Despliega el menú
Internacional

Tercer Milenio

Las vacunas no erradicarán la covid-19 y seguirá habiendo supercontagiadores, advierte la OMS

"En un principio la vacuna será prioritariamente para trabajadores sanitarios, personas mayores y grupos de riesgo, lo que dará al virus aún mucho espacio para moverse, por lo que seguir haciendo tests debe seguir siendo una herramienta vital para controlar la pandemia", señaló el director general de la organización.

Dos vacunas: Pfizer y Moderna
Dos vacunas: Pfizer y Moderna
Vacunas

Expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) han avisado este viernes en rueda de prensa de que las futuras vacunas no van a lograr, por ahora, erradicar al coronavirus, ya que mientras se van administrando a los grupos prioritarios seguirán habiendo las personas conocidas como "supercontagiadoras".

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, advirtió este viernes de que incluso cuando comiencen las primeras vacunaciones contra el coronavirus, tal vez a principios de 2021, el coronavirus causante de la covid-19 tendrá aún un amplio margen para transmitirse.

"En un principio la vacuna será prioritariamente para trabajadores sanitarios, personas mayores y grupos de riesgo, lo que dará al virus aún mucho espacio para moverse, por lo que seguir haciendo test debe seguir siendo una herramienta vital para controlar la pandemia", señaló Tedros en rueda de prensa.

"Hay que ser muy cautos, ya que siempre que haya el potencial de una persona supercontagiadora nos arriesgamos a que haya una transmisión aunque exista una campaña de vacunación"

El etíope quiso así subrayar que frente a las esperanzas que dan los buenos resultados de cada vez más ensayos clínicos de vacunas contra la covid, una de las armas más importantes para combinar la pandemia seguirán siendo los análisis de diagnóstico, incluidas las pruebas rápidas.

"Si no sabemos dónde está el virus, no podemos pararlo; no podemos aislar a los que lo tienen, tratarlos, o rastrear sus contactos", recordó el director general de la OMS.

Tedros insistió en la importancia estratégica de los análisis; subrayó que todos los países del planeta tienen ya capacidad para hacerlos, y afirmó que "todo el que necesite hacerse una prueba debe poder hacerlo".

El director general aseguró que todos los países que han logrado un control efectivo del coronavirus han tenido en común el énfasis que han puesto en las pruebas.

"Continuamos necesitando más test, mejores, más fáciles de usar, baratos, seguros y rápidos", enfatizó.

"Si no sabemos dónde está el virus, no podemos pararlo; no podemos aislar a los que lo tienen, tratarlos, o rastrear sus contactos" 

En la misma línea se manifestó el director de Emergencias Sanitarias de la OMS, Michael Ryan. "Esperamos que la vacunación sirva para controlar la transmisión del virus, pero hasta que no sepamos cómo funcionan en la vida real o tengamos más detalles sobre la forma en la que el virus se transmite, no podemos pensar que con la llegada de las vacunas se va a poder erradicar al virus".  

Por este motivo, el experto ha destacado la necesidad de concretar "muy bien" los grupos de población que van a ser vacunados, subrayando la importancia de centrarse especialmente en aquellos que están participando más en el proceso de transmisión del virus. "Hay que ser muy cautos, ya que siempre que haya el potencial de una persona supercontagiadora nos arriesgamos a que haya una transmisión aunque exista una campaña de vacunación", ha recalcado.

"Hay estudios que sugieren que sería necesario que entre un 60 y un 70% de la población tendría que ser inmune al virus para que se interrumpa eficazmente la transmisión"

Del mismo modo se ha pronunciado la directora de Inmunización, Katherine O'Brien, quien ha comentado que, aunque "es posible" que las vacunas cambien el periodo de tiempo de la infección de covid-19, o la forma de transmisión del virus, todavía no se sabe con exactitud cuál es el porcentaje de población que debería estar inmunizada a nivel mundial para lograr la inmunidad de rebaño.

"Hay estudios que sugieren que sería necesario que entre un 60 y un 70% de la población tendría que ser inmune al virus para que se interrumpa eficazmente la transmisión, si bien todo esto va a depender de la eficacia de las vacunas y por eso es muy importante recabar más información sobre los efectos que van a tener tanto para proteger a una persona como para interrumpir la transmisión", ha detallado.

Etiquetas
Comentarios