Despliega el menú
Ocio y Cultura

ARTE. OCIO Y CULTURA

La marca de agua de una fábrica de papel de Valderrobres ‘rejuvenece’ la obra de Goya

El Prado revisa la cronología del Álbum C del genio de Fuendetodos con la datación de sus hojas. Los dibujos fueron realizados de 1814 a 1823.

Datan de nuevo el Álbum C de Goya.
Detalle de de uno de los dibujos del Álbum C de Goya, realizado entre 1814 y 1823.
Goya.

TERUEL. El Museo de El Prado de Madrid ha revisado la cronología de una de las principales recopilaciones de dibujos de Francisco de Goya, el Álbum C, a partir de la datación precisa del papel sobre el que fueron realizados los trazos, procedente de la Fábrica Gaudó de Valderrobres. La nueva datación de la colección de dibujos, que ha sido posible a raíz del estudio de las marcas de agua de las hojas del cuaderno, retrasa su ejecución de la horquilla de 1808 a 1814 en la que se había fechado a una más tardía, entre 1814 y 1823.

La actualización del Álbum C ha sido posible gracias a la colaboración de dos investigadores locales, Enrique Puch y Manuel Siurana, que precisaron la fecha en la que se empezó a aplicar la marca de agua que aparece en la serie de dibujos, ‘Gaudó he hijo’, en 1814. Puch explicó que desde la pinacoteca nacional contactaron con él para recoger información sobre la filigrana del papel del Álbum C, el más voluminoso de los realizados por Goya y una pieza clave en su obra al contener un centenar largo de apuntes y bocetos personales.

La información aportada por Enrique Puch se completó y concretó con la facilitada por Manuel Siurana, que pudo precisar el árbol genealógico de la familia Gaudó y también documentó la creación de la sociedad Gaudó e Hijo. Siurana explicó que las dataciones manejadas por Puch y por él mismo «no cuadraban» con la datación inicial de la serie de dibujos, lo que ha terminado por resituarlos en un periodo de tiempo que, en algunos casos, retrasa la ejecución de la obra cerca de una década, ya durante el Trienio Liberal de Fernando VII.

Desde el Museo del Prado explicaron que la «variación en la datación del cuaderno por la filigrana es sustancial. Ahora se considera que fue realizado entre 1814 y 1823». Un portavoz de la pinacoteca añadió que la nueva fecha toma «como referencia» la genealogía de los Gaudó facilitada por Manuel Siurana a partir de distintos archivos. La misma fuente añadió que «la primera pista» del error cronológico la aportó Enrique Puch a través de su blog, donde incluye un trabajo sobre las fábricas de papel de Valderrobres y sus marcas de agua, entre ellas la de los Gaudó.

El Gabinete de Dibujos y Estampas de El Prado contactó también con la doctoranda de la Universidad de Zaragoza Ana Ballestero, que investiga los molinos papeleros del Matarraña, para completar la información.

El rejuvenecido Álbum C es el que permanece más completo de los siete que realizó Goya. De sus 126 dibujos, se conservan en el museo madrileño 120. El resto se dispersó por el British Museum de Londres, la Biblioteca Nacional de Madrid, la Hispanic Society of America de Nueva York y una colección privada. Su temática gira en torno a la vida cotidiana, pero también incluye visiones oníricas y críticas a la vida monástica y a la actividad de la Inquisición, por lo que también se le conoce como Álbum de la Inquisición.

El Museo de El Prado informa a través de su web de que, frente a otros cuadernos de apuntes de Goya confeccionados con «papel holandés de buena calidad», el Álbum C tiene la particularidad de que lo fabricó el propio pintor con «papel de escribir español», en concreto de la fábrica Gaudó de Valderrobres.

LA CLAVE

Marca de agua. La marca de agua ‘Gaudo he hijo’, utilizada por la fábrica Gaudó de Valderrobres, ha sido clave para retrasar la datación del Album C de Goya, compuesto con su papel. Este símbolo comercial se utilizó cuando el empresario Juan Bautista Gaudó se asoció con su hijo en 1814. La filigrana sigue un diseñó original de molinos papeleros de Capellades (Barcelona). El empresario catalán Antonio Morató la aplicó en su fábrica papelera en Beceite y de aquí pasó a la vecina Valderrobres con Gaudó.

UN PROYECTO PARA ACONDICIONAR UN HOTEL DE CUATRO ESTRELLAS

La fábrica de papel Gaudó de Valderrobres, también conocida como «Fàbrica de les Faixes» o «Fàbrica del Ros», se convertirá en un hotel de cuatro estrellas con el proyecto que promueve el empresario Jordi Boronat, que planea reconvertir el inmueble, de finales del siglo XVIII, en un establecimiento hotelero con 14 habitaciones dobles más una ‘suite’ de 86 metros cuadrados. La inversión prevista rondará los dos millones de euros.

El promotor lamenta que la licencia de obras se retrase por la demora de la resolución del Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (Inaga), donde la documentación se entregó «el pasado diciembre». El hotel incluirá también un restaurante y un salón para grandes eventos. El proyecto promueve la sostenibilidad y el contacto con la naturaleza. El edificio está situado junto al cauce del Matarraña.

La antigua fábrica, de 4.000 metros cuadrados, cuando dejó de usarse para producir papel se acondicionó como granja. Boronat advierte de que el temporal Gloria del pasado enero la dejó «muy dañada» y las goteras proliferan. 

Etiquetas
Comentarios