Ocio y Cultura

tecnología

Un taxi volador para la Olimpiada de París

Airbus tiene avanzados dos prototipos que en 2024 unirán en quince minutos el aeropuerto Charles de Gaulle y el centro de la ciudad.

Prototipo de taxi volador 'Vahana' despegando verticalmente.
Prototipo de taxi volador 'Vahana' despegando verticalmente.
Airbus

En aquel fabuloso 2015 con el que nos hizo soñar 'Regreso al futuro' las zapatillas se abrochaban solas, las huellas digitales abrían puertas, se podían realizar videollamadas y el DeLorean funcionaba con biocombustible. Gran parte de esas fantasías de Robert Zemeckis se han hecho realidad, pero muchos seguimos esperando el indiscutible emblema de ese futuro visto desde los prismáticos ochenteros: el coche volador. Por poco tiempo, parece ser. Airbus y la empresa de transportes públicos de París preparan un taxi que podría surcar los cielos parisinos durante los Juegos Olímpicos de 2024.

Se trata, en realidad, de dos modelos de vehículos eléctricos, de despegue y aterrizaje vertical, cuyos prototipos Airbus tiene ya muy avanzados: el 'Vahana', un monoplaza autónomo que fue presentado en el último salón aeronáutico de Le Bourget y que es capaz de alcanzar entre 120 y 180 kilómetros por hora, y el 'City Airbus', de cuatro plazas, que desarrolla Airbus Helicopters.

Estos taxis futuristas despegarán de 'vertipuertos', unas plataformas de unos 20 metros de diámetro desde donde que los vehículos se elevarán y a las que descenderán. La intención, por el momento, es que conecten el aeropuerto Charles de Gaulle con París. Otra ruta unirá el aeródromo con Disneyland París.

¿Podremos, entonces, ir a ver las olimpiadas en taxi volador? No, exactamente. Si se cumple el calendario previsto, será posible verlos en 2024, pero aún serán prototipos. Eso sí, con un escaparate privilegiado. Airbus, la RATP -la red de transportes de la capital francesa- y Aeropuertos de París ya han firmado un protocolo para estudiar su viabilidad. Para llegar con la familia y las maletas al aeropuerto y plantarse en el centro de París en taxi volador habrá que esperar algo más. En Airbus aventuran que hasta 2030. Casi todo está aún por hacer: el marco reglamentario, el modelo económico y la autonomía de los vehículos. Pero la voluntad para desarrollar un mercado que podría alcanzar los 17.000 millones de dólares en 2040 ya está ahí, y los Juegos Olímpicos de 2024 serán una "etapa experimental importante", ha dicho la ministra de Transportes, Elisabeth Borne.

En 2010, más de la mitad de la población mundial vivía ya en zonas urbanas y se espera que en 2030 esta cifra llegue al 60%. Cómo moverse con rapidez y eficiencia en las megalópolis es uno de los grandes retos de nuestros días. Hacerlo respetando el medio ambiente es, además, una necesidad imperiosa. Los nuevos prototipos, al ser eléctricos, no producirán emisiones de CO2 "ni harán más ruido que el que hace un ventilador", señalan desde el fabricante europeo. Para esas primeras pruebas previstas para 2024, se utilizará un corredor ya existente para helicópteros, lo que facilitará la regulación aérea. Será en la siguiente etapa, el paso a la gran escala, cuando vendrán las complicaciones.

No solo serán necesarias baterías más potentes -algo en lo que ya trabaja el mundo del automóvil-, también harán falta sistemas anticolisión fiables, un universo que se abre con la nueva tecnología 5G. La regulación aérea será un reto importante, pero la verdadera prueba para su popularización vendrá de la mano de la seguridad y del coste en relación con el valor añadido.

¿Será el taxi volador una opción que solo puedan permitirse los muy ricos? o ¿podrá convertirse en un medio de transporte caro pero al alcance de los bolsillos de la clase media? La RATP espera poder ofrecer precios populares, de alrededor de 35 euros por trayecto. Una tarifa más que razonable teniendo en cuenta que actualmente desplazarse desde el centro de París al aeropuerto Charles de Gaulle en tren cuesta algo más de 10 euros. La velocidad es la otra baza: se tardará entre 10 y 15 minutos para recorrer 30 kilómetros.

"La tecnología existe, ya sabemos hacer todas esas cosas. Ahora necesitamos certificarlo, demostrar que es seguro, saber integrarlo en los sistemas de transporte de las ciudades y lograr dar un servicio suplementario a los ciudadanos2, aseguran desde Airbus. El futuro ya está aquí. 

Etiquetas
Comentarios