Despliega el menú
Internacional
Suscríbete

Los talibanes recuperan los castigos severos con ejecuciones y amputaciones

El nuevo ministro de Prisiones considera que son prácticas "sumamente necesarias por razones de seguridad" y su efecto disuasorio

Un talibán, delante de un grupo de hombres que esperan que abra un banco para sacar dinero, en Kabul
Un talibán, delante de un grupo de hombres que esperan que abra un banco para sacar dinero, en Kabul
EP

El regreso de los talibanes al poder en Afganistán ha generado grandes incertidumbres. ¿Repetirán las salvajes conductas que caracterizaron a su régimen durante la década de los noventa? O, por contra, ¿se habrán dado cuenta de que la sharia está fuera de época y optarán por actitudes más contemporáneas? Nadie lo sabe. Al parecer tampoco los propios islamistas del país centroasiático, cuyo caminar en los primeros días de su Gobierno es, cuanto menos, contradictorio.

Volvió a quedar patente este viernes. Si por una parte las nuevas autoridades ordenaron a sus milicianos que respeten la amnistía general decretada hace semanas y que no perpetren actos de venganza, en medio de las denuncias sobre abusos, incluidos asesinatos y ejecuciones extrajudiciales; por otra, uno de los fundadores de los talibanes, el mulá Nurudín Turabi, aboga porque los castigos severos, con amputaciones y ejecuciones, vuelvan a implantarse pronto.

El encargado de la disciplina ideológica durante la primera época de los fundamentalistas, y ahora ministro de Prisiones, desoye cualquier tipo de críticas. En un entrevista concedida a la agencia estadounidense Associated Press valora la efectividad de aquellas ejecuciones masivas en estadio repletos de espectadores que aún los occidentales recordamos con horror. "Nadie nos va a decir qué leyes debemos tener. Seguiremos las recomendaciones del islam y estarán basadas en el Corán", manifiesta en defensa del estricto régimen teocrático.

Las palabras de Turabi parecen confirmar las peores sospechas, que apuntan a que una exacerbada visión conservadora e intransigente regirá en el nuevo Afganistán, sólo abierto a ciertos avances tecnológicos, como los vídeos y los teléfonos móviles.

Propagación de la virtud

Turabi, de edad indeterminada, fue ministro de Justicia y encabezó el llamado Ministerio para la Propagación de la Virtud y la Prevención del Vicio -la Policía religiosa-. Fue él quien autorizó los castigos más crueles, realizados el estadio deportivo de Kabul o en la enorme mezquita Eid Gah, donde presuntos asesinos eran ajusticiados con un tiro a la cabeza sin ningún tipo de juicio.

A veces el reo era disparado por un miembro de la familia de la víctima, que tenía la opción de recibir dinero y perdonarle la vida. Por su parte, a los ladrones se les amputaba una mano y si el robo se realizaba en carretera, también un pie. Los escasos juicios se desarrollaban en secreto en tribunales copados por clérigos islámicos, cuyos conocimientos legales se limitaban a los edictos religiosos.

"Cortar manos es sumamente necesario por razones de seguridad", afirma Turabi, convencido de que el castigo tiene un efecto disuasivo. En las últimas fechas en Kabul, guardias talibanes han resucitado otra práctica que usaban en el pasado: humillar en público a hombres acusados de hurtos menores. Por lo menos en dos ocasiones la semana pasada varios hombres fueron colocados maniatados en la parte trasera de un camión y paseados por las calles. A uno le pintaron la cara para identificarlo como ladrón y al otro le pusieron pan viejo en la boca, sin que quedara claro cuál había sido el delito cometido.

Estas actuaciones chocan la con imagen más moderada que intenta trasmitir el nuevo Gobierno. "Compórtense bien con la gente, no difamen al Emirato Islámico con sus acciones arbitrarias", recomendó este jueves el ministro de Defensa, el mulá Mohamad Yaqub, a los milicianos talibanes. Les pidió además que dejen de hacer "fotografías y vídeos innecesarios" y que no entren armados a administraciones gubernamentales a menos que sea necesario".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión