Despliega el menú
Ocio y Cultura

Versionando el vestido que rompió internet

Jennifer López elevó el vestido 'jungle dress' de Versace a la categoría de icono digno de diversas interpretaciones.

Jennifer Lopez, en el desfile de Versace en septiembre de 2019.
Jennifer Lopez, en el desfile de Versace en septiembre de 2019.
Reuters

Su estilista le recomendó que no lo llevará porque no era la primera celebridad en lucirlo sobre una alfombra roja. Jennifer López hizo oídos sordos y elevó el vestido a la categoría de icono. La artista logró lo que no consiguieron ni la creadora de la pieza, Donatella Versace, cuando se plantó en la Gala del Met de Nueva York de 1999, ni la Spice Girl Geri Halliwell un mes después en una entrega de galardones en Francia. Tuvo que ser la chica del Bronx la que en la gala de los premios Grammy del 2000 provocase una revolución en la industria de la moda. Y en internet.

El conocido como 'jungle dress' (vestido de la jungla) por su estampado tropical fue un punto de inflexión para Versace. La firma trataba de salir a flote con Donatella al frente tras el asesinato de Gianni dos años antes. Tal fue la magnitud del impacto, que la red se vio abocada a crear Google Imágenes tras registrar millones de búsquedas del atuendo de vertiginoso escote y juego de transparencias.

La historia no quedó ahí. Dos décadas después el dúo formado por Donatella y Jennifer repitió la hazaña. De nuevo se hizo viral en la Semana de la Moda de Milán del pasado mes de septiembre. La firma italiana necesitaba otro empujón y allí estaba la artista latina con paso firme luciendo como nadie una versión muy similar de aquel vestido de muselina de seda que rompió internet.

Como si las 'tops' Irina Shayk, Kendall Jenner y Kaia Gerber -hija de Cindy Crawford-, no estuviesen en la pasarela, López acaparó todos los flashes. ¿Acaso alguien recuerda que su entonces pareja, el rapero Sean 'Puffy' Combs, la acompañaba en la alfombra roja de los Grammy?

Desde entonces, copias y piezas inspiradas en el icónico modelo se han sucedido a lo largo del tiempo. Algunas con menos acierto que otras. Es el caso de la tienda americana Fashion Novam que, tan solo unos días después del desfile, incluyó un disfraz de 70 dólares con visos a Halloween que provocó que Versace emprendiese acciones legales contra la plataforma por su parecido más que razonable. Vamos, una copia descarada.

Más acertada es la versión asequible de Bershka. La firma más joven del imperio de Amancio Ortega ofrece una interpretación más recatada y ponible, tanto en largo y como en corto, por menos de 40 euros cada una. Aunque para los que son fieles a las piezas originales, aún es posible hacerse por 5.500 euros con un modelo firmado por la casa de la medusa, como el que JLo tiene guardado a cal y canto en su casa.

Etiquetas
Comentarios