Despliega el menú
Nacional

día de la constitución

¿Investidura antes de la cena de fin de año?

Son muchos los interrogantes de cara a la formación del nuevo Gobierno.

La presidenta del Congreso, Meritxell Battet, junto a Pedro Sánchez, durante su intervención durante la sesión solemne de las Cortes.
La presidenta del Congreso, Meritxell Battet, junto a Pedro Sánchez y otros políticos, durante su intervención en la sesión solemne de las Cortes.
EFE/Ballesteros

El líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, ha afirmado este viernes que le gustaría que la investidura se celebre "antes de Navidad o antes de fin de año"... Un momento: ¿qué significa antes de fin de año? ¿Fin de semana del 28 y 29 de diciembre? ¿El mismo día 31 antes de cenar?

Celebrar el 41 aniversario de la Constitución y reunir por ello a casi toda la clase política y a casi todo el periodismo político en un contexto de Gobierno en funciones, "fragmentación" parlamentaria, ausencia de "mayorías claras" y en plenas negociaciones para la investidura tiene sus riesgos.

El principal: que hay muchos interrogantes. Derivada: querer las respuestas.

A unos días de que el Rey comience la ronda de consultas más apretada de la democracia, el interrogante sobre la fecha de la investidura sigue sin resolverse.

Así que a cavilar, y cavilar en un Congreso atestado de políticos, autoridades y periodistas no es cosa menor.

Veamos: si la tercera reunión entre el PSOE y ERC que se ha anunciado para el martes en Barcelona sella un pacto entre ambos, el Monarca terminaría el miércoles la ronda de consultas con la constatación de que el ganador de las elecciones, Pedro Sánchez, dispone de una sólida base para intentar la investidura.

Sigamos: Como la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, no tiene un plazo delimitado para convocar la sesión de investidura, de hecho puede hacerlo de un día a otro siempre que se asegure de que los diputados llegan a tiempo, es factible, por ejemplo, que el jueves que viene desvele la fecha, y sitúe la primera votación el 17 de diciembre.

Entonces sí podría haber investidura antes de los días 24 y 25, es decir, de Nochebuena y Navidad.

Pero, ¿y si las negociaciones PSOE-ERC no se resuelven el martes y es necesario otra, pongamos la semana siguiente?

Qué lío.

Pero claro, ser periodista y tener al presidente en funciones, a todos los ministros, a Pablo Iglesias y a Adriana Lastra juntos, en el Congreso, significa que hay que preguntar.

Celebrar el aniversario de la Constitución es especial por varios motivos: a pesar de ser festivo, el centro de Madrid está atestado de gente, y gran parte de toda esa gente se queda frente al Congreso, engalanado para la ocasión.

Se quedan esas personas, unos pocos centenares, a emitir sus juicios: ven a un político que no gusta, pitada; ven a uno que sí gusta, aplausos y selfis.

Las autoridades vienen a cientos y pasan por una carpa también refinada y acondicionada. Algunos hablan a la prensa y otros no; algunos aceptan preguntas y otros no; algunos hablan mucho y otros, poco.

Se han estrenado en esta lid Meritxell Batet, presidenta del Congreso, y Pilar Llop, presidenta del Senado, y han dado la mano uno a uno a todos los que han ido pasando. Y han pasado unos cuantos.

Protocolo del Congreso ha ido colocando a los asistentes en el Salón de Pasos Perdidos: el presidente del Gobierno, el del Consejo General del Poder Judicial, los ministros, los portavoces, la Mesa del Congreso, la del Senado, los presidentes autonómicos...

Canapés  y bebida

Ha hablado Batet, como corresponde en esta celebración, y luego se han ofrecido canapés y bebida, y a partir de aquí, el follón.

Se han organizado incontables conversaciones informales en las que conviene pegarse al político simplemente para oírle, porque hay tanto ruido, tanta gente... Y tanto calor. Inés Arrimadas lo ha notado, lo ha dicho, y Adriana Lastra, en silla de ruedas y escayolada por su esguince del martes, también.

Pablo Iglesias no lo ha debido notar, se ha ido enseguida, pero a Pablo Casado o no le ha importado o le van estos actos. Ha hecho dos o tres corrillos, ha estado a un metro de Sánchez (políticamente son más metros) y... ha seguido.

Ojo: ha hablado un buen rato con Iván Redondo, el jefe de gabinete del presidente. ¿De qué? De fútbol, del Real Madrid. Ejem.

También ha disfrutado Íñigo Errejón, de vuelta en la Cámara. Le espera una legislatura dura, asume que le emplazarán en un escaño del "gallinero", pero sabe que el foco que da el Congreso no lo da ningún otro sitio.

Alberto Núñez Feijóo, Juanma Moreno, Guillermo Fernández Vara, Emiliano García-Page... Las autonomías representadas, unos con más concurrencia que otros.

De ERC no ha estado nadie, nunca vienen. O sí, sí han estado, porque ERC ha estado en todas las conversaciones: la investidura, que si sale, que si no, que si pronto, que si tarde.

Pedro Sánchez ha dicho que no está tan pendiente del cuándo; a él le importa el qué, el qué se pacta.

Pero tal y como anda la política últimamente, de sorpresa en sorpresa, a ver si la investidura se convoca para antes de final de año y a ver qué pasa con las vacaciones de unos y con la cena de nochevieja de otros.

El cuándo también importa.

Etiquetas
Comentarios