Despliega el menú
Ocio y Cultura

ocio y cultura

La historia del castillo de Peracense, en un cómic

Jesús G. Franco, guionista, y Moratha, dibujante, firman un tebeo protagonizado por una niña y una carrasca

Castillo de Peracense
Portada y contraportada del cómic 'Peracense'.
Moratha.

Cabría decir que el dibujante y viñetista Moratha, con parada y tienda en Daroca, se ha especializado en el cómic histórico, con Aragón de fondo. Le gusta mezclar el pasado con el presente y mostrar cómo los hechos de ayer, y sus personajes y sus batallas, nos marcan de alguna manera. Publica estos díasPeracense’, una narración sobre el peculiar e inverosímil castillo, con guión de Jesús G. Franco, de la localidad turolense que pertenece a la comarca del Jiloca.

Moratha es sincero e hiperactivo. Rezuma entusiasmo y bonhomía. “El tebeo surgió por una propuesta de Acrótera, Gestión de Patrimonio, y la Asociación de amigos del Castillo de Peracense. Acepté sin dudarlo porque ya había visitado ese castillo y me había impactado por su grandeza, por lo bien conservado que estaba y por su característica piedra roja (Rodeno). Todo eso hacía de la fortaleza algo totalmente distinto a los otros castillos que había visitado”.

Dice Moratha que este monumento, que parece labrado en una cordillera de piedra, tiene historias complejas y sinuosas que han ocurrido a lo largo de los años. Contactó con Jesús G. Franco, historiador y experto en el castillo. “Ja, ja, ja. El primer guión que me envió era imposible de reflejar en un tebeo por la infinidad de documentación que había. Así que fuimos puliéndolo poco a poco hasta dejar las historias que más le afectaron, desde la época musulmana hasta nuestra época. Creo que hemos conseguido hacer una historia didáctica, pero a la vez divertida”, señala el dibujante de Daroca.

Castilo de Peracense.
Detalle de una página del cómic con la vista del castillo.
Moratha.

Moratha contagió a Jesús G. Franco una premisa de su trabajo. En sus cómics siempre hay una historia contemporánea que se mezcla con el humor. “Jesús y yo quisimos mezclar datos históricos con datos y anécdotas actuales para que el lector viese en todo momento que es un castillo vivo en el que han sucedido mil cosas, pero siguen también sucediendo”. Por ello eligieron a la niña Celia, que va de visita con su colegio y vive, se queda rezagada y vive varias aventuras. Apunta Moratha: “Entre escena y escena se suceden historias como la batalla de Cutanda y las guerras carlistas, los usos como cárcel, los alcaides, etc. Aparecen personajes históricos como el Cid y Alfonso I. Sin alejarnos del rigor histórico, hay escenas jocosas y divertidas que dejan al lector con una sonrisa en los labios”.

El cómic, como otras disciplinas del arte y la literatura, también puede ser el reino de la ficción o la invención, y suceden cosas mágicas. O sorprendentes. ¿Es posible que las carrascas hablen? “Es lo bonito de los tebeos, poder hacer hablar una carrasca sin que quede algo raro. Cuando Jesús G. Franco me comentó la idea de que había pensado en una carrasca hablante como hilo conductor del tebeo, me pareció una idea genial. Trabajar con él ha sido una experiencia muy bonita. ¡La de risas que nos hemos echado!”. La carrasca es casi como la cronista o la memoria viva del imponente castillo, que ha conocido varias restauraciones.

“¿Que cómo dibujo, si hay evolución en mi estilo? Quizá. Tampoco sabría decirlo porque yo me veo dibujar a diario y no noto los cambios en mi estilo. Sí que es cierto que cuando dibujo este tipo de historias pongo mucho esmero en que las localizaciones sean muy exactas y muy reconocibles, así como que el castillo sea exactamente igual a las descripciones del guionista. He dibujado el castillo desde su creación y entonces no era como es ahora”.

Castillo de Peracense
Detalle de las viñetas del tebeo: la carrasca legendaria que habla y cuenta la historia del castillo..
Moratha.

Moratha y Jesús G. Franco han redondeado la personalidad de la niña Celia. “Es una niña actual, como cualquiera, eso sí, un poco más despistada y algo incrédula y rebelde, ya que no da por sentado nada de lo que le dice la carrasca. Con sus comentarios, más de una vez deja a la carrasca algo contrariada”. Ya se sabe que los árboles, aunque sean centenarios, también sienten.

‘Peracense’ es un cómic histórico, lúdico y didáctico. “A la vez que hablamos de la historia del castillo hablamos de las cosas que influyeron en el, lo cual no deja de ser parte de la historia de Aragón. Al final hemos introducido unas pautas didácticas para que si en alguno de los episodios quedase alguna duda al lector pueda profundizar. Hemos pensado en todo momento en el público infantil y juvenil”, concluye. Esos textos los firman el propio Jesús G. Franco, Antonio Hernández y Darío Español, quienes recuerdan que “se trata de una de las fortalezas más espectaculares y curiosas de Aragón”.

Etiquetas
Comentarios