Ocio y Cultura

ocio y cultura

Nacho G. Velilla: "No me puedo permitir hacer un cine que no llene las salas"

El cineasta aragonés triunfa en Estados Unidos tras dirigir ‘No manches Frida 2’, tercera película más vista de la historia en México, que ahora compite en Tarazona.

Nacho G. Velilla, en el Teatro de Bellas Artes de Tarazona.
Nacho G. Velilla, en el Teatro de Bellas Artes de Tarazona.
F. Orte

Escribió su primer corto con 14 años. Más tarde, dejaría Aragón para ir a estudiar a Bilbao, aunque consiguió una beca que lo llevó a Inglaterra para especializarse en cine y televisión. Nacho G. Velilla (Zaragoza, 1967) es un referente de la ficción española. Su nombre está ligado a los éxitos más recientes tanto del cine como de la televisión. Ya produce todo lo que hace, pero todavía no ha tocado techo. Ahora trabaja para el mismo estudio de ‘La la land’ o ‘Los juegos del hambre’.

¿Cómo resume su trayectoria hasta llegar a ser uno de los directores más rentables del cine español?

Empecé siendo guionista de ‘Médico de familia’. De ahí pasé a escribir para ‘7 Vidas’, también a dirigir, ‘Aída’... Después ya simultaneé televisión y cine. Hice ‘Fuera de carta’ (2008), mi primera película, ‘Que se mueran los feos’ (2010), ‘Perdiendo el norte’ (2015), ‘Villaviciosa de al lado’ (2016) y, hace dos años, ‘No manches Frida’.

¿Por qué un maño acaba dirigiendo la típica comedia de estudiantes americana?

Sorprendentemente, me llamó un productor de Hollywood, Edward Allen, que había visto películas mías y quería introducir un tipo de comedia para EE. UU. y el mercado latino. Pensó que yo era la persona que necesitaba. Hice ‘No manches Frida 1’, que está entre las 25 películas de lengua extranjera más vistas de EE. UU.

Y en marzo estrenó la segunda parte.

Es la tercera película más vista de la historia en México, con seis millones en el estreno, y la hemos presentado en el Festival de Tarazona. En EE. UU. es la más vista en todas las plataformas con millones de bajadas. Ahora tengo un aluvión de proyectos y no sé ni lo que voy a hacer porque ha sido todo muy inesperado.

Supongo que el presupuesto dista mucho de uno en España.

Solo en copias y publicidad eran 10 millones de dólares.

Lo suyo es pasión por la comedia.

Siempre me ha gustado contar historias con drama desde la comedia. Creo que la mejor comedia nace del sufrimiento y el sentimiento.

Además, siempre que puede, viene a rodar a su tierra.

Aragón no es una tierra fácil para el cine, pero a base de mucha insistencia convenzo a compañías como Antena 3 o Warner porque, además, hay mucho talento. De hecho, la música me la hace un aragonés, también el vestuario…

¿Se le saca todo el potencial que tiene al cine?

No, aquí se ve como un producto cultural, accesorio, y en EE. UU. o México se ve como una industria. Y la industria del contenido es el futuro, y ahí está mi ejemplo, desde Zaragoza estoy haciendo historias para todo el mundo, para un estudio de Hollywood.

¿No terminamos de creérnoslo?

Así es, y ‘No manches Frida’ es un buen ejemplo. El estudio que ha hecho los efectos visuales es el que acaba de hacer ‘Juego de tronos’. Los mejores efectos especiales de televisión los ha hecho un estudio de Madrid. El talento existe, solo hay que poner los medios en el camino. Esto sucede mucho en Aragón.

¿Por qué suele pasar que un trabajo que cuenta con el respaldo del público sufre la ira de la crítica?

Es una costumbre que todavía me sorprende. Para mí, si con una comedia la sala no está llena y no se escuchan las risas entre el público, no tiene ningún sentido ni está bien hecha. No me puedo permitir el lujo de hacer un cine que no llene las salas, hay que trabajar para el público. En España, afortunadamente, se está haciendo este cine de unos años a esta parte.

¿Le gusta el cine de Paco Martínez Soria?

Sí, mucho. Tengo un gran recuerdo de ver sus películas con mi madre. Cualquiera que discuta su talento es alguien que no sabe de esto. Fue un gran actor, que supo transmitir emociones y humor a grandes dosis y eso es muy difícil. Es un ejemplo claro de que tenemos el lujo de haber tenido grandes actores y actrices que supieron hacer comedia, y en Tarazona, afortunadamente, le rinden el homenaje que se merece.

Etiquetas
Comentarios