Despliega el menú
Ocio y Cultura

patrimonio

La Seo, cuya fiesta es el 12 de octubre, sustituyó hace 900 años a la mezquita

Tras la reconquista de Zaragoza en diciembre de 1118, Alfonso I reaprovechó el edificio para la religión cristiana.

Interior de la parte conservada del ábside de la catedral de la Seo de Zaragoza, vestigio del primitivo templo romano.
Interior de la parte conservada del ábside de la catedral de la Seo de Zaragoza, vestigio del primitivo templo romano.
Antonio García Omedes

Había resistido los embates de las tropas de Alfonso VI de León en 1086, los de Sancho Ramírez en 1091 y los de Alfonso I de Aragón en 1110. Pero este, al que luego apodaron ‘el Batallador’, aprendió la lección y, cuando ocho años más tarde se planteó volver a intentar la conquista de Saracusta, reunió un fuerte ejército de aragoneses, franceses, castellanos, navarros y catalanes.

La ciudad, que había sido capital de la taifa de Zaragoza, contaba con cerca de 25.000 habitantes y no resistió mucho al asedio iniciado en mayo de 1118.

La defendían guerreros almorávides, que recibieron la ayuda de tropas mandadas por el gobernador granadino ibn Mazdali. Este acabó muriendo en los combates, y poco después, el 11 de diciembre de 1118, la ciudad capituló, más por hambre que por los daños de las acciones militares. Una semana más tarde entraron en la ciudad, triunfales, las tropas cristianas.

Mientras el rey continuaba la campaña militar, con el punto de mira puesto en Tudela y Tarazona, pronto empezaron a notarse los cambios intramuros, especialmente los que llegaron de la mano de la nueva religión.

En la Zaragoza musulmana, vivió durante 404 años una pequeña comunidad cristiana de mozárabes sujeta al islam. Su iglesia era Santa María la Mayor (el embrión de lo que hoy es el Pilar). A la entrada de las tropas cristianas se comprobó que estaba en muy mal estado y recaudaron fondos para rehacer sus paredes y techos.

Un obispo sin sede

La ‘nueva’ ciudad, físicamente muy parecida a la anterior al sitio pero con otras autoridades, tenía obispo, Pedro de Librana, nombrado por el Papa, pero no sede obispal.

Alfonso fue benévolo con los vencidos: no tomó prisioneros, dejó irse a quienes lo desearan y concedió un año entero a los saraqustíes para mudarse a zonas extramuros.

La necesidad de encontrar sede obispal y el hecho de tener a su disposición un edificio de grandes dimensiones, como era la antigua mezquita aljama de la ciudad, le hicieron ver la oportunidad de matar dos pájaros de un tiro. Así dio comienzo en 1119 la larga historia de la Seo zaragozana.

Las excavaciones arqueológicas dirigidas entre 1992 y 1996 por José Antonio Hernández Vera revelaron que entre 1119 y 1121 simplemente se hicieron las obras mínimas para adaptarla al culto cristiano.

Se derribaron algunos muros y se modificó la orientación del templo. Se arbitraron naves laterales y se cubrió el templo a dos aguas.

En 1170 Alfonso II ordenó que se trasladará el cráneo de san Valero desde Roda de Isábena a la Seo, y eso hizo que, al tener más importancia el templo, entre los años 1175 y 1198 experimentara importantes modificaciones: se construyó una cabecera de cinco ábsides y una portada a los pies del templo.

No fue hasta el siglo XIV cuando desaparecieron por completo los vestigios de la antigua mezquita. Por fin, una tercera fase en la que se planteó realizar un nuevo transepto que no debió de llegar a concluirse según los datos de las excavaciones.

Del primitivo templo románico queda hoy muy poca cosa. A lo conservado se accede a través de la sacristía mayor. Lo que se conserva es un paramento vertical del ábside principal, levantado entre 1175 y 1198.

Pero, aún siendo poco, es mucho. Destacan una serie de bajorrelieves en los que se narra desde la Creación del Hombre a la Expulsión del Paraíso; y, en los capiteles, escenas como la ‘Presentación en el Templo’, ‘Cristo y los discípulos de Emaús’ o ‘Prendimiento de Cristo’.

La Seo cumple 900 años como templo cristiano y se prepara ya para una nueva efeméride, ya que en 1121 fue dedicada al Salvador.

Etiquetas
Comentarios