Despliega el menú
Ocio y Cultura

Yann Leto alancea el miedo a la inmigración en el museo Pablo Serrano

El pintor francés, afincado en Aragón, inaugura 'Safari', una gran exposición de pinturas y esculturas sobre la colonización, los miedos a lo desconocido y las convulsiones contemporáneos.

Yann Leto ante una de sus obras.
Yann Leto ante una de sus obras.
Guillermo Mestre.

“El arte debe dar algo de forma personal, subjetiva. El artista puede hacer un exorcismo personal, pero el espectador que ve su obra debe salir de su exposición con la sensación de que no le han engañado, de que ha visto algo que le remueve por dentro. Querría que mis cuadros fuesen como un manotazo directo al rostro del espectador”, dice Yann Leto, el artista francés, nacido en Burdeos en 1979 y afincado en Aragón desde hace una década, que ha inaugurado su exposición ‘Safari’ en el museo Pablo Serrano, una reflexión sobre el colonialismo de antaño, los refugiados y las emigraciones de hoy.

“Soy un artista inmediato, intuitivo e impulsivo. El año pasado en ARCO me invitaron, tanto la consejera Maite Pérez como el director general Nacho Escuín, a exponer en el museo Pablo Serrano. No sabía lo que quería hacer, y lo primero que se me ocurrió fue el título. Lo tuve claro: ‘Safari’”, agrega Leto, que ha animado algunas convulsiones con su arte de denuncia, provocador o descaradamente irónico. Fue él quien hizo un retrato desnudo del alcalde de Zaragoza Pedro Santiesteve.

“He trabajado mucho. Esencialmente yo soy pintor y aquí, en este trabajo que he hecho para aquí, para estos espacios, hay un 80 o 90% de pintura, pero también en cada una de mis exposiciones hay un elemento de innovación o de experimentación, y aquí he dado el paso a la escultura”, matiza. Leto alude a la obra ‘El público’, una instalación realizada con 27 cabezas de yeso y esmalte sobre soporte de señal de tráfico, donde el espectador es como una cabeza más o alguien que no sabe muy bien qué mirar o a quién en esa suerte de museo antropológico, aunque también puede ver dos de las piezas más impactantes del conjunto: la obra ‘El gabinete’, un lienzo donde se ven las cabezas, o ‘La danse’, un cuadro que es un homenaje a Matisse, a la figuración, al color, a los cuerpos en movimiento y quizá a las tribus primitivas. “El espectador puede sentirse incómodo. Yo creo que en una obra así, pero como toda mi obra, hay un valor simbólico pero también un valor estético”, añade.

Yann Letto alancea el miedo a la inmigración en el museo Pablo Gargallo

Yann Leto (Burdeos, 1979), ante su cuadro 'La chasse' (La caza), un óleo y spray sobre lienzo, realizado en 20018, de 400 x 300 cm. Guillermo Mestre.

“‘La danse’ (La danza) es uno de los grandes cuadros de la muestra. Un díptico, como lo son ‘La chasse’ (La caza) y ‘La lutte’ (La lucha), donde se ve un homenaje a Cassius Clay y al boxeo”. Dice el artista que durante muchos años los europeos iban de safari por África y Asia, y la imagen era de hombres ataviados con traje y rifle en un jeep que invadían espacios ajenos. Ahora parece que todo ha dado la vuelta la tortilla, que los africanos o asiáticos, en esas olas de inmigraciones, vienen a Europa y “nos sentimos acorralados, contra las cuerdas. De ahí ese cuadro de boxeo. Los símbolos son importantes para mí”, dice, y matiza que son tan importantes como las noticias que ofrecen, los sucesos de actualidad, las convulsiones.

Eso se ve, de nuevo, en otra pieza, ‘El pibe de oro’, un  óleo sobre piel de vaca donde evoca a al futbolista Diego Armando Maradona. En su pintura siempre hay ironía, crítica, voluntad de provocación. Hay unos pequeños cuadros que están acompañados de lanzas, o que son directamente heridos en el lienzo por las puntas de las lanzas. En el cuadro ‘Marilyn reading’, le ha cambiado a la actriz el libro ‘Goya’ de Robert Hughes por ‘La sociedad del espectáculo’ de Guy Debord, que “es uno de los libros que más me interesan y que creo que va a durar muchos años”. La muestra se completa con el neón ‘Blocks of the futures’ y con el óleo y spray sobre lienzo ‘Nudes everywhere’. Las obras son esencialmente de 2018, pero también hay piezas de 2014 y 2015.

“Con el pop art tengo una relación de amor y el odio. Me interesa mucho el expresionismo abstracto norteamericano, aunque yo no sería capaz de hacer abstracción porque siento una gran responsabilidad. Soy un artista figurativo, pero debo decir que sobre todo me inspiro en la historia del arte, en los grandes artistas y en grandes cuadros, que tienen un valor comercial. Pienso en ‘La balsa de la Medusa’ de Gericault o en el citado Matisse, por ejemplo”, explica.

La muestra ‘Safari’ de Yann Leto, al que acompañaron el citado Nacho Escuín y Julio Ramón, director del museo Pablo Serrano, se prolongará hasta el 3 de febrero de 2019.

Etiquetas
Comentarios