Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Marta Lallana: “Quedar finalista en el concurso europeo de fotografía me dio seguridad”

Esta fotógrafa y realizadora zaragozana de 23 años, que fue seleccionada entre 5.000 candidatos, estuvo a punto de ser nombrada el talento europeo de fotografía de Europa.

Marta Lallana García, en Zaragoza este lunes.
Marta Lallana García.
Oliver Duch

Cuando Marta Lallana García (Zaragoza, 1994) se tomó las uvas para dar la bienvenida a 2016, nada le hacía pensar que ese año sería muy especial en su vida al ser elegida para participar en un concurso televisivo europeo de fotografía. En enero le comunicaron que había sido seleccionada entre 5.000 aspirantes de toda Europa para participar en el 'Master of Photography', emitido por un canal de la cadena Sky Arts al que están suscritos 21 millones de europeos. Fue una de las doce personas elegidas para competir delante de las cámaras por alcanzar el título de mejor talento de la fotografía de Europa.

Marta, única representante española y también la benjamina del concurso presentado por Isabella Rosellini, viajó durante las semanas previas a la grabación a Roma, y después pasó también por Reino Unido, Alemania y otros escenarios de las sesiones fotográficas. Aunque competía con fotógrafos consagrados y su trayectoria en este campo era corta, estuvo a punto de ganar: llegó a la final.

“Quedar la segunda en el concurso me dio mucha seguridad y me demostró de lo que podía ser capaz, no solo en el ámbito de la fotografía, sino también en el personal”. Esta experiencia hizo ver a Marta cómo la capacidad de superación influía en su destino. Fue ganando confianza cada vez que recibía el beneplácito del  jurado (integrado por el italiano Oliviero Toscani, la alemana Rut Blees Luxemburg y el británico Simon Frederick, además de otros fotógrafos relevantes).

El trago más amargo, según cuenta, fue soportar la presión a la que estaba sometida. Y no solo por las cámaras que permanentemente daban cuenta de cada uno de sus pasos para hacer las fotografías con las que concursaba, sino también por las expectativas que veía que se habían depositado en ella al ser elegida entre tantos aspirantes. Sobre todo teniendo en cuenta que solo se consideraba una aficionada. Y que debía expresar lo que sentía a través de las imágenes y del inglés, idioma en el que se grabó el programa, que aunque domina, "no es mi lengua materna". Todo ello acarreaba un desgaste que Marta supo soportar.

Ahora, una vez emitido el programa, continúa sus pasos para completar su formación en Cine en la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona. Este curso hace prácticas en la productora Nonouk Films. "Estoy muy a gusto, aprendo un montón, disfruto y siento que soy útil fuera de la Universidad", afirma.

Mientras tanto, compagina su trabajo con su decidida apuesta por rodar en el pueblo turolense de su madre, Ojos Negros, su opera prima, titulada con el mismo bello nombre. Pero la falta de respaldo económico hace que en mayo, los cuatro promotores de 'Ojos Negros' (ella y sus compañeros de clase Iván Alarcón, Ivet Castelo y Sandra García) emprendan una iniciativa para costear por micromecenazgo la realización de la película. Tienen previsto rodar este mes de agosto en Ojos Negros, donde transcurre el grueso del largometraje. De momento, han rodado los primeros minutos: el inicio de la vida de la protagonista en Zaragoza. Su ilusión es que a principio de 2018 esté acabada con montaje y todo.

Marta Lallana no descarta a medio plazo salir de España a seguir formándose como realizadora. Le gustaría hacerlo en Francia, porque allí "el cine está mejor considerado que en España", y eso se traduce en más oportunidades.

Desde su experiencia, aconseja a los jóvenes luchar por lo que les entusiasma. "Si tú coges algo con ganas, si lo que haces te apasiona, por muchas barreras que encuentres puedes superarlas".  Insiste en que hay que ser inquieto, "porque si te duermes en los laureleles y vas dejando de lado los proyectos, se te pasa la vida". Por eso defiende que hay que poner todo el esfuerzo y la constancia posible para alcanzar los sueños.

A los responsables políticos les dice que apuesten por el talento de los jóvenes. "Si se cuida y se mima a la juventud, puede ser un regalo para tu propio país. Pero si el joven se cansa de la falta de respaldo, se acaba yendo y se dilapida el conocimiento de gente muy válida que se tienen que ir para ser mejor tratados".

En su película 'Ojos Negros' trata de reflejar otro de los temas que le parecen de primer orden: "Dar visibilidad a la figura femenina". De hecho, las mujeres cobran un papel relevante en su opera prima, cuya protagonista es una niña en pleno paso hacia la adolescencia.

- Volver al especial de San Jorge 'Jóvenes aragoneses en la diáspora'.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión