Despliega el menú
Ocio y Cultura

ocio y cultura

Los artistas aragoneses del Museo del Prado

La pinacoteca nacional, que cumple hoy dos siglos, cuenta con obras de Goya (se expone una impresionante colección de 300 dibujos), quizá uno de sus artistas cumbre, Pradilla, Gárate, Pallarés, Unceta, Barbasán, Berdusán y Jerónimo Cósida, entre otros

Bicentenario del Museo del Prado.
Francisco Pradilla ha retratado varias veces la pena y la desesperación de doña Juana la Loca.
Museo del Prado.

El Museo del Prado es uno de los mejores del mundo y tal como día como hoy se celebra el bicentenario de su fundación. No es azaroso que ayer mismo se inaugurase una impresionante exposición de dibujos de Goya, ‘Solo la voluntad me sobra’, que reúne por vez primera más de 300 dibujos de una veintena de cuadernos y álbumes -desde el ‘Cuaderno italiano’ y las ‘Cartas a Martín Zapater’ a los dos ‘Cuadernos de Burdeos’- de las colecciones del Prado (más de 120 piezas) y públicas y privadas del mundo.

A nadie se le escapa que Goya está entre los 3 o 4 artistas top del Prado, tal como recordó su director Miguel Falomir, y que en esas obras que no son menores, hay un universo propio, coherente, de una técnica exquisita, refinada y experimental, y está el embrión de una producción rica, variada, de un visionario que sintetiza “las virtudes y los vicios del ser humano”.

Goya es uno de los artistas más presentes en El Prado: hay 931 obras suyas. Pinturas, cartones, dibujos, grabados, etc. Y es, sin duda, todo un espectáculo. Si se aprovecha para ver esos dibujos, un derroche inagotable de técnica al servicio de la vida de su época pero también de sus tormentos y fantasías, podría ser el momento de volver a ver sus ‘Pinturas negras’, esa obra que deja sin aliento y que habla de España y sus turbulencias: el amor y el desamor, la locura, el encono, la avaricia, la insatisfacción, las sombras, la lujuria y, también, claro que sí, del misterioso lirismo de ‘El perro’.

Ocio y cultura
Goya. Una de las pinturas negras: 'La romería de la pradera de San Isidro'.
Museo del Prado.

Goya es incuestionable en El Prado. Y convive en grandeza con Velázquez, al que tanto admiró, con El Bosco, con Tiziano y con Zurbarán, por citar maestros absolutos. Con él, y no siempre expuestos conviven, los hermanos Bayeu, Francisco y Ramón, cuñados suyos. Del mayor se conservan 456 obras y el menor (aún había otro: Fray Manuel), 57, que tampoco es cifra desdeñable.

Si avanzamos un poco en el tiempo, veremos que la presencia de pintores aragoneses del siglo XIX es notable. De Marcelino Unceta hay siete otras, con dos cuadros espléndidos: ‘Batalla de Guadalete’ (1858) y ‘Joven marroquí llevando del diestro a un caballo’ (1864). Juan José Gárate, el pintor del Albalate de Arzobispo, que sería arrollado por un tranvía, cuenta con cuatro obras en la pinacoteca nacional, entre ellas la galardonada y la más famosas, ‘La copla alusiva’ (1903), que está depositada en el Museo de Zaragoza en una sala dedicada al pintor. Es una estampa de jota, campesina, matizada, quizá una de sus obras más acertadas.

Del paisajista Mariano Barbasán hay piezas, de formato medio, fechadas entre 1918 y 1917. Joaquín Pallarés figura con dos obras: ‘¡Abandonados!’ e ‘Inválido del arte’, que posee su peculiar rasgo naturalista. De Bernardino Montañés hay ocho óleos, retratos sobre todo de varios monarcas y héroes, entre ellos uno de ‘Fernando el Católico’, de 1848. El bilbilitano Juan García Martínez está presente con seis obras, entre ellas el cuadro ‘Los Amantes de Teruel’, cedido en depósito a la Fundación Los Amantes. Sin embargo, y lo anotamos por proximidad con Aragón, en las salas del siglo XIX cuelga el espectacular cuadro del mismo asunto de Muñoz Degrain; Jorge Gay ha ido más allá en su propuesta ‘Un amor nuevo’, un mural sobre esta leyenda.

Bicentenario del Museo del Prado.
Juan José Gárate. Cuadro de 'La copla alusiva', depositado en el Museo de Zaragoza
Museo del Prado.

También figura José Gonzálvez Martínez, que alternó la pintura costumbrista con la pasión por la arquitectura, con ‘Retrato de Tomás Castellano y Villarroya’ (1896), ministro de Ultramar, entre 1895 y 1897, que está depositado en el Instituto Goya de Zaragoza. Este pintor era muy amigo del escritor cubano José Martí.

De Francisco Pradilla, del que se acuñó la idea justa de que era “el segundo pincel de Aragón, tras Goya”, pueden verse varios de sus cuadros del tema que más le obsesionó: el amor y desamor y la locura de doña Juana la Loca. En la sala 60, por cierto, brilla con todo su esplendor una pieza inmensa, de 3.40 x 5.00 metros, y lo domina todo con esa figura entre espectral y melancólica, el canto triste del abatimiento. Pradilla fue director del Museo del Prado sin demasiada fortuna por espacio de un año.

Bicentenario del Museo del Prado.
'Los Amantes de Teruel' de José García Martínez, cedido en depósito a la Fundación Amantes.
Museo del Prado.

Si desandamos un poco el tiempo, vemos que hay una pieza de Jusepe Martínez, una aguada sobre papel, ‘Aparición de la Virgen a un enfermo’, de gran formato, y otra de Vicente Berdusán, un ‘San Atilano’, fechado en el siglo XVII que procedía como muchos dibujos de Goya del Museo de la Trinidad, tras la desamortización de Mendizábal. Por otra parte, el bilbilitano Jesupe Leonardo está representado en la pinacoteca con 8 piezas. Nada menos. Jerónimo Cósida firma ‘Noli me tangere’ ( ‘No me toques’ / ‘No te acerques a mí’).

Pedro Zapater había rastreado hace ahora un año los ecos aragoneses en el Museo del Prado. Y vio que había varios retablos u obras de retablos: el ‘Retablo de la leyenda de San Miguel’ del maestro de Arguis, del que solo se sabe esta nomenclatura; de Bartolomé Bermejo, expuesto no hace demasiado meses, se cuenta con la tabla central del ‘Retablo mayor de la iglesia de Santo Domingo de Silos de Daroca’. Del maestro de Sigena está ‘La Natividad’ (1519), que procede del Retablo mayor del Panteón Real del Monasterio de Sigena. Y Jaume Serra es el autor de ‘La Virgen de Tobed con los donantes Enrique II de Castilla, su mujer, Juana Manuel, y dos de sus hijos’.

Seguro que hay por ahí otros contactos y conexiones.

Etiquetas
Comentarios