Despliega el menú
Nacional

Sánchez da aire al bloque de la investidura sin cerrar la puerta de Cs para los Presupuestos

Junqueras ya no rechaza el indulto y reitera la disposición de Esquerra a abordar las cuentas aunque insiste en que su opción es la amnistía.

Ines Arrimadas durante su encuentro con Pedro Sánchez.
Inés Arrimadas, durante un pasado encuentro con Pedro Sánchez.
EP

El anuncio del Gobierno, que la próxima semana comenzará a tramitar las peticiones de indulto de los líderes independentistas, no ha supuesto un vuelco en el tablero político. A 25 de septiembre, Pedro Sánchezmantiene abiertas todas las vías de negociación de los Presupuestos. Si bien los insistentes mensajes del Ejecutivo hacia Cataluña parecen dar aliento al bloque de investidura, en el que Esquerra juega un papel central, ninguno ha cerrado la puerta de Ciudadanos. Los republicanos de Oriol Junqueras optan, de momento, en público por la cautela. Los liberales, por mantener firme su apuesta de abordar con Hacienda las cuentas públicas.

No hubo quien en el Gobierno quisiera este jueves vincular el trámite de los indultos con la negociación presupuestaria. El ministro de Justicia rechazó de plano la tesis de un movimiento para atraer a los independentistas. "Sinceramente -sostuvo en la Cadena Ser-, la imaginación da para mucho". Sí aceptó, en cambio, que el proceso para conceder o no las medidas de gracia puede repercutir en Cataluña. "¿Que puede ayudar, a lo mejor, a un conflicto político como efecto transversal? Me parece maravilloso. Es que me parecería estupendo", trasladó Juan Carlos Campo.

También la titular de Trabajo, Yolanda Díaz, desligó la tramitación de los indultos de las conversaciones sobre las cuentas. "La vocación del Gobierno -apuntó en Telecinco- es entablar una salida dialogada con Cataluña". Pero a nadie se le escapa que cualquier avance en el terreno del conflicto secesionista engrasa las relaciones en el Congreso con las fuerzas independentistas. Y el próximo reto del Ejecutivo en la Cámara baja es sacar adelante los Presupuestos.

De momento, Oriol Junqueras, condenado a trece años de prisión, ha recibido con frialdad tanto el inicio de los trámites sobre posibles medidas de gracia como el compromiso del Ministerio de Justicia de reformar los delitos de sedición y rebelión. "Nuestra opción es la amnistía", replicó el líder de Esquerra en declaraciones por escrito a La Sexta. "Nuestra respuesta sigue siendo la misma, nosotros somos inocentes -reiteró-, (.) la medida sólo evidencia que el reino de España continúa anclado en el pasado". Pero en ningún momento rechazó un posible indulto.

Sí lo hizo el año pasado, poco después de conocerse la sentencia del 1-O, de la fue el principal damnificado. Entonces se mostró radicalmente en contra y lo expresó de forma vehemente: "El indulto se lo pueden meter donde les quepa". Junqueras y Jordi Cuixart han sido los dos dirigentes independentistas más críticos sobre este asunto. Dolors Bassa y Carme Forcadell, en cambio, ya se han posicionado de forma favorable. En cuanto a la revisión del delito de sedición, el presidente de Esquerra mostró "respeto", si bien a su juicio "no resuelve el origen del problema".

En el independentismo siguen insistiendo en reclamar la amnistía, pero reconocen que si se aprobaran indultos o la reforma del Código Penal ayudase a rebajar las penas de los presos, serían movimientos que contribuirían a desinflamar la tensión entre Cataluña y el resto de España y facilitarían el diálogo entre los dos gobiernos. De paso, allanarían el camino para la aprobación de los Presupuestos.

"Es de bien nacidos ser agradecidos", reconoció este jueves uno de los más estrechos colaboradores del líder de Esquerra. Junqueras dijo, además, estar "dispuesto" a negociar las cuentas de 2021, aunque instó al presidente del Gobierno a elegir entre los republicanos y Ciudadanos, una disyuntiva que Pedro Sánchez pretende evitar.

Arrimadas aguanta

La formación de Inés Arrimadas, mientras tanto, no tiene intención de retirarse de la partida. Ha hecho una apuesta arriesgada al decidir abordar los Presupuestos con el Gobierno. Busca consolidar su espacio en el centro electoral y tomar distancia del PP, y no abandonará. Los liberales argumentan en las últimas horas que no se levantarán de la mesa para que Sánchez les tome como "excusa" para pactar con los independentistas unas cuentas importantes en el actual contexto excepcional. En todo caso, tratan de expresar su malestar por el anuncio de Justicia.

"Es intolerable que el Gobierno se plantee indultar a quienes dieron un golpe a la democracia. Si se le ocurre hacerlo, lo recurriremos", insistió en Twitter Arrimadas, que defendió "prohibir por ley los indultos a sediciosos".

También el PP llevará ese debate de nuevo alCongreso. Se trata de una antigua reivindicación que los populares pretenden retomar para que no puedan concederse medidas de gracia a los condenados por sedición y rebelión. Pablo Casado, además, recogió las críticas del expresidente del Gobierno Felipe González a Pablo Iglesias y a una negociación presupuestaria con el independentismo. "Con ese socialismo sí que podríamos pactar -justificó su distancia con el Ejecutivo-, pero Sánchez lo ha liquidado".

Etiquetas
Comentarios