Despliega el menú
Ocio y Cultura

Fanzines: el fenómeno underground de los 90 que triunfa en Aragón

Nacieron como respuesta alternativa y quedaron relegados con la irrupción de internet. Pero los fanzines están de vuelta en Aragón con una generación de creadores que ve el papel como fuente de rebeldía

Ilustración del fanzine 'San Pedro Tiburón', del artista Angelito Perkele
Ilustración del fanzine 'San Pedro Tiburón', del artista Angelito Perkele
HERALDO

"En los 90 se creaban los fanzines como espacio alternativo. Surgían en casas de juventud, en institutos.., y reunían poesías, relatos, dibujos y opiniones sin censura". Así describe la dibujante Ana Sánchez ‘Iru’ aquellas publicaciones ‘underground’ como ‘La nota discordante’, de música electrónica; ‘AMC’, de hip-hop, o ‘La noche del caimán’, donde dibujaba Iru hace ya 25 años. Luego fueron escaseando con la llegada de internet y solo algunos han resistido, como ‘Malavida’. "Ahora vivimos un fuerte repunte, con una generación de adolescentes y veinteañeros que defienden el papel por su carácter rebelde, fuera de las censuras del humor. Pero también porque su distribución permite conocer al lector, venderle el número, intercambiar ejemplares...".

Este fin de semana, en el Salón del Cómic de Zaragoza, serán muchos los fanzines que se venderán o intercambiarán entre aficionados. En Aragón hay aproximadamente una veintena de estas publicaciones. Entre las más veteranas, además de ‘Malavida’, que ya va por su número 38, o ‘Estafermo’, el fanzine rural de Fuentes de Ebro, con 16 números. "Hacemos un humor de pueblo, con protagonistas de nuestro entorno. Diferente al resto, y muy gamberro", describe el dibujante Luis Orús. "Llevamos ya diez años, con números de unas 44 páginas y un mínimo de 12 colaboradores. En un fanzine no se cobra, todo se hace por amor al arte y el precio de venta es para cubrir costes. Nadie gana dinero, no es una revista profesional". Orús destaca que "ahora no es tan fácil como antes hacer humor, cada vez hay más censura, pero los fanzines estamos al margen de lo políticamente correcto. Yo soy de pueblo y tengo una minusvalía, que nadie me diga qué puedo contar".

No me llama la atención publicar en internet, me gusta hablar con la gente, compartir en persona, sentir el papel. Es algo especial
Si Aragón tiene más fanzines de lo normal es porque existe una amistad entre sus creadores, que se reúnen en torno a los salones del cómic de Huesca o Zaragoza, o en ferias del libro como la de Monzón, donde se presentan nuevos números. De esta ciudad oscense es el fanzine ‘Motosierra’, que lleva desde hace 5 años el ilustrador Daniel Hernández ‘Tronak’, de 19. "Empecé con 14, éramos tres amigos que nos juntábamos en una asociación lúdica de Monzón, nos gustaba dibujar y nos animamos. No me llama la atención publicar en internet, me gusta hablar con la gente, compartir en persona, sentir el papel. Es algo especial", destaca. Publican uno al año, siempre a principios de diciembre para coincidir con la feria de Monzón. "El último número tiene 44 páginas y hemos trabajado 10 personas, unos han escrito relatos, poesías, otros dibujan...".

También son veinteañeros los responsables de ‘Hey!’, el fanzine de Huesca capital que llevan los creadores Diego Canalejas y Leyre Lardiés. "Publicamos un número al año, en marzo, con temáticas marcadas. El último tenía como tema el arte, y hemos reunido a 37 colaboradores para conseguir 100 páginas", dice Canalejas. Son muchas páginas, porque el objetivo de ‘Hey!’ es dar oportunidad a nuevos creadores, "solo tienen que contactar con nosotros, estamos abiertos a cualquier colaboración. Esa es la magia del fanzine, que no es un espacio cerrado".

En este fanzine empezó Angelito Perkele, que colabora además co ‘Estafermo’ y en el proyecto ‘Tebeo de Piña’, dedicado al público infantil. En el Salón del Cómic de Zaragoza presenta ‘San Pedro Tiburón’, "sátira absurda que publico a propuesta de ‘Estafermo’. El cómic tiene muy buena salud en Aragón y, por relación, también los fanzines". Algunos, además, tienen premios, como ‘Los diletantes’, creado en 2013 por Óscar Sanz, David Tapia y Juan Ros y en el que colaboran ilustradores como Sara JB o David Vela. Hansido galardonados con el premio al mejor fanzine nacional en Expocomic Madrid, Mejor fanzine aragonés en el Salón del cómic de Zaragoza, y el premio al mejor fanzine nacional en el Salón del cómic de Barcelona del 2018. "'Los diletantes se caracteriza por ser cóctel en el que se da cabida a distintos géneros de cómics, humor gráfico, ilustración y literatura. Incluimos dos relatos ilustrados en cada número", explica Juan Ros. "Es muy especial lo que vivimos ahora en Aragón con el fanzine, con los sempiternos y activisimos 'Malavida', el fanzine rural 'Estafermo,' el de público infantil (casi único en su especie) 'Tebeo Piña', 'Hey!. 'Comix y cigarrillos', el único fanzine punk en activo, 'Cinta A' y los chicos de 'Braink Cómics'. Estamos en total ebullición".

Etiquetas
Comentarios