Despliega el menú
Ocio y Cultura

ocio y cultura

Luis Areñas ofrece una visión humanista de los abuelos que combatieron en 1936

El fotógrafo inaugura en el Centro de Historias la exposición ‘Los últimos. Retratos y testimonios de la Guerra Civil’, un proyecto que rinde homenaje a su abuelo, ejecutado en Quinto en 1937, en el que ha invertido dos años de búsqueda

Luis Areñas.
Luis Areñas, entre dos turolenses: Manuela, de Alloza, y José Iranzo, de Andorra.
Guillermo Mestre

Luis Areñas es un traductor y fotógrafo francés, afincado en Zaragoza, conmovido por una historia familiar: el fusilamiento de su abuelo materno, Luis Pellicena Bolsa, en Quinto de Ebro (Zaragoza) en 1937. Pertenecía al bando nacional. Poco antes de morir sacó una fotografía de su hijo y de su hija, la madre de Luis y su hermano Nacho, y la miró a modo de despedida. Unos días antes, su esposa y su hija habían recibido una carta suya donde les pedía perdón por haberse enfadado con ellas.

Este relato, que le tocaba tan de cerca, tan personal y a la par tan universal, fue el desencadenante de un proyecto que ha cristalizado en la muestra ‘Los últimos retratos y testimonios de la Guerra Civil’, que se exhibe en la sala 1 del Centro de Historias, dentro de la programación de Photoespaña. Luis Areñas, emocionado al evocar a su abuelo, presentó la exposición con la concejala de Cultura Sara Fernández.

Luis recorrió una buena parte de España con el objetivo de retratar a los últimos combatientes, y se encontró con gente que había rebasado los cien años y que murieron hace poco. “Por desgracia, ni mi madre ni mi tío podrán ver este proyecto”, dijo.

Si uno entra en la exposición, lo primero que ve, casi, es el retrato del joven Juan Arévalo, que representa a aquellos muchachos que, más allá de la ideología o del bando donde combatieron, se enfrentaron a “la barbarie y a esa terrible experiencia”. Eran casi unos niños, de entre 16 y 17 y 18 años.. Y ellos son los protagonistas de la muestra. En la segunda sala se ve a la madre y al tío de Luis Areñas, y en la sala, pende el retrato de su abuelo materno, que posó con serenidad y con dulzura poco antes del fin.

“Durante dos años, entre 2015 y 2017, en mi furgoneta, recorrí 17 ciudades y vi que era un tema que aún producía algún dolor, aún era un tema tabú, a veces más por parte de la familia que por el propio protagonista”, explicó Luis Areñas. Y recordó otros detalles: fue de ciudad en ciudad, de café en café, de plaza en plaza, con la idea de hacer 100 retratos, que finalmente se quedaron en 60. En la muestra por cuestiones de espacio se han reducido a 44; de ellos, diez aragoneses. Uno es José Iranzo, el Pastor de Andorra. “Era un hombre entrañable, todo un actor, y recordaba el miedo que pasó”. También está Donato Campillo, que ha cumplido ya 103 años y asistirá, si la salud se lo permite, a la inauguración.

Luis Areñas.
Tercera sala con la foto en el techo de Luis Pellicena, el abuelo fusilado en Quinto de Ebro.
Guillermo Mestre.

Al principio, Luis Areñas se planteó hacer solo retratos, un poco a la manera de Richard Avedon, directos y plenos de expresividad sobre fondo blanco; pero luego se percató de que muchas personas apenas habían contado sus historia, y decidió grabar la voz del recuerdo y del dolor. Dio un paso más y grabó los testimonios en un vídeo de 45 minutos, que es un torbellino de emociones, de recuerdos, de gestos y de palabras con sangre. Al finy al cabo, el autor les ha vuelto a hacer vivir y revivir aquel episodio 80 años después.

“He querido dar voz y rostro a estos seres anónimos, aquí los más conocidos eran el poeta Marcos Ana, y el citado José Iranzo.Y he querido rescatar del olvido a estas criaturas que fueron arrastrados en la barbarie de la Guerra Civil. Esta es una historia de vidas quebradas. He partido de una historia familiar, privada, para narrar una historia de los abuelos de España de la manera más honesta posible y desde una visión humanista. No importan los bandos, aquí, y de hecho no hay ninguna alusión a ello”.

Insiste Luis Areñas que él no es juez, sino más bien un observador. Y resalta otro hecho: ha querido que las fotos fuesen de tamaño grande porque también quería que se conociesen bien a los últimos combatientes.

LA FICHA

'Los últimos. Retratos y testimonios de la Guerra Civil'. Autor y comisario: Luis Areñas. Edición audiovisual de 'Los últimos' de Jorge Yetano. Centro de Historias de Zaragoza. Exposición inscrita en Photoespaña. Hasta el 15 de septiembre.

Etiquetas
Comentarios