Despliega el menú
Ocio y Cultura

Vetusta Morla rueda en Aragón

La Azucarera de Alagón y la salada de Bujaraloz han sido los dos escenarios elegidos por Paula Ortiz para desarrollar la trama del tema ’23 de junio’.

Un momento del vídeo de Vetusta Morla.
Un momento del vídeo de Vetusta Morla.
HA

Los intérpretes Álvaro Morte y Verónika Moral han sido los encargados de dar vida a los personajes principales del nuevo videoclip de la conocida banda española Vetusta Morla. Un audiovisual ideado por la directora de cine zaragozana Paula Ortiz para el tema ’23 de junio’ –que forma parte de su último álbum, ‘Mismo sitio, distinto lugar’-, y rodado íntegramente en Zaragoza, en concreto en la emblemática Azucarera de Alagón y en una de las saladas de Bujaraloz, en el desierto de Monegros.

Como explica la propia directora, un encuentro casual en México hace dos o tres años fue el inicio de lo que hoy se ha transformado en su nuevo videoclip. “Sigo a Vetusta desde hace años. Su música me ha acompañado mucho. Al conocernos surgió la idea de hacer algo juntos, una idea que no hemos abandonado hasta que ha ocurrido”, explica Ortiz.

La cineasta asegura que fue ella la que eligió el tema que quería rodar, una propuesta que la banda aceptó encantada: “El videoclip plantea un reencuentro; el de una pareja en un no-tiempo y un no-lugar, que cíclicamente vuelve a verse y decide concederse un momento juntos”. Por ese motivo, como se aprecia en la pieza, los personajes cruzan una frontera que los lleva a otro espacio lleno de luz donde comparten su baile.

En cuanto a la selección de los escenarios asegura que estéticamente juegan un papel fundamental en el videoclip. “Buscábamos un paisaje muy esencializado con pocos elementos y que todo girase en torno a los protagonistas que muestran una complicidad muy bonita”, señala. Precisamente en la búsqueda de estos paisajes tan suyos, Ortiz tenía claro que quería volver a rodar en casa. “Me encanta rodar en nuestros paisajes y dar a conocer su belleza a través de audiovisual”, destaca.

La directora asegura que buscaba dos espacios que aportaran un gran contraste a la estética del videoclip que dota de gran protagonismo a la luz y las texturas de cada lugar. “En la salada ya rodamos con ‘La novia’ en busca de esa estética desértica. La Azucarera es un espacio abstracto, atípico y grandioso que nos aportó una luz maravillosa”, rememora, al tiempo que destaca las facilidades que se encontró el equipo para desempeñar su labor en sendos espacios.

Por su parte, los miembros de la banda, que recordaban durante el estreno “el frío que pasamos durante el rodaje, sobre todo los actores que son unos jabatos”; aseguran sobre el tema que se trata de “un vals retrofuturista cargado, a partes iguales, de folclore y manipulación sonora. Es un baile atemporal. Tiene aroma de canción popular convertida en un ritual de paso, como si se tratase de una celebración ancestral que nos invita a pasar ligeros y con valentía, sin la carga del equipaje que todos llevamos encima”.

Otro de los detalles curiosos del videoclip tiene que ver con uno de los instrumentos que aparece en escena y que toca uno de sus componentes, David García, el baterista de la banda. Se trata de un bombo zaragozano de Semana Santa perteneciente a Miguel Ángel Gómez, miembro de la Hermandad de La Humildad.

Por su parte, tanto desde la cuenta oficial de Turismo Monegros como de Certamen de Cortometrajes de Bujaraloz, no dudaban en agradecer al equipo el elegir la salada para rodar este videoclip. Un agradecimiento al que se sumaba el Ayuntamiento de Alagón. “Para nosotros es un orgullo y una gran satisfacción haber formado parte de esto”, explica Pascual Embid, su teniente de alcalde, que recuerda perfectamente la jornada de grabación, que tuvo lugar a principios de mayo  como “un día muy intenso pero muy emocionante”.

“Tuvimos que ser muy discretos para que nadie se enterase. Para nosotros la repercusión está siendo increíble porque están poniendo nuestro pueblo en el mapa”, resume. En tan solo 24 horas el videoclip ha superado las 110.000 reproducciones, y son numerosos los halagos respecto a sendos escenarios. “El día del estreno, que fue en YouTube, había gente de todo el mundo hablando de nuestra Azucarera”, esgrime, emocionado.

¿Esto es Alagón? ¡Es el cielo!

Entre las labores de apoyo, Embid destaca que se pusieron a disposición del equipo todos los medios para asegurar el espacio, perteneciente a Ebrosa, y garantizar que todo fuese correctamente. “Limpiamos la zona, retiramos los ladrillos de acceso y acompañamos en todo lo que pudimos. Además, el equipo también hizo un buen gasto en el pueblo”, afirma Embid.

Todavía algo incrédulo tras ver el resultado, asegura que cuando vio el vídeo casi no reconoció el emblemático espacio. “Cuando lo vi me pregunte, ¿esto es Alagón? ¡Es el cielo!”, bromea. El emblemático edificio, erigido en 1900, se convirtió en el motor económico de la comarca durante 80 años. “Llegó a dar trabajo a más de 100 personas que producían azúcar de remolacha, jarabes… sin duda es un lugar muy importante para todos nosotros”, concluye Embid.

Etiquetas
Comentarios