Despliega el menú
Ocio y Cultura

televisión

Ana María Aldón pone en riesgo su vida en 'Supervivientes'

La mujer de Ortega Cano se empeñó en salir a pescar en un mar embravecido y la organización tuvo que conminarla a salir.

Ana María Aldón, desafiando a las olas en Supervivientes 2020.
Ana María Aldón, desafiando a las olas en Supervivientes 2020.
Mediaset

Que 'Supervivientes' es el más duro de los 'realities' es algo que en Mediaset se encargan de repetir una y otra vez. El 'edredoning' y las sentadas en el sofá propias del sendentario 'Gran Hermano' se traducen en el concurso de robinsones por extremas pruebas físicas y largas jornadas de pesca.

A ello se aplica con entrega Ana María Aldón, la mujer del extorero Ortega Cano y una de las participantes más hiperactivas de esta edición, que emiten en Telecinco y Cuatro.

Como ya sucediera con otros miembros más o menos cercanos del núcleo familiar de Rocío Jurado (es el caso de su cuñada Gloria Mohedano), la isla le ha dado Aldón una vidilla que la tiene en un sin parar de actividades y en un subidón constante que, entre otras cosas, la semana pasada la llevó a raparse el pelo a cambio de tres cocidos.

Lo que empezó como una broma (que, por cierto, estéticamente le ha quitado diez años de encima), al cabo de unos días le está pasando cierta factura anímica. Que se une a lo contrariada que se siente por no poder echarse al mar con su hilo de pescar y su cebo.

Su empeño ha llegado a tal extremo que ha puesto en jaque a la organización al lanzarse de manera imprudente a un mar bravo en el Caribe hondureño.

"¡No te metas a ver si te va a pasar algo! ¡Mira cómo está el mar!", le advertía su compañero Barranco.

A lo que Aldón contestaba: "Aunque sea aquí delante, pero lo necesito porque si no me voy a volver loca".

Finalmente, la organización la obligó a salir: "Por seguridad me ha dicho que no y me han roto el corazón en dos. El día me lo ha destrozado", dijo la de Sanlúcar entre lágrimas.

Etiquetas
Comentarios