Nacional
Suscríbete por 1€

economía

¿Qué hago si me toca la Lotería del Niño?

La persona que resulte agraciada con algún premio debe echar cuentas antes de tomar decisiones como dejar de trabajar, comprar un piso o invertir en bolsa. Y no ha de olvidar que una parte se la queda Hacienda.

Calatayud celebra parte del quinto premio, con el número 24.198.
Calatayud celebra parte del quinto premio, con el número 24.198.
Macipe

Quienes juegan a la lotería y no tuvieron suerte en el sorteo extraordinario de Navidad cruzan los dedos para que esta vez salga del bombo su número este miércoles, en el del Niño. La persona que resulte agraciada debe pensar con la cabeza fría a qué va a destinar el premio. Este sorteo repartirá 700 millones de euros en premios, según los datos facilitados por la Sociedad Estatal de Loterías y Apuestas del Estado (SELAE). La Agencia Tributaria grava a los dos primeros premios de 200.000 y 75.000 euros por décimo, respectivamente, mientras que quienes reciban los 25.000 euros del tercer premio los cobrarán íntegros, han recordado los técnicos de Hacienda (Gestha).

"Los primeros 40.000 euros del premio están exentos de tributación, tras descontar el tipo de gravamen especial del 20%, realmente los agraciados cobrarían 168.000 euros netos (primer premio), 68.000 euros (segundo premio) y 25.000 (tercer premio)", calcula Ernesto Campos Campillo, profesor Universitario en Finanzas, Contabilidad y Tributación del MBA de VIU- Universidad Internacional de Valencia, así como miembro de Andersen. "Por estas fechas son muchas las personas que buscan consejo o asesoramiento financiero-fiscal sobre cómo sacarle la máxima rentabilidad a su capital, en caso de resultar agraciados con un premio de lotería", reconoce.

¿Dejar de trabajar?

El profesor advierte que a pesar de que son cantidades "interesantes", y que lógicamente "generarían muchísima alegría" hay que analizar si se pueden llegar a tomar decisiones como dejar de trabajar o en qué invertir ese para obtener la máxima rentabilidad.

En cuanto a la decisión más extrema, como es dejar el trabajo, la considera "algo muy personal" y que dependerá del "nivel de vida" y la situación "personal y familiar". Sin embargo, entiende que la cuantía del primer premio (168.000 euros netos) "no es suficiente para dejar de trabajar y mantener cierto nivel de vida a medio o largo plazo". Pese a ello, afirma que "si se invierte bien ese capital, se podrían obtener unas rentas interesantes que nos permitan complementar nuestros ingresos habituales y con ello mejorar (o mantener en algunos casos) nuestro nivel de vida".

¿Invertir el dinero?

 A la hora de decidir dónde invertir aconseja hacerlo en "algo que seamos capaces de entender", que no se vean las inversiones como "un juego", ya que "nuestro futuro y el de nuestra familia depende de ello", recuerda. En renta fija, los tradicionales plazos fijos, la rentabilidad es muy baja, pero en la variable, que supone inversiones como la bolsa, aumenta el riesgo.

Entre los consejos para convertirse en inversor incluye "invertir solo el capital que no vamos a necesitar en el corto plazo (previendo una inversión a medio o largo plazo)"; insiste en que sean solo productos de los que logremos entender; evitar copiar el comportamiento de las multitudes (seguir al rebaño) porque "cuando todas las noticias se hacen eco de la revalorización de una empresa generalmente ya es tarde para invertir" y no ver la inversión en renta variable como un "juego de suerte" sino dedicar más tiempo a estudiar antes el funcionamiento del mercado, "elegir correctamente la entidad financiera o bróker donde vamos a operar, y seleccionar adecuadamente la empresa objetivo en base a nuestras expectativas de rentabilidad y a nuestro horizonte temporal de inversión".

Pide prudencia en el caso plantearse invertir en campos como el de las criptomonedas, del metaverso, mercados extranjeros como el tecnológico Nasdaq, o derivados financieros. "Lo mejor es ser prudentes e informarnos previamente del tipo de producto, conocer bien sus riesgos y beneficios (analizar racionalmente el binomio rentabilidad-riesgo), teniendo muy claro además nuestro horizonte temporal de inversión", aconseja.

Alerta de que unas "expectativas muy altas", influenciadas por las noticias, o por comentarios de amigos y familiares, junto con cierto "desconocimiento" en la materia, y creer además que se va a tener "suerte" y que se va a "pegar el pelotazo", pueden resultar en "una mezcla explosiva de la que puede resultar que no sólo no ganemos, sino que además perdamos todo o una parte del capital invertido"

¿Comprar un piso?

Una de las posibles formas de obtener beneficios en el mercado inmobiliario es comprar para alquilar. "Se están ofreciendo actualmente unos niveles de rentabilidad entre el 4% y el 8%", calcula el profesor. Depende del tipo de vivienda, la ubicación, la duración del alquiler, el coste de las reformas y la financiación, entre otros factores.

Por ello, para una persona de perfil conservador, que cuente con un capital en torno a 168.000 euros (importe neto del primer premio), plantea la opción de comprar un inmueble para alquilar, ya que afirma que "no existe actualmente otra inversión financiera equiparable que ofrezca ese nivel de rentabilidad, con un bajo nivel de riesgo, y mucho menos que cuente con los incentivos fiscales existentes (en el IRPF) para los arrendadores de viviendas.

En este caso, con el primer premio asegura que es "más rentable (y más seguro) invertir en dos inmuebles de 84.000 euros cada uno, antes que comprar un solo inmueble que cueste el doble". Además, plantea comprar pisos de segunda mano para alquilar, antes que invertir en inmuebles de obra nueva. Además, también considera más lucrativo que los inmuebles requieran cierta reforma, y que "nos encarguemos nosotros de realizarla, antes que adquirirlos ya reformados".

En estos casos, para poder beneficiarse en el impuesto sobre la renta (IRPF) de la reducción fiscal del 60% sobre las rentas del alquiler, el contrato formalizado debe ser de larga duración, es decir, el inmueble debe satisfacer las necesidades permanentes de vivienda del inquilino. De esta forma, "solo tributaríamos por el 40% de la renta obtenida, una vez descontados los gastos deducibles", indica. Este beneficio fiscal no es aplicable a los alquileres turísticos, de temporada o de corta duración.

Aconseja contratar un seguro de impagos que se haga cargo, además de abonar la renta correspondiente, de realizar todos los trámites y gestiones necesarios para recuperar la posesión del inmueble ante una eventual situación de morosidad por parte del inquilino.

En resumen, recalca que "todas las inversiones llevan implícito cierto riesgo", por lo que se deben analizar detenidamente los pros y contras en cada caso, y contar con la ayuda o asesoramiento de un experto "que nos haga un traje a medida según nuestra situación personal, nuestras expectativas y plazo de inversión", teniendo en cuenta además nuestro nivel de tolerancia al riesgo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión