Internacional
Suscríbete por 1€

España confía en que la UE prohíba los motores nuevos de combustión en 2035

Alemania, el mayor fabricante y mercado, no quiere, y otros como Italia o Portugal piden que se aumente el plazo.

La ministra de Transición Energética, Teresa Ribera
La ministra de Transición Energética, Teresa Ribera
Efe

La vicepresidenta española y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, confió este martes en que los Estados miembros de la Unión Europea se alineen con la Comisión Europea y la Eurocámara para prohibir la venta de coches nuevos con motor de combustión a partir de 2035.

"España apoya el 2035", dijo Ribera a su llegada a un consejo de ministros europeos de Medioambiente en el que se analizará, entre otros puntos, los nuevos objetivos de CO2 para coches y furgonetas.

La vicepresidenta española subrayó la importancia de "secundar estas fechas de modo que industria tenga tiempo de acomodarse y transformar el modelo de producción y al mismo tiempo es importante que los mensajes sean claros"

"Lo que se busca es transformación importante de una de las industrias más relevantes en Europa, con mayor impacto para los consumidores", mientras en paralelo "hay debates sobre cómo se pueden producir combustibles que sea neutros en emisiones, sintéticos" entre las que aún hay "divergencias" entre los Veintisiete.

Alemania, el mayor fabricante y mercado de automóviles de la UE, no quiere que se prohíban los motores de combustión en la UE en 2035, según ha declarado en las últimas fechas el ministro germano de Finanzas, Christian Lindner.

Otros países, como Italia, Portugal, Eslovaquia, Bulgaria y Rumanía, quieren retrasar la fecha hasta 2040. Piden que se exija una reducción del 90% de las emisiones de CO2 a la flota de coches nuevos en 2035 y alcanzar el 100% en 2040, mientras que para las furgonetas abogan por un recorte del 80% en 2035 y del 100% en 2040.

La propuesta de la Comisión recoge que en 2035 sólo se podrán registrar vehículos nuevos "climáticamente neutros", sin especificar el tipo de tecnología del motor, pero de facto supone desterrar el motor de combustión.

Francia como presidencia rotatoria del Consejo es la encargada de intentar encontrar un texto de consenso entre las capitales para iniciar la negociación final con el Parlamento Europeo en el segundo semestre del año, bajo presidencia de turno de la República Checa, país donde nació la marca Skoda.

En una votación no muy ajustada a inicios de mes (339 votos a favor, 249 en contra y 24 abstenciones), la Eurocámara se alineó con la fecha propuesta por la Comisión, con una senda de reducción del 15% en 2025 en relación con 2021, para pasar al 55% en 2030 y al 100% en 2035.

Mercado CO2

Los límites de emisiones para coches y furgonetas son solo uno de los distintos expedientes climáticos sobre los que intentarán fijar posición los países de la UE, con una negociación que se espera larga a propósito de la reforma del sistema de comercio de emisiones ETS, un mercado en el que se fija el precio por tonelada de CO2 que deben pagar unas 11.000 plantas de consumo intensivo de energía en la UE.

Se debatirá también la posibilidad de replicar ese esquema para hogares y transporte rodado, ETS2, y el Fondo Social del Clima para acompañar en la transición a los hogares vulnerables.

España ha manifestado reservas hacia la extensión del sistema ETS a la climatización de los hogares y el combustible para los coches, pues se teme que pueda tener un impacto particularmente fuerte en los ciudadanos con menos recursos.

"Tendremos que centrarnos, primero, en disponibilidad de recursos en hogares donde es más difícil hacer esa inversión (para reformar las viviendas) que seguro reduce enormemente factura pero que requiere desembolso muy importante" y por eso busca que se aplique primero a edificios públicos, de la administración o centros comerciales.

"Es fundamental (...) que haya recursos disponibles y que Europa muestre que no es sólo una UE regulatoria sino también una UE social que presta atención a las necesidades de los ciudadanos", concluyó la ministra. 

El vicepresidente de la Comisión Europea a cargo del Pacto Verde, Frans Timmermans, confío en lograr un acuerdo aunque "nadie salga de la sala sin un poco de dolor" en los distintos textos del orden del día del paquete 'Fit For 55' para reducir las emisiones de CO2 en un 55% en 2035 frente a 1990 y descarbonizar la UE a mitad de siglo.

"Ya hemos ido muy lejos y sería una tragedia si no pudiéramos llegar a un acuerdo hoy", dijo el socialdemócrata neerlandés a la entrada al consejo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión