Ocio y Cultura

De 'Supermala' a 'La guerra que dan las galaxias', ocho pruebas de que el cómic aragonés saca músculo

Se presentan este puente en la Feria del Libro de Monzón y la próxima semana en el Salón del Cómic de Zaragoza. ‘Supermala’, de la editorial Cornoque y ‘Alerta Bécquer’, de GP Ediciones, entre las propuestas.

Portada del cómic 'Supermala'
Portada del cómic 'Supermala'
EDITORIAL CORNOQUE

Diciembre es en Aragón el mes del cómic por excelencia. Y lo es, por tres razones: porque la Feria del Libro de Monzón es el primer escaparate de novedades y donde tiene lugar un buen pellizco de las ventas; porque en diciembre tienen lugar el Salón del Cómic de Zaragoza, cita anual que ya va por su 17 edición y que reúne a un numeroso público, y, finalmente, porque en Navidad el cómic sigue siendo uno de los regalos estrella. Por ello, este mes se publican ocho nuevos trabajos de autores aragoneses, que podrán adquirirse este jueves en la feria montisonense.

La editorial Cornoque, del colectivo Malavida, propone seis nuevos títulos. ‘Supermala’, que ya pudo adquirirse en algunos puntos el pasado noviembre, es una historia de Roberto Malo, con dibujos de Xcar Malavida, que cuenta ya con una legión de fans en las redes sociales. Otra novedad es el quinto volumen de ‘La guerra que dan las galaxias’, titulado ‘La Amparo contratada’, de Carlos Errazu ‘Kalitos’, historieta espacial con humor irreverente; ‘Fonda Pascual’, un tierno tebeo de Carlos Azagra y Encarna Revuelta, que cuenta la infancia de Azagra en Morón de la Frontera, en la fonda de sus abuelos, por donde pasaban todo tipo de personas.

La editorial aragonesa presenta este mes también un nuevo número de su serie Papafrita, dirigida a un público más joven, ‘Paco Miko el cientisimio’, de Dani García-Nieto, XCAR Malavida, Miguel Ángel Hernández y Chema Cebolla, y que es una historia de divulgación científica en clave de humor. También se publicará el número 38 de la revista ‘Malavida’, con portada de la veterana ilustradora zaragozana Ángeles Felices, que desarrolló toda su carrera dibujando para editoriales holandesas. El sexto proyecto que presenta Cornoque es ‘Sublimados’, una colección de 31 relatos de la escritora Pepa Pardo, con ilustraciones de otros tantos miembros del colectivo Malavida.

Una ciudad especial

«En Aragón se vive una situación excepcional, en la que se publican todo tipo de novedades y donde el público es increíblemente heterogéneo –aclara Xcar Malavida, responsable del colectivo y su editorial. Si en otras ciudades españolas el cómic está mas restringido a los típicos lectores, aquí, y gracias a nuestro salón, más abierto, atrae a niños, familias, aficionados al manga, al tebeo de toda la vida...».

Así, con una población muy inferior a las de otras comunidades españolas, Aragón cuenta con un buen puñado de novedades cada año. Este diciembre, a las seis de la Editorial Cornoque se unen otras dos de GP Ediciones, que el año que viene cumplirá su décimo aniversario. Su coordinador, Daniel Viñuales destaca el activo 2018 que ha tenido la editorial, con 5 novedades, que les ha permitido afianzarse a nivel regional y nacional. Este diciembre, GP Ediciones publica ‘El enigma de Sagarmantha’, de Ortolá, Tafalla (guionistas de Pasapalabra) y Blanco, y ‘Alerta Bécquer’, basado en la novela del mismo nombre de Miguel Mena y con Raúl Guíu al guion y Juanfer Briones al dibujo. «Si sumamos todos los títulos que se publican este diciembre, sumamos muchos y de calidad, más de lo que se espera para el tamaño de nuestras editoriales, considera Daniel Viñuales.

Malavida define Zaragoza como «una capital puntera a nivel nacional, por toda la actividad que tiene lugar en torno al cómic, las ventas de ejemplares, el público diverso y la implicación de instituciones como el Ayuntamiento, que apoya al sector con independencia de su color político. El hecho de que se haya emitido el pasado noviembre un audiovisual del Salón del Cómic de Zaragoza en la fachada del centro de arte Etopia muestra ese apoyo que aquí se hace al cómic, y que sorprende a los que invitamos al salón cada año». En su opinión, «el hecho de que el salón esté abierto a todos, que los creadores de ‘fancines’ tengan su puesto allí gratuito para vender sus publicaciones (en Barcelona cobran hasta 200 euros por un mostrador), lo que ha permitido que el cómic en la ciudad se viva de otra manera». De hecho, el colectivo Malavida incluso prepara a lo largo del año talleres en los colegios aragoneses para difundir la cultura del tebeo y de la ilustración.

Etiquetas
Comentarios