Despliega el menú
Nacional

tragedia aérea

"Queremos que las muestras de nuestro hijo se confirmen para llevárnoslas al cementerio"

La familia de Francisco Cardona, militar del Ala 31, llevan un año y medio reclamando que se entreguen las muestras biológicas de 23 fallecidos del Yak-42 guardados en el Instituto de Medicina Legal de Estambul.  

Francisco Cardona y Amparo Gil, en el Instituto de Medicina Legal de Estambul, donde les realizaron las pruebas de ADN en mayo de 2004.
Francisco Cardona y Amparo Gil, en el Instituto de Medicina Legal de Estambul, donde les realizaron las pruebas de ADN en mayo de 2004.
Juan Carlos Arcos

Francisco Cardona y Amparo Gil, padres del sargento Francisco J. Cardona Gil que estaba destinado en la Base de Zaragoza en el Ala 31, han luchado durante un año y medio en el Ministerio de Defensa para recuperar las muestras biológicas de su hijo en el Instituto de Medicina Legal Adli Tip de Estambul. "Queremos que se confirmen que esas muestras son de nuestro hijo para llevárnoslas al cementerio de Alboraya", han manifestado los padres del militar a HERALDO después de que se diera a conocer la noticia sobre la exhumación de una pierna en el cementerio de Macka y que el Gobierno español va a trasladar las muestras de 24 militares fallecidos en un accidente del avión en Trebisonda (Turquía) hace 16 años. 

Esta familia es una muestra de 30 de los 62 fallecidos en los que el Gobierno del PP se confundió en su identificación y al recuperar los supuestos restos de su hijo eran cenizas que incineró otros familiares, y no podían hacer la prueba de ADN para comprobarlo. Francisco y Amparo se han reunido varias veces en el Ministerio de Defensa, en la Audiencia Nacional y en el Ministerio de Asuntos Exteriores para poder recuperar esas muestras como un símbolo de lo que queda de su hijo. "Cuando se compruebe en el Instituto Anatómico Forense (en Madrid) con la prueba de ADN que nos harán, el Ministerio de Justicia nos lo entregará", han agredido.

Además, han agradecido la actuación de los forenses turcos, como Ömer Müslümano, que guardaron las muestras biológicas de los 23 fallecidos desde 2003 con las que pudieron realizar las pruebas de ADN de las familias españolas cuando viajaron con el ministro de Defensa, José Bono, en mayo de 2004 para confirmar los errores de identificación. 

"Hemos visto dos veces esas muestras en el Instituto de Medicina Legal y sabíamos que todavía estaban allí aunque a los seis meses del accidente del avión podían haberlos destruido, que era lo legal. Por eso los hemos reclamado", ha defendido Francisco Cardona, que en principio pensaba que podían ir a buscarlos a Estambul, pero el Gobierno español ha decidido que los traslade un agregado de Defensa de la Embajada de España en Turquía. 

          

Etiquetas
Comentarios