Ocio y Cultura

bienal del arte

Jannis Kounellis revive en Venecia en la primera retrospectiva tras su muerte

La Fundación Prada y el Archivo Kounellis exponen en la ciudad de los canales más de 60 obras que el artista creó entre los años 1959 y 2015.

Muestra de Venecia.
Bienal del Arte de Venecia.
Efe

El artista griego Jannis Kounellis, uno de los más destacados exponentes del "arte povera" (el arte pobre), falleció en 2017 pero su talento revive estos días en Venecia, gracias a la primera gran retrospectiva organizada tras su muerte en la Bienal de Arte que se inaugura este sábado.

La Fundación Prada y el Archivo Kounellis exponen en la ciudad de los canales más de 60 obras que el artista creó entre los años 1959 y 2015. Los trabajos presentados para esta ocasión imperdible proceden de museos e importantes colecciones privadas de Italia y del extranjero, y reconstruyen la historia artística y expositiva de uno de los grandes genios del arte contemporáneo.

Kounellis nació en Pireo en 1936, pero desde joven se afincó en Roma, donde desarrolló todo su talento y donde debutó en 1960 con una exhibición individual en la galería romana "La Tartaruga", en la Via del Babuino, zona de la capital dedicada a los artistas.

A partir de ese momento, inició un camino de experimentación en el que combinó materiales orgánicos e inorgánicos en sus obras, elementos pobres y sencillos como bolsas de yute, trozos de carne y madera, característicos de un movimiento rompedor que estaba naciendo en ese momento, el "arte povera ".El afamado historiador de arte y crítico italiano Germano Celant, quien precisamente dio nombre a esta corriente en la década de los sesenta, es el comisario de esta retrospectiva que empieza en los primeros años profesionales de Kounellis.

Así, se encuentran obras numerosas obras, a la mayoría no les dio título, exhibidas originalmente entre 1960 y 1966 y que ahora ocupan el primer piso del majestuoso palacio veneciano Ca' Corner della Regina.

Son por ejemplo, una obra de grandes dimensiones en la que se ven numerosos abrigos extendidos por el suelo y encima de ellos una serie de sombreros y zapatos, también otras hechas con carbón, con lana de oveja, grandes lienzos dibujados con mensajes abstractos.

El recorrido continúa con sus proyectos de finales de los sesenta, cuando Kounellis, movido por la necesidad de superar la tradicional uniformidad pictórica de sus primeras producciones, decide añadir componentes como la tierra, los cactus, la madera, el algodón o el fuego.

Nacen así una serie de instalaciones que apartan el lenguaje escrito y pictórico y se centran en los materiales orgánicos e inorgánicos, como el café o la grappa (uno de los licores más conocidos de Italia), para despertar todo tipo de sensaciones en aquellos que las admiran.

Se puede ver por ejemplo una hoja de oro de grandes dimensiones que cubre una pared desnuda y contrasta enormemente con el negro de un abrigo y un sombrero que cuelgan de un perchero, pero también armarios suspendidos de los techos, creaciones con flores o con huellas de hollín en las piedras, los lienzos y las paredes.

La retrospectiva se completa con obras de Kounellis de finales de los años ochenta y que contienen elementos como yeso, piedras, vidrios y engranajes metálicos. Como la que realizó en 1992 para la fachada exterior de un edificio en Barcelona y que consta de siete placas de metal en la que se apoyan recipientes de metal y sobre ellos granos de café.

La planta baja del edificio ha quedado reservada para películas, catálogos, carteles y fotografías de archivo que narran su evolución artística y testimonian sus proyectos teatrales.

La quincuagésimo octava edición de la Bienal de Arte de Venecia, que abre este sábado sus puertas hasta el 24 de noviembre, está comisariada por el estadounidense Ralph Rugoff, actual director de la Hayward Gallery en Londres, y reflexiona sobre los "tiempos interesantes" que vive el mundo.

Etiquetas
Comentarios