Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

ARTES Y LETRAS

Tres formas de abordar el diseño

En general, los trabajos que se muestran en el museo son estupendos 2008 fue el año de Jean Nouvel, Rafael Moneo y varios profe-sionales de aquí. "El error es un aliado. (...) El verdadero artista está programado para fracasar".

Ricardo Marco 14/06/2018 a las 05:00
Etiquetas
Premio Nacional. Rafael Moneo en el Prado. Ampliación del Museo del Prado, triple objetivo: 'genius loci', respeto con lo existente; nuevo edificio de ampliación, integrado en el entorno y recuperación claustro los Jerónimos. En primer término pueden verse las puertas-esculturas de la artista donostiarra Cristina Iglesias.Archivo R. Marco

Premio Pritzker de 2008, Jean Nouvel es hijo del Mayo del 68, transgresor impenitente y con indomable vocación innovadora. Nada conservador, arriesgado por convicción. Su vocación inicial de pintor fue superada por una oleada de pragmatismo que derivó en estudiar arquitectura por la que fue abducido totalmente. Ingresó en 1966 en la Escuela de Arquitectura de París con máxima puntuación lo que sirvió para trabajar con los arquitectos más relevantes del panorama francés en esos momentos: C. Parent, arquitecto pragmático que le fascinó, y P. Virilo, que le reclutó como teórico-cultural. De la simbiosis de ambas experiencias surgió la metodología de Jean Nouvel para abordar los proyectos.

En el final de carrera entregó "un proyecto escrito a máquina en lugar de los enormes planos que esperaban de mí; lo que hizo quedarme seis meses en la escuela", un ejemplo revelador del carácter indómito de su pensamiento.

Con la crisis inmobiliaria de 1990 se arruinó y en 1994 refundó el estudio trabajando como asalariado durante diez años para abonar sus deudas personales

Rechaza que la idea de que la Arquitectura pueda ser una disciplina autónoma y reivindica la necesidad de buscar el futuro de la Arquitectura en campos distintos, como la Filosofía, la Sociología, la Antropología… Invoca la "poética de la situación" que no es sino una interpretación muy personal del espíritu del lugar, para desarrollar el proyecto.

Propone una arquitectura de situaciones, contextualizada y especifica frente a planteamientos globales y genéricos. "Da igual por donde vayas siempre te encuentras las mismas formas y tipologías. Yo estoy en contra de las arquitecturas que parecen haber descendido del cielo en paracaídas".

Un francés en España

Es una producción errática ya que según Frank Ghery "trabaja de forma precaria, siempre probando cosas nuevas. En su obra se mezclan elementos extraordinarios con experimentales, elementos que no resultan estéticos. Pero siempre asume nuevos riesgos, lo que es una gran cualidad".

Todo el mundo es producto de su época. "Yo nací en Francia de la posguerra (1945) y me formé con los estructuralistas. Si no cuento con un buen análisis, me siento perdido". La mejor manera de resolver contradicciones es la tormenta de ideas por ello decidió rodearse de asesores: Dream Team.

Escenógrafo, escritor, crítico de Arquitectura, filósofo, editor, sociólogo gracias a estos equipos (asesores). Las síntesis más complejas vieron la luz, "mis proyectos se sucedieron uno tras otro, siempre distintos". No se parecían en absoluto, el propio método (proceso) impone la singularidad. Cada obra posee un nuevo planteamiento, "arquitecturalizando las ideas y la luz". En España dos proyectos han dejado su impronta; la ampliación del Museo Reina Sofía y la Torre Agbar, un géiser es el símbolo que ha querido recrear. Un eco de las montañas de Montserrat. Un homenaje al legado arquitectónico de Gaudí, de un lado con esas 60.000 lamas de cristal remedando el trencadís y las vidrieras del maestro y de otro por esa curva catenaria, la parábola descrita por una cadena suspendida.

Ese joven juerguista ha evolucionado en una producción nada conservadora y muy arriesgada con un discurso teórico que no hace sino cuestionar permanentemente los estilemas arquitectónicos.

Una actitud rebelde, inconformista que se traduce en una actitud innovadora constante, de replantearse cualquier proyecto sin recurrir a estereotipos establecidos.

En España, el edificio, que marcó un hito relevante fue la Ampliación del Museo del Prado de Rafael Moneo. Una actuación respetuosa en el edificio original; una ampliación de nueva planta del museo que proporciona nuevas salas expositivas; y la recuperación y reubicación del claustro de los Jerónimos.

El premio Fernando Mercadal Mercadal de 2008 recayó en el Centro de Salud ‘Amparo Poch’ en la calle Emilia Pardo Bazán, de Zaragoza, de los arquitectos: José Antonio Alfaro, Pablo de la Cal, Carlos Labarta y Gabriel Oliván. El jurado destacó la arquitectura contenida, modesta, despojada que lejos de restar suma así como por su planteamiento urbano mediante la creación de un soportal protector. Un edificio intimista volcado al interior mediante un patio. Y finalmente resaltar su claridad funcional y tratamiento de la luz.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo