Despliega el menú
Motor

motor

Más de 1,4 millones de coches registraron fallos por emisiones contaminantes

La Inspección Técnica de Vehículos (ITV) detectó en 2018 unos 180.000 vehículos más con emisiones no acordes a la normativa aplicable.

Acceso principal a la ITV de Malpica, ubicada en el polígono del mismo nombre.
Acceso principal a la ITV de Malpica, ubicada en el polígono del mismo nombre.
Aránzazu Navarro

El control de emisiones en vehículos ligeros y pesados por medio de la lectura de los registros en las centralitas del motor de la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) detectó en 2018 unos 180.000 vehículos más con emisiones no acordes a la normativa aplicable, lo que hizo un total de 1,4 millones de vehículos con defectos graves y leves por emisiones el año pasado.

De todos los vehículos en los que se realizó la lectura de los códigos de diagnosis se detectó que alrededor de un 5% tenía algún defecto grave. En concreto, según datos de AECA-ITV, el defecto grave más importante detectado (en el 80% de los vehículos inspeccionados) fue la existencia de códigos de error del sistema registrados en la memoria de la centralita de motor.

Además, aproximadamente 800.000 clientes en el último año eligieron pasar la segunda inspección en otra estación tras la obtención de un resultado desfavorable en la primera, un cambio que contempla el Real Decreto 920/2017, que entró en vigor en septiembre de 2018.

Por su parte, la opción de poder adelantar un mes para pasar la inspección antes de la fecha de vencimiento fue utilizada por un 5% más de usuarios. Desde el 20 de mayo de 2018, existe la posibilidad de pasar la ITV hasta un mes antes de la fecha de su vencimiento, sin que por ello se modifique la fecha de la siguiente inspección.

Las estaciones de ITV tienen la obligación desde el 9 de septiembre de trabajar con los nuevos dispositivos de lectura OBD, que comprueban el funcionamiento de los sistemas de control de emisiones (E-OBD). La lectura E-OBD, un protocolo que se aplica a coches fabricados a partir de 2006 (vehículos ligeros Euro 5 y Euro 6 y vehículos pesados Euro VI), constituye una prueba complementaria (no sustituye) a las convencionales de gases de emisión/opacidad, que se siguen realizando pero adaptadas a las nuevas tecnologías. En el caso de ser rechazado el vehículo por defectos en la lectura de la centralita E-OBD, no es necesaria la realización del test de emisiones.

Etiquetas
Comentarios