Ocio y Cultura

entrevista

Marta Lallana: "Estrenar 'Ojos Negros' en Málaga será una experiencia muy emotiva"

La directora zaragozana Marta Lallana participa en la sección Zonazine del Festival de Málaga con su ópera prima dirigida junto a Ivet Castelo.

Foto_MartaLallana_1,5mb
Marta Lallana
Heraldo

La cineasta aragonesa Marta Lallana (Zaragoza, 1994) estrena el próximo martes en el Festival de Cine de Málaga su ópera prima ‘Ojos Negros’, un filme dirigido junto a Ivet Castelo que ha sido seleccionado para participar en la sección Zonazine del festival que este año celebra su edición número 22.

La cinta producida por Nanouk y distribuida por Filmin narra un verano en la vida de Paula, una joven de 14 años que debe pasar las vacaciones en casa de su abuela, a la que apenas conoce, en la localidad turolense de Ojos Negros. Allí conoce a Alicia, una chica de su edad con la que entablará una intensa amistad.

La directora zaragozana charla con HERALDO en los días previos a la proyección de la cinta en Málaga y desvela algunas claves de este proyecto cinematográfico.

¿Cómo surge la idea de dirigir este largometraje?

Nace dentro del marco académico de la Universidad Pompeu Fabra. Como trabajo de final de carrera te ofrecen total libertad para llevar a cabo un proyecto. Por ingenuidad, algo de ignorancia y muchas ganas decidimos juntarnos un grupo de cuatro estudiantes, Ivet, Iván, Sandra y yo, queriendo desarrollar nuestro primer largometraje. Así fue cómo empezamos a escribir el guión en primavera de 2016. Durante el último año de universidad, profesionales como Clara Roquet, Mar Coll o Jonás Trueba nos tutorizaron junto con Gonzalo de Lucas, pudiendo acabar la carrera teniendo un guión cerrado y una preproducción que junto con Nanouk Films se encaró de cara a poder rodar el verano de 2017.

‘Ojos Negros’ es un retrato de familia, una historia que narra el cambio de etapa de la infancia a la edad adulta ¿Fue complicado reflejar en el guión un historia tan intimista?

Aunque la idea inicial no fuera hacer un retrato de familia, puesto que el guión lo trabajamos desde el imaginario común de los cuatro, es cierto que el hecho de que la actriz protagonista sea mi hermana, el entorno sea mi pueblo y los personajes que aparecen allí sean parientes lejanos como Inés (quien descubrí que era prima de mi abuela) o Roberto (amigo de mi madre que interpreta a Rodrigo), fue generando una evolución hacia algo más personal. Esta historia tiene mucho de mí en cuanto a la relación entre las dos amigas o mi vinculación con el pueblo, muy similar a la que tiene el personaje protagonista interpretado por mi hermana, pero por ejemplo la relación de Ivet con su pueblo en el sur de Andalucía es muy parecida a la de Alicia. Por eso no fue difícil reflejar esto a nivel de guión, porque creo que pese a ser una historia intimista que avanza gracias a los pequeños gestos y que tiene una emoción muy soterrada, todo el mundo se puede sentir identificado puesto que trata temas comunes, como dejar atrás la infancia o el desarraigo, en un imaginario común muy identificativo como es el pueblo de verano.

2
Fotograma del filme 'Ojos Negros'
Nanouk

En un principio, organizaron un castin para el papel protagonista que finalmente interpreta Julia Lallana…

Desde el primer momento en el que nace la idea siempre he tenido en mente a mi hermana Julia. Ella estaba pasando por esta etapa y era lo que a mí realmente me interesaba retratar. Siempre me han gustado las películas que, siendo ficción, juegan con elementos de la realidad de los propios personajes y yo lo tenía justo delante. Pero cuando le propuse la idea ella no estaba segura de si quería hacerlo, de hecho tampoco yo sabía realmente lo que supondría. Después de mucho tiempo pensándoselo se presentó al ‘casting’, llegó la última algo tarde y por casualidad coincidió con Alba Alcaine, que hizo el favor de esperarla para hacer la prueba juntas. La compenetración entre las dos sin conocerse fue tan inspiradora que tuve clarísimo que tenían que ser ellas.

Dirigirla y trabajar con ella es sin duda para mí lo más bonito de todo este proyecto. Me ha redescubierto su valentía, su fortaleza y todo su talento. Además, nos ha unido mucho en un momento en el que por la distancia teníamos menos relación. Nos conocemos muy bien y compartimos una vida y muchos recuerdos, por eso era más fácil dirigirla al poder hacerle llegar lo que quería expresar de una manera más intuitiva. Todo lo que compartimos ha ayudado mucho para llegar a entender su personaje y trabajarlo desde nuestros lugares comunes.

El filme cuenta con una cuidada producción que destaca en aspectos como el sonido y la banda sonora. ¿Se ha sentido arropada a la hora materializar este trabajo?

Ahora mismo estoy respondiendo sin ni siquiera haber estrenado la película, ha sido tanto trabajo y tan intenso que creo que no lo he llegado a procesar todavía, imagino que cuando pase un tiempo me daré cuenta realmente de todo lo que ha supuesto. La verdad es que me siento muy agradecida y afortunada por todo el apoyo que nos ha dado Nanouk, con Salvador Sunyer y Andrés Mellinas como productores, que han creído en el proyecto desde el inicio y han luchado hasta el final contra todas las dificultades que supone producir una película de estas características. También ha sido muy importante para mí que un músico a quien admiro tanto como Raül (Refree) quisiera componer la banda sonora de la película, cuando dijo que solo con ver los primeros diez minutos tenía claro que la quería hacer yo no me lo podía creer. Es muy bonito ver cómo ha confiado a ciegas y cómo ha sabido ver de una manera muy clara la manera en la que la música podía hacer crecer los sentimientos del personaje y potenciar así la película, nos hemos entendido muy bien y ha sido algo muy enriquecedor.

5
Fotograma de 'Ojos Negros'
Nanouk

¿Le ha resultado fácil dirigir al alimón con Ivet Castelo?

Sí, Ivet y yo nos entendemos muy bien y las dos teníamos una idea muy similar sobre qué queríamos retratar, qué era lo realmente importante y a dónde queríamos llegar con ello. Somos amigas desde que empezamos la universidad y habíamos rodado juntas durante un verano en Italia, también con niños no actores. Es allí donde creo que nació la semilla de lo que luego fue ‘Ojos Negros’. Además, es muy importante no sentirte solo en un proceso tan largo y duro como es levantar una primera película y creo que entre las dos lo hemos sabido gestionar muy bien apoyándonos mutuamente. Tenemos personalidades distintas pero que se complementan y eso ha sido muy importante de cara a poder trabajar a gusto juntas durante estos tres años.

¿Cuáles han sido los principales escenarios de rodaje de ‘Ojos Negros’?

Toda la película se ha rodado en Ojos Negros, el pueblo de donde procede mi madre y donde viven mis abuelos, de ahí el título. Los exteriores que aparecen en la película son los alrededores del pueblo y también la zona de Sierra Menera, un entorno que siempre me ha impactado mucho por su tierra rojiza y las antiguas minas de hierro. Los interiores que aparecen en el film son las casas reales de los vecinos del pueblo, ha sido imprescindible su colaboración para poder rodar esta película. Además, creo que se transmite muy bien esa realidad de la vida en el pueblo: las paredes de piedra fría, el tinte del azulete que llena las habitaciones de esa luz tan característica, los interiores oscuros aun a plena luz del día, los muebles y objetos que he ido viendo año tras año en casa de mis abuelos…todo ello dotan a la película de una estética muy realista pero a la vez cuidada gracias a la dirección de foto de Jorge Basterretxea.

En la película participa un grupo mayoritario de mujeres. Todavía hay que luchar en materia de igualdad tanto en el cine como en otros ámbitos...

Sí, queda mucho trabajo por hacer, no solo en el campo del cine sino en nuestra sociedad. El machismo no es algo que se presenta como algo aislado dependiendo de la profesión sino que es la base de nuestro sistema. Forma parte de nuestra educación y para luchar contra él tenemos que hacerle frente mediante un cambio en la educación y la cultura. Siento que estoy viviendo en primera persona un cambio trascendental dentro de mi profesión, es muy alentador ver que cada vez más aparecen nuevos referentes de mujeres cineastas como Carla Simón, Clara Roquet, Mar Coll, Celia Rico, Nila Nuñez o Sara Gutierrez, y me vienen a la cabeza muchas más. No es que de repente aparezcan de la nada directoras, guionistas, montadoras o directoras de foto es que por fin se les está dando voz a todas ellas.

Estamos muy contentos de que el estreno de ‘Ojos Negros’ sea en el Festival de Málaga puesto que tiene una gran importancia nacional además de que dan mucho peso a la comunicación y la prensa y esperamos que nos abra más puertas a otros festivales próximamente. A nivel personal significa poder enseñar finalmente todo el trabajo de estos tres años, es casi como un súper parto, creo que será muy liberador. Además, me hace mucha ilusión que la vea mi familia y reencontrarme con mi hermana, a quien no veo desde hace siete meses porque está cursando un año fuera de España, viene para acudir al estreno así que imagino que será una experiencia muy emotiva para todos.

Se formó en cine en Barcelona, ciudad en la que ha comenzado a trabajar en varios proyectos. En este sentido, ¿ve difícil emprender un camino Aragón?

Recuerdo que cuando hace seis años decidí venir a vivir a Barcelona fue porque veía muy pocas oportunidades de dedicarme a ello si me quedaba en Zaragoza. Después de acabar la película puedo decir que durante estos tres años ha sido muy complicado que organismos o empresas aragonesas confiarán en el proyecto, el cual lo hemos sacado adelante sin ninguna subvención pública. Las ayudas a convocatorias están formuladas de un modo que es casi imposible que te la concedan para una película de pequeñas dimensiones, alejada del recorrido más comercial y menos aún sin una coproductora aragonesa, la cual fue imposible de encontrar puesto que no hay suficiente tejido de empresas que se dediquen a este sector. Aún así hemos podido sacarlo adelante gracias a pequeños patrocinios de Turismo de Aragón, Diputación de Teruel, Caja Rural de Teruel y la fundación FIDAH.

Además del cine, la fotografía es otra de sus facetas artísticas en la que se mueve con soltura?

Bueno, soltura igual no es la palabra. Creo que actualmente tengo una relación extraña con la fotografía, hay momentos sobre todo cuando viajo a lugares nuevos y estimulantes, en los que de repente siento una necesidad tremenda de retratar a las personas que habitan en ellos. Esto ocurre una o dos veces al año, cuando tengo tiempo y estoy relajada. Durante mi día a día apenas hago fotos, alguna con el móvil de vez en cuando para poder acordarme luego de momentos concretos. Creo que el estar tan rodeada de imágenes por todas partes y la experiencia agridulce del concurso ‘Master of Photography’ ha enfriado un poco ese impulso que sentía antes, aunque cuando aparece sigue siendo igualmente muy potente y lo disfruto muchísimo.

En aquel concurso de televisión ‘Master of Photography’, de la cadena Sky Arts, tuvo la oportunidad de retratar al actor Michael Madsen, entre otros retos. ¿Qué supuso para usted aquella oportunidad?

Hacía mucho tiempo que no me acordaba de esto. La verdad que fue una prueba complicada porque había muy poco tiempo de ejecución, veinte minutos si no recuerdo mal. Tenías que elegir un espacio dentro de una especie de villa a las afueras de Roma y sobre todo lo que más me imponía, era tener que dirigir a Michael Madsen al cual yo recordaba como Sr. Rubio y Budd en las pelis de Tarantino, alguien con cara de pocos amigos y no mucha paciencia. Recuerdo que cuando le conté mi idea sobre meterlo en la cama y fotografiarlo lleno de restos de comida que había conseguido del restaurante no le hizo mucha gracia, pero luego al ver la foto me dijo que aunque antes no estaba entendiendo el porqué quería retratarlo así, al ver la imagen final le impactó mucho la idea y me felicitó, le gustó mucho. Me acuerdo que me sentí orgullosa de haberlo metido en ese lío y salir airosa, imagino que me enseñó a luchar por realizar una idea aunque fuera en tiempo récord.

L1120726-21
El actor Michael Madsen
Marta Lallana

Tras su estreno en Málaga, ¿habrá algún pase especial de ‘Ojos Negros’ en Aragón?

Por supuesto, tengo muchas ganas de que la película se pueda proyectar en Aragón. Estamos en proceso de concretar un pase a modo de preestreno en un cine de Zaragoza. Además, en agosto haremos un evento en Ojos Negros, para que todos los habitantes y vecinos puedan ver la película, me parece que les hemos hecho esperar más de lo que pensaban y le tienen ganas. Justo hoy lo hablaba con quien me está ayudando a coordinarlo, sobre que me haría mucha ilusión poder pasarla en el antiguo cine de Sierra Menera, el cual dirigía Inés Paricio, la abuela de Paula en la película y la habitante más longeva del pueblo de Ojos Negros. Seguro que le haría mucha ilusión verse en el cine en el que ha trabajado de joven, ojalá podamos hacerlo ahí, reabrirlo para proyectar la película sería algo muy bonito. En cuanto a fechas, está previsto que a salas llegue en julio de este año, al mismo tiempo que llegará a Filmin.

Etiquetas
Comentarios