Despliega el menú
Ocio y Cultura

óscar 2020

Diez momentos por los que se recordarán los Premios Óscar de 2020

La ceremonia deja dos hitos desiguales: es la primera vez que la Mejor Película no sale de la industria de Hollywood y 'El irlandés' se va de vacío pese a aspirar a diez premios.

Kwak Sin Ae y Bong Joon Ho reciben el premio a Mejor Película de manos de Jane Fonda.
Kwak Sin Ae y Bong Joon Ho reciben el premio a Mejor Película de manos de Jane Fonda.
Mario Anzuoni / Reuters

1. Parásitos al revés

"Dicho de un organismo animal o vegetal: que vive a costa de otro de distinta especie, alimentándose de él y depauperándolo sin llegar a matarlo". Es la definición de "parásito" que da el diccionario de la Academia de la Lengua, pero la película Bong Joon-Ho supone, paradójicamente, todo lo contrario para Hollywood. La ceremonia de los Óscar de 2020 será recordada sin asomo de duda por ser la primer en que una producción de habla no inglesa se hizo con el premio a la Mejor Película -a los que añade los de Mejor Guión Original, Director (Bong Joon-Ho) y Película Internacional-. 

Un hito que supone en gran medida la asunción por parte de la principal industria del cine del mundo de que solo la apertura de puertas y la captación de talento extranjero son los caminos para mantenerse y regenerarse en un panorama incierto en el que las salas pierden cada vez más terreno en relación a las plataformas digitales. Es Hollywood quien, de alguna manera, parasita el talento de los cineastas del resto del mundo, pero no adoptándolos, como hasta ahora, sino aceptándolos con su propia idiosincrasia en el corazón de su fábrica de mitos.

Para la historia queda la alegría de todo el equipo surcoreano, con Bong Joon-Ho a la cabeza y sus repetidas invitaciones a "beber" tras el fin de la gala. O "hasta el día siguiente" cuando vio que se le acumulaban los premios.

2. Los mejores chistes

Con la desaparación de la figura oficial del presentador y el estrechamiento de los límites del humor, la ceremonia ha perdido en los últimos años algo de frescura. Aún así, la de este domingo en el Dolby Theatre tuvo algunos momentos para la risa. 

Por ejemplo, con Kristen Wiig y Maya Rudolph que, una vez más, despertaron un clamor en las redes sociales en pos de la presencia de más cómicas en este tipo de ceremonias. Su popurrí de canciones dedicadas al mundo de la moda dejó a todos con la boca abierta, particularmente a la veinteañera Billie Eilish, cuyas caras al escucharlas dan ya la vuelta al mundo ya en formato meme.

También arrancaron buenas risas del público Steve Martin y Chris Rock. Este último usó como diana a uno de los hombres más ricos del mundo, Jeff Bezos, el dueño de Amazon, presente en la ceremonia. "Es tan rico que se ha divorciado y aún así es el hombre más rico del mundo. Ve 'Historia de un matrimonio' y se cree que es una comedia", le espetó Rock entre las carcajadas de la audiencia. Otro momento hilarante fue cuando James Corden y Rebel Wilson aparecieron vestidos de gatos recordando el fiasco de la película 'Cats'.

Corden y Wilson, de gatos.
Corden y Wilson, de gatos.
Eric Gaillard/Reuters

3. Brad Pitt: la consagración de un mito

Las alegrías que 'Érase una vez en Hollywood' le está dando a Brad Pitt son incontables. Para empezar, Pitt,  Leonardo DiCaprio y el director Quentin Tarantino forman una suerte de 'Rat Pack' del siglo XXI. A ellos les dedicó partes de su discurso, más emotivo y menos humorístico de los que el actor ha hecho ya populares en esta temporada de premios.

Brad Pitt aguarda a que graben su nombre en su primer Óscar como actor.
Brad Pitt aguarda a que graben su nombre en su primer Óscar como actor.
Eric Gaillard/Reuters

"Esto tiene que ver con Quentin Tarantino, porque eres original, eres único, porque la industria del cine sería peor sin ti. Ya lo dijo Cliff Booth -su personaje en la película-, busca lo mejor de la gente, pero espera lo peor", le dijo Pitt al cineasta al recoger el que es su primer Óscar como actor. Y a DiCaprio: "Leo, podemos ir a tomarnos unos cócteles unos días, con unas buenas vistas". Pitt se acordó de todos. Cómo no, de sus seis hijos. Pero también de sus comienzos. "No soy muy de mirar atrás, pero esto me ha hecho hacerlo. Pienso en los colegas que me llevaron al cine a ver 'Dos hombres y un destino'. Y en Geena (Davis) y Ridley (Scott) que me dieron mi primera oportunidad, y toda la gente maravillosa que he conocido por el camino, hasta llegar hoy aquí. 'Erase una vez en Hollywood'... qué gran verdad".

4. Españoles, de vacío, pero contentos

Ni Pedro Almodóvar (que competía en dos categorías) ni Antonio Banderas ni 'Klaus'. No por más cantado fue menos decepcionante el hecho de que ningún español se llevará premio. Estaba claro que el huracán 'Parásitos' iba a dejar sin Óscar a 'Dolor y gloria', aunque, a toro pasado, da rabia que la española no se haya llevado la estatuilla a Mejor Película Internacional, dado que la coreana ha logrado lo impensable: ganar el de Mejor Película.

Lo de Antonio Banderas entró de lleno en la categoría de imponderable del destino y Joaquín Phoenix se llevó el Óscar. En cuanto a 'Klaus', la poderosa factoría Disney paró en seco su triunfal carrera y ganó 'Toy Story 4'.

Penélope Cruz, por su parte, confirmó su categoría de luminaria hollywodiense: presentó un premio y asistió a la ceremonia sentada en las primeras filas al lado de Tom Hanks y su esposa, Rita Wilson.

Bong Joon Ho y Pedro Almodovar, rivales y amigos, en una fiesta tras la ceremonia, muestan sus certificados de nominados.
Bong Joon Ho y Pedro Almodovar, rivales y amigos, en una fiesta tras la ceremonia, muestan sus certificados de nominados.
Mario Anzuoni / Reuters

5. Joaquin Phoenix: reivindicación y emoción

Tartamudeando y recordando a River, su hermano muerto a los 23 años en 1993, Joaquin Phoenix elevó la temperatura emocional del Dolby Theatre. "Cuando tenía 17, mi hermano escribió esta carta", dijo. "Corre al rescate con amor y la paz llegará después", recitó el actor con el Óscar en la mano.

Antes, el actor pronunció uno de los discursos más políticos de la noche: "Cuando hablamos de la desigualdad de género, del racismo, los derechos 'queer', de las personas indígenas o de los animales, estamos hablando de la lucha contra la injusticia", afirmó Phoenix, un incansable activista medioambiental. "Estamos hablando de la lucha contra la creencia de que una nación, un pueblo, una raza, un género o una especie tiene el derecho de dominar, controlar, usar y explotar al otro con impunidad", añadió el actor.

6. El factor femenino: poca presencia, pero veterana

Con su capa donde Natalie Portman llevaba cosidos los nombres de las cineastas no nominadas a los óscar, Natalie Portman apuntó el dedo hacia uno de los asuntos más espinosos de la 92 edición de los premios más importantes del cine: la ausencia de mujeres en las categorías mixtas. En la de dirección, por ejemplo, ni una. No obstante, otra de las reivindicaciones, la de dar espacio y visibilidad a mujeres de cierta edad parece en este caso satisfecha: subieron a recoger premios Renée Zellweger (mejor actriz por 'Judy') o Laura Dern (actriz de reparto, por 'Historia de un matrimonio'). Tuvieron asimismo protagonismo Regina King, Olivia Colman, Jane Fonda...

Jane Fonda y su abrigo de protestar.
Jane Fonda y su abrigo de protestar.
Mario Anzuoni / Reuters

7- Secundarios de lujo: Sharon Choi, la traductora de Bong Joon-Ho

Fue una de las protagonistas involuntarias de la noche. Sharon Choi, la traductora del director Bong Joon-Ho, quien ha triunfado en las redes sociales y, además de bilingüe, sueña con una carrera en el cine. El domingo dijo que iba a hacer una película sobre una ceremonia de entrega de premios. “Ella es perfecta, y todos dependemos de ella. También es una gran cineasta”, dijo Bong Joon-Ho.

Bong Joon-ho y su traductora, Sharon Choi.
Bong Joon-ho y su traductora, Sharon Choi.
Mario Anzuoni / Reuters

8. Actuaciones musicales: otro nivel

Janelle Monáe inauguró musicalmente una gala que contó con la presencia de Elton John o Billie Eilish (en el homenaje a los fallecidos) , pero que tuvo a Eminem como gran sorpresa. El rapero comenzó a cantar sobre el escenario 'Lose Yourself', de la película '8 Millas' (2002), con la que ganó la estatuilla a mejor canción original. Desde que el controvertido y popular rapero ganó el Óscar hasta su actuación en 2020 han pasado 18 años, por lo que las redes sociales, atentas a cada segundo de la ceremonia, no contuvieron su perplejidad -y alegría- por ver a este icono generacional en la gran fiesta del cine.

Eminem, en su actuación.
Eminem, en su actuación.
Mario Anzuoni / Reuters

9. Gisela cruza la pasarela (y de qué manera)

La incorporación de la cantante catalana, surgida de la cantera de la primera edición de 'Operación Triunfo', a la ceremonia fue una de las sorpresas de la ceremonia de los Óscar de 2020. Junto a otras compañeras de medio mundo, participó en una actuación grupal de la canción de 'Frozen 2'. Ella, junto a Penélope Cruz, brillante en la alfombra roja y sentada en las primeras filas junto a Rita Wilson y Tom Hanks, fue una de las pocas triunfadoras españolas en una noche de fiascos para la representación patria.

10. Scorsese: ningún óscar, todo el reconocimiento

"Cuando estaba en la escuela estudié las películas de Scorsese. No esperaba que un día estuviese nominado con él y menos que le ganaría", dijo un soprepasado por la emoción Bong Joon-Ho al recoger el premio al Mejor Director. Todo el auditorio se puso en pie de forma espontánea para aplaudir al director de cintas emblemáticas como 'Taxi Driver', pero que este domingo sufrió un duro golpe al no lograr ni una de las 10 estatuillas a las que su película 'El irlandés' era candidata.

Etiquetas
Comentarios