Ocio y Cultura

Exitazo en el Salón del Cómic: más de 25.000 visitas en una edición multitudinaria

La sala Multiusos del Auditorio se quedó pequeña este fin de semana en la que ya es la edición más multitudinaria del Salón del Cómic de Zaragoza, con más de 13.000 tickets vendidos, mil más que el año pasado y el doble que en 2011. Y muchos repitieron, lo que eleva la cifra de visitas a 25.000.

Dos asistentes, vestidos como personajes de 'Naruto', pasean por el salón
Dos asistentes, vestidos como personajes de 'Naruto', pasean por el salón
Guillermo Mestre

La sala Multiusos del Auditorio se quedó pequeña este fin de semana en la que ya es la edición más multitudinaria del Salón del Cómic de Zaragoza, con más de 13.000 tickets vendidos, mil más que el año pasado. «Y teniendo en cuenta que los menores de 12 años entran gratis y suponen el 25% de los asistentes, la cifra subiría a 16.000. En total, y dado que la entrada permite acceder varios días al recinto, se han registrado 25.000 visitas», destacó Beatriz Valdearcos, una de las encargadas de la organización. Y las cifras podían haber sido mayores, ya que el sábado fue necesario cerrar sus puertas e impedir que pudiera entrar más gente, por motivos de seguridad. Por esta razón, se registraron largas filas en la explanada frente a la sala, que incluso llegaban hasta la torre de la antigua Feria de Muestras.

El éxito ha llevado a diseñar ya una estrategia para dar respuesta a tanta demanda, como avanzó Beatriz Valdearcos: «Este año ya hemos creado actividades paralelas en barrios como Oliver, con talleres de dibujo, exposiciones en la Filmoteca, Etopia o el Centro Joaquín Roncal, así como en institutos de secundaria. Y, para futuras ediciones, mientras se desarrolla el salón habrá más actos en otros puntos de la ciudad: exposiciones, charlas, firmas...».

La popularidad de la cita anual de aficionados al cómic en Zaragoza va más: este año se vendieron más del doble de las entradas registradas en 2011. «Lo que se vive en el salón zaragozano no lo ves en ningún otro encuentro en toda España, es una experiencia increíble», aseguraban ayer Yolanda Dib y Guillermo Morales, responsables de Grafito, editorial valenciana que por tercer año consecutivo contó con una caseta en el salón. «La primera vez que vinimos no podíamos creer que una ciudad pudiera tener tantos aficionados y tan variados. A diferencia de otros salones, donde la entrada supera los 15 euros y acude un público muy concreto, el de Zaragoza tiene niños, mayores, fanáticos, curiosos... Y la gente compra mucho, está deseando además descubrir novedades... Nos encata y nuestros autores están deseando venir a firmar y hablar con el público. Este año hemos tenido a José Fonollosa, autor de ‘Vampi’, y Agustín Ferrer, autor del premiado ‘Arde Cuba’».

Asequible y popular

Lo que diferencia el salón zaragozano del resto de encuentros es el apoyo institucional, que favorece por un lado unas entradas a precios más que asequibles: en Zaragoza se cobra un euro simbólico mientras que en otras ferias las entradas superan los 15 euros. «Por un lado, cualquier interesado puede acercarse a dar una vuelta, ya que el precio es simbólico. Eso permite que el público sea diferente al de otros salones. Por otro, la participación pública supone que pequeñas editoriales o creadores de fanzines puedan tener un mostrador sin coste, cuando en otros salones se cobra hasta 200 euros. Así, la oferta también resulta más variada», señala Carlos Malavida, del colectivo Malavida, que colabora con el Ayuntamiento de Zaragoza en la organización del Salón del Cómic desde su creación, hace ya 16 años.

En aquel primer salón de 2002 estuvieron los aficionados al tebeo Eduardo Labay y Sandra de Felipe, «cuando apenas había cuatro gatos y se fumaba en el recinto. Desde entonces, hemos venido todos los años y hemos añadido a nuevos lectores. Primero a nuestro hijo Héctor, luego a Angélica y a la pequeña, Fabia», explicaban ayer, en la que ya era su tercera visita al salón este año.

Desde el mostrador de Fnac, Alberto García destacaba la variedad de títulos que se vendían, «porque no hay un perfil fijo de visitante, se despachan por igual Brugueras que ejemplares de Marvel. Este año ha habido mucho interés en el libro ilustrado ‘La Dama, el Duende y el Rey’, de Roberto Malo, José María Tamparillas y Daniel Tejero, con ilustraciones de David Guirao. También ‘Yo loco’, de Antonio Altarriba. La oferta es muy amplia porque el público también lo es».

Etiquetas
Comentarios