Despliega el menú
Ocio y Cultura

análisis

Samsung Galaxy Fold, un viaje en el tiempo al futuro de los móviles

El Fold no es perfecto, pero es el móvil más innovador que se puede comprar, si te puedes gastar 2.020 euros.

El teléfono de Samsung que se convierte en 'tablet' llama la atención nada más sacarlo del bolsillo. Por desgracia, su precio también es extraordinario.

Existen algunas finas piezas de tecnología que buscan marcar el inicio de una nueva era. Son todavía imperfectas, pero tienen el potencial de revolucionar la forma de relacionarnos con la tecnología. Lo notas cuando las tienes en las manos, tiene algo especial, algo diferente. Lo notan también los demás: el Samsung Galaxy Fold es uno de esos dispositivos únicos que atraen todas las miradas en cuanto te los sacas del bolsillo y que provocan que, más de una vez, algún curioso se te acerque a preguntar qué es ese extraño artilugio que sostienes entre las manos.

Resumir qué es el Fold es sencillo: es un ‘tablet’ de bolsillo. Un ‘smartphone’ capaz de desplegar un pantalla de 7, 3 pulgadas y una tableta capaz de doblarse para convertirse en un teléfono inteligente con una ‘diminuta’ pantalla de 4,6 pulgadas.

Acostumbrarse a usarlo es aún más fácil. Todo es mejor en una pantalla más grande. Escribir en su teclado virtual a dos manos es más rápido. Navegar por internet o las redes sociales es más cómodo y consumir contenido multimedia –a pesar de que el formato cuadrado del panel genera unas franjas negras exageradas en ‘apps’ como Youtube– es mucho más inmersivo. Incluso hacer fotos y enseñarlas a los amigos es una experiencia nueva y mejorada en un panel tan grande.

Samsung Galaxy Fold
Samsung Galaxy Fold
Heraldo.es

Además, el Galaxy Fold tiene las mejores especificaciones que puede tener un móvil de 2019. El Snapdragon 855 con 12 GB de RAM y una memoria de 512 GB, lo convierten en un terminal todoterreno. Es una auténtica gozada disfrutar sin cortes de cualquier juego a máxima resolución (1536 por 2152 píxeles) en su panel Amoled de 7,3 con tecnología HDR10+.

La multitarea es aún mayor en un teléfono de estas dimensiones que, gracias a su 'software' único basado en Android, es capaz de ejecutar hasta tres aplicaciones al mismo tiempo, pudiendo, asimismo, utilizar ventanas flotantes emergentes similares a las de un PC. Sin embargo, en el día día, es más habitual disfrutar de una sola ‘app’ a toda pantalla que dividirla en tres pequeñas ventanas.

El panel exterior es completamente funcional cuando el teléfono está plegado y ofrece una intimidad -para por ejemplo wasapear- de la que la gran pantalla interior carece debido a sus dimensiones. Aunque puede parecer diminuto, debido en gran medida a unos bordes sobredimensionados, se trata de una superficie de 4,6 pulgadas similar la que tenía un iPhone 7 (4,7) de 2016.

El Samsung Galaxy Fold tiene una pantalla plegable de algo más de 7 pulgadas.
El Samsung Galaxy Fold tiene una pantalla plegable de algo más de 7 pulgadas.

En cuanto a cámaras, también va bien servido. Cuenta con seis sensores: tres en la parte trasera (gran angular, sensor principal y zoom x2), dos en la parte frontal cuando el dispositivo está desplegado y otro sobre el panel pequeño para usarlo con el móvil plegado. Todos ellos son calcos de los que encontramos en la gama alta de Samsung (S10 y Note 10) y que ya han demostrado un gran comportamiento en todas las situaciones de luz.

El sonido estéreo es bueno y potente –aunque el jack de 3,5 milímetros ha desaparecido– y el Fold cuenta con todos los extras: carga rápida, carga inalámbrica, carga inalámbrica inversa, NFC, sensor de huellas y también Dex, el sistema que permite convertir los móviles de Samsung en un ordenador personal con solo conectarles una pantalla, un ratón y un teclado. Lo único que no han podido añadir es la resistencia al agua.

Fallos de primerizo

A pesar de su imponente hoja de especificaciones, el Fold no es un dispositivo perfecto. Al doblarse reduce a la mitad el tamaño de su pantalla pero también dobla su grosor, pasando de los 6,9 mm a los 15,5. Además, el pliegue no es perfecto, dejando un pequeño espacio entre los paneles en la zona más cercana a la bisagra.

El Samsung Galaxy Fold tiene una pantalla plegable de algo más de 7 pulgadas.
El Samsung Galaxy Fold tiene una pantalla plegable de algo más de 7 pulgadas.

Es un teléfono grande en todos los sentidos, tanto en su peso de 263 gramos, como en su precio de 2.020 euros. Lo que lo aleja de ser un ‘smartphone’ para todos los bolsillos. Es robusto y resistente. Durante nuestras pruebas lo hemos plegado una y cien veces y hemos invitado a hacerlo a todo aquel al que le ha sorprendido su formato. En ningún momento hemos apreciado ninguna debilidad, pero Samsung advierte que es un dispositivo con el que hay que tener especial cuidado y no plegarlo cuando hay algo en medio e, incluso, no presionar en exceso su pantalla, que es de plástico.

Etiquetas
Comentarios