Despliega el menú
Ocio y Cultura

rodajes

Nacho García Velilla: "Mi nueva película no es sobre calvos sino sobre el miedo a serlo"

El director aragonés rueda estos días en Estambul 'Por los pelos', una comedia, su especialidad, en la que trata sobre el fenómeno de los injertos capilares.

Nacho García Velilla, en el rodaje de 'Por los pelos' en Estambul.
Nacho García Velilla, en el rodaje de 'Por los pelos' en Estambul.
Julio Vergne

"Busco historias a mi alrededor. Historias que puedan llegar a la gente porque las vive de forma cercana, me gusta mostrar historias reales a través del filtro de la comedia, de la ironía". Lo dice el aragonés Nacho García Velilla y lo vuelve a demostrar con su próxima película, que ahora está rodando en Estambul, desde donde habla con HERALDO. 

Se titula 'Por los pelos' y trata de un fenómeno mucho más común de lo que pueda parecer, de esas más de medio millón de personas que cada año viajan a Turquía para hacerse un injerto capilar. En concreto, el filme es la historia de tres alopecias incipientes. La de Sebas (Carlos Librado), un padre obsesionado con evitar que sus hijas llamen papá al nuevo novio con pelazo de su ex; la de Juanjo (Antonio Pagudo), casado con una mujer obsesionada con la vida sana, la imagen y el qué dirán; y la de Rayco (Tomy Aguilera), un cantante de reguetón obsesionado con que sus 'followers' aumenten cada día. Completan el reparto Eva Ugarte, Amaia Salamanca, María Hervás, Alba Planas y Leo Harlem.

La primera pregunta es obligada. ¿Ha aprovechado alguien del equipo para hacerse un arreglito?

(Risas) Entre el equipo se está creando cierta inquietud, hay quien está preguntando en la clínica en la que estamos rodando. No sé si de este rodaje saldremos más listos, pero algunos con más pelo, seguro.

Usted es un abonado a la comedia. ¿Teme que se nos esté quedando un mundo que no haga ni repajolera gracia?

Me gusta contar conflictos reales dándoles la vuelta. Aunque hoy es más complicado. Cuando rodábamos '7 vidas', por ejemplo, el concepto de políticamente correcto no existía. Todo se nivelaba por el sentido común, eso determinaba cómo abordar los temas. Pero ahora todo pasa por filtros y tribunales. Cuando empecé a contar a mis amigos de qué iba 'Por los pelos' se echaban a reír, y eso ya me dio la idea de que iba por el buen camino. Que tenía interés y que hacía gracia.

Carlos Librado, en Estambul, en el rodaje de 'Por los pelos'.
Carlos Librado, en Estambul, en el rodaje de 'Por los pelos'.
Julio Vergne

¿Le gusta hacer más humor de evasión o sobre lo que pasa?

La película es sobre la autoestima. Sobre cómo cada uno vive sus complejos. Nos reímos de la obsesión por la imagen, de las locuras que es capaz de hacer la gente por eso. Todos tenemos nuestros complejos.

De hecho, es un tema recurrente en su carrera. Ahí, está, por ejemplo, 'Que se mueran los feos'. No sé si se lo tiene que hacer mirar...

¡Igual mis psicólogos son los guiones y las películas! Ahí es donde echo toda la mierda.

Con ya una filmografía a sus espaldas que da perspectiva, ¿se puede decir que le interesa la figura del perdedor?

La figura del perdedor me interesa porque parte de un conflicto real. Donde hay debilidad hay un personaje, una historia de superación y una fuente de comedia. Es una tradición del cine español de los años 60 y 70, con esos personajes mediocres, que buscaban ser héroes por un día. Casi todos somos un poco así.

A pesar de ser uno de los directores más taquilleros de España, con éxitos enormes como '7 vidas' y también a nivel internacional, no se prodiga mucho en los medios de comunicación. Al contrario que algunos de sus compañeros opta por un perfil público bajo...

Es cuestión de carácter. Soy más para adentro que para fuera. No me gusta comunicar nada hasta que tengo algún proyecto, algo que decir. Soy introvertido y pongo límites.

¿Y qué me dice de la fama de taquillero que le precede? ¿Le pesa? ¿Es un reto?

Más que un reto es molesto. Porque te reúnes con los productores y a veces dan por hecho que el siguiente proyecto va a ser tan exitoso como el anterior. Pero para mí cada trabajo es diferente. Y nadie tiene la fórmula del éxito. O si la tiene, que la diga.

Daniel Écija, uno de los productores más importantes de España y con él que usted ha trabajado, por ejemplo, en 'Médico de familia', dice que el éxito de aquella serie le dio libertad para elegir luego repartos de manera más libre. ¿Es su caso?

Para 'Por los pelos' quería partir de actores de comedia que supieran componer personajes desde el sufrimiento. Pero no quería que fueran caras excesivamente conocidas, porque el objetivo era reflejar que este asunto de los injertos capilares forma parte de la vida del español medio. Desde que empecé con el proyecto, a mi alrededor ha empezado a florecer gente que se ha intervenido. Se pone pelo tu vecino. Yo mismo empecé a ver intervenidos capilares por doquier: famosos, futbolistas...

Pero usted se ha quedado con los alopécicos anónimos...

No quería calvos conocidos. De hecho, mucha gente me decía: "¡Justo ahora que haces una película de calvos no cuentas con Javier Cámara!". Pero es que la mayoría de la gente que se somete a estos tratamientos no es calva, sino que están en camino de ello. Es gente de entre 22 y 37 años. No es una película de calvos, sino del miedo a serlo. Sobre qué filtro le pones a tu vida en este mundo tan mediatizado por las redes sociales y el postureo. Necesitaba que el espectador se crea que los personajes no son lejanos. Que no fuese una caricatura, una parodia. En general, no me gustan las parodias.

Y cuenta con Nene, Antonio Pagudo, Amaia Salamanca...

Estoy superfeliz. Creo que es una combinación muy buena. Con Carlos Librado, 'Nene', ya había trabajado cuando era monologuista e hizo un trabajo increíble con Enrique Urbizu en 'Gigantes', pero quería que la gente viera su lado cómico, menos conocido. Llevaba tiempo pensando qué personaje le podía escribir. Antonio Pagudo es popular por 'Aquí no hay quien viva', pero creo que merecía su momento protagonista. En el reparto también hay jóvenes, como Tomy Aguilera.

En películas anteriores ha contado para la banda sonora con el oscense Juanjo Javierre. ¿Repite?

Sí, ¡somos como un matrimonio! De hecho, el personaje del cantante de reguetón, Rayco, va de la mano de la música de Juanjo, que le ha compuesto dos canciones con el apoyo de El Guincho, uno de los primeros productores de Rosalía. Ya digo que no quería que fuera una parodia, tampoco del reguetón.

Etiquetas
Comentarios