Despliega el menú
Nacional

Hallan sin vida al pequeño Julen en el pozo de Totalán

A la 1.25 de este sábado los mineros localizaron el cuerpo sin vida del pequeño.

El cuerpo sin vida de Julen Roselló, el niño de dos años que cayó a un pozo profundo y estrecho el pasado 13 de enero en Totalán (Málaga), ha sido localizado sin vida a la 01.25 horas de esta madrugada por los equipos de rescate, según han informado fuentes del operativo.

El cadáver de Julen estaba atrapado en un túnel de 25 centímetros de diámetro y 107 metros de profundidad que había sido perforado para realizar sondeos de agua.

Minutos antes de hacerse pública oficialmente la noticia, en la vivienda donde estaban acogidos desde hace varios días los padres del niño se han vivido momentos de tensión y se han escuchado gritos de "¡otra vez no!, ¡otra vez no!", posiblemente en referencia al otro hijo, de 3 años, hermano mayor de Julen, que la pareja perdió hace pocos años.

Tras la localización del cuerpo, se ha activado la comisión judicial para investigar lo sucedido.

Julen pasó más de 12 días en un frío agujero de 25 centímetros en medio del campo, a mas de 70 metros de profundidad, mientras mas de 300 personas se afanaban afuera en horadar la roca y la tierra que lo mantenían atrapado. En algunos tramos la roca es cuarcita, una de las mas duras, con una resistencia de 7, en una escala de 10.

La operación para rescatarle se consideraba la más compleja que se ha acometido en España, ya que decenas de máquinas, perforadoras y excavadoras han removido cerca de 83.000 metros cúbicos de tierra para excavar un pozo paralelo que llegase hasta el pequeño.

Los mineros inician sus trabajos para rescatar a Julen en Totalán

En el operativo figuraban ocho miembros de las Brigadas de Salvamento Minero de Hunosa que han horadado durante casi 32 horas los 3,8 metros de túnel de tierra y roca.

"Un minero nunca se queda en la mina y para ellos, Julen es un minero", había dicho con emotividad, al respecto, el delegado del Colegio de Ingenieros de Minas de Málaga, Juan López Escobar.

La dureza de las rocas ha obligado hasta en cuatro ocasiones a agentes de la Guardia Civil especialistas en espeleología y 'microvoladuras', a introducir cargas explosivas en los orificios de la roca para hacer pequeñas detonaciones y abrir camino a los mineros.

Fuera del área de trabajo, en Totalán, los padres, familiares y centenares de vecinos han aguardado con tensa expectación durante todo ese tiempo las noticias sobre el rescate, del que todo el país estaba pendiente por los medios de comunicación.

Tras el fatal hallazgo del pequeño han comenzado a conocerse las primeras reacciones, entre ellas la de la Casa del Rey, que ha expresado su "dolor más profundo" y su "pésame más sentido" a toda la familia de Julen.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha expresado su "apoyo y cariño" a los padres y seres queridos de Julen.

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, ha anunciado que el Ayuntamiento de la localidad va a declarar luto oficial.

Una fatídico día

Al parecer, el niño, que estaba con unos familiares en una finca, cayó en un orificio de prospección para buscar agua de pequeño diámetro pero gran profundidad. Desde entonces se activó un operativo para rescatarlo formado por efectivos de distintos cuerpos que han estado trabajando en el lugar día, tarde y noche sin descanso y haciendo frente a las grandes dificultades técnicas que se han ido encontrando.

Desde la Guardia Civil han insistido todos estos días en que se ha estado trabajando con la idea de que Julen estaba vivo. El miércoles 16 de enero se conoció, además, que el mismo día de la caída al pozo se extrajeron restos biológicos que, tras analizarse y casar con el ADN de los padres y del propio biberón del niño, indicaron que eran del pequeño.

También se constituyó un comité asesor formado por el Colegio de Ingenieros de Málaga con técnicos diversos y empresas para ayudar en todo momento durante las complicadas labores de proyección y ejecución de las diversas medidas.

Mientras tanto, los padres del pequeño, José y Victoria, han estado en todo momento en el lugar, primero en una carpa en la zona y, después, por seguridad y dada la magnitud de las obras, en una casa cedida por una vecina de la localidad. El pasado jueves participaron en una vigilia organizada por Juan José Cortés, el padre de la niña Mariluz asesinada en Huelva en 2008, en apoyo a los efectivos y para dar fuerza a los progenitores.

Después de casi 13 días de intenso e incesante trabajo, en el que se ha utilizado maquinaria propia de una obra de ingeniería civil, que es lo que se ha ejecutado para llegar hasta el pequeño Julen, no han cesado las muestras de solidaridad con la familia del niño y todos los participantes en estas arduas tareas de rescate, quienes han recibido, además, el calor del pueblo de Totalán.

>> Así han sido los 13 días del operativo de rescate

Etiquetas
Comentarios