Despliega el menú
Nacional

Bermúdez de Castro afea a Margallo recoja avales para "fastidiar al otro"

El aragonés ha defendido que Sáenz de Santamaría "sería una fantástica presidenta" de los populares y considera que el Partido Popular necesita "una reforma bestial desde abajo hacia arriba".

El secretario de Estado para las Administraciones Territoriales, Roberto Bermúdez de Castro.
Bermúdez de Castro critica que Margallo recoja avales para "fastidiar" a otro del PP
Enrique Cidoncha

El secretario de Estado para las Administraciones Territoriales, Roberto Bermúdez de Castro (Huesca, 1971), ha considerado este viernes que es "una barbaridad recoger avales para fastidiar al otro", como cree que está haciendo el exministro de Asuntos Exteriores José Manuel García Margallo, con su posible candidatura para liderar el PP. Precisamente el extitular de Exteriores ha declarado este viernes que el Congreso del que saldrá el nuevo líder popular "no puede convertirse en un concurso de Miss América".  

En una entrevista en Onda Cero, en la que Bermúdez de Castro,  gestor de la aplicación del artículo 155 en Cataluña, también ha hablado de su retirada de la primera línea de la política, ha asegurado que la exvicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría sería "una fantástica presidenta del PP".

Además, cree que Sáenz de Santamaría está recibiendo ataques "totalmente infundados" y ha advertido de que el PP necesita una "reforma bestial desde abajo hacia arriba".

Sobre su futuro, el responsable sobre el terreno de la aplicación del artículo 155 ha manifestado que "la política no es para toda la vida" y tiene una edad que le permite "aspirar a seguir en el mercado laboral".

Por eso, ha recordado que ya dijo que ésta sería su "última legislatura" y más tras los siete meses de aplicación del 155 en Cataluña que le han provocado "un gran desgaste", incluso a nivel familiar.

"El diálogo con Cataluña fracasó porque negociábamos con un muro"

Roberto Bermúdez de Castro ha asegurado que la operación diálogo con Cataluña fracasó porque se negociaba "con un muro", y el expresident de la Generalitat Carles Puigdemont solo quería "el referéndum". Además, se ha mostrado convencido de que el Gobierno de Pedro Sánchez "no será tan incauto como para ceder en ciertas cosas a Cataluña", ya que sería "muy malo para España" y lo pagaría "electoralmente".

Lo que sí ha advertido es que "no se le puede permitir a la Generalitat que abra oficinas políticas en Europa", ya que el resto de las comunidades no las tiene, y ha indicado también en "en muchas partes de Cataluña no existe la presencia del Estado", como el de Lleida y Girona, y que hay gente que está "siendo purgada".

Además, ha considerado que "no hay mejor negocio en Cataluña que hacerte independentista y abrir una página web" y que hubiese querido poder retirar las ayudas en este ámbito, pero habría "incurrido en prevaricación".

"Hay mucha gente y muchos medios de comunicación que viven del independentismo, por eso no van a bajar la presión", ha señalado, aparte de que mientras estén Puigdemont y el president Quim Torra los independentistas tampoco van a reducir esa presión.

Sobre como cómo vivió los meses de septiembre y octubre de 2017 en Cataluña, ha manifestado que no se los desea ni a "su peor enemigo" y respeto a los últimos de aplicación del 155 recuerda que "todo el mundo estaba por normalizar la situación, pero Puigdemont era el gran tapón".

Por otro lado, ha reconocido que "personas como Elsa Artadi colaboraron activamente en la aplicación del 155, sin tener obligación", mientras que "otros dimitieron".

También ha señalado que se ofreció a miembros del segundo nivel de la Administración catalana destituirles para que no tuvieran que colaborar en la aplicación del artículo 155 y "ninguno se movió".

Bermúdez de Castro ha defendido que "la gran mayoría de los mossos d'Esquadra cumple con sus obligaciones" y no se puede dejar solo a su responsable, Ferrán López, que ayer renunció a su cargo, porque "ha sido leal al Estatuto de Autonomía" y el Estado "le tiene que echar una mano".

En lo que respeta a la posible solución para el conflicto catalán, Bermúdez de Castro ha opinado que "mejorar la financiación o dar más competencias sería sólo un parche para siete u ocho años".

Y ha añadido que hoy por hoy "no se dan los consensos mínimos para emprender una reforma constitucional" porque sería útil "solo a corto plazo".

Etiquetas
Comentarios