí desde el primer momento lo que quería lograr y me subí a bordo. Los dos pertenecemos a círculos diferentes en Dinamarca, círculos lejanos intentando encontrarse para crear. 'La caza' nos permitió explorar varias teorías filosóficas nórdicas y con esta cinta seguimos por ese mismo rumbo. Estamos haciendo un viaje personal y artístico que nos obliga a sacar lo mejor de nosotros y eso es algo maravilloso. En este caso particular, el viaje ha sido desgarrador por lo que Thomas tuvo que vivir.

¿Cuándo fue la última vez que se emborrachó?

Creo que el alcohol, como se explica en la película, puede tener varios niveles en tu cuerpo. Para rodar este personaje decidimos que no hacía falta que estuviera bebido y, por muchas razones, era complicado beber mientras estábamos grabando porque es muy difícil comunicarse con el resto del equipo si estás borracho o medio borracho. Pero hicimos muchos ensayos con la bebida para entender cómo hablar y caminar dependiendo de la cantidad de alcohol que tienes en el cuerpo. Y no recuerdo la última vez que me emborraché.

¿Ha cambiado su percepción del alcohol?

Soy danés y he experimentado con el alcohol, y no, no ha cambiado mi percepción. Todo con moderación. Este filme comenzó como un tributo al alcohol y luego se transformó. Pero no queríamos hacer una película sobre el lado oscuro de la bebida porque eso se ha hecho muchas veces y tampoco queríamos ser inmorales. Queríamos recordar que los seres humanos han estado bebiendo desde hace miles de años y debe de haber una razón por la que lo hacen, ya sea para quitarse presión o perder la cobardía. Todos sabemos que una conversación puede ser más divertida después de un par de copas, pero también sabemos que después de una botella entera esa conversación deja de ser interesante.

¿Gozan de respeto los profesores en Dinamarca?

Hablamos de una profesión vocacional que no está bien pagada en ningún lugar del mundo con respecto a lo que significa. A mi me encantaron las escenas de mi personaje enseñando clase de Historia, ya que sus lecciones se vuelven cada vez más emocionantes. Los jóvenes de la película se mostraron entusiasmados porque me habían visto durante varias escenas siendo el profesor más aburrido del mundo y los tomamos por sorpresa sin ensayar demasiado, fue grandioso. Fue un poco como volar. Este hombre de repente redescubrió por qué le gustaba su trabajo y eso fue absolutamente maravilloso.

Va a necesitar tomarse una copa para sustituir a Johnny Depp en 'Animales Fantásticos 3'.

Ese es otro tema. Voy a intentar ser fiel a mí mismo y crear el personaje desde mi perspectiva.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión