Despliega el menú
Internacional

coronavirus

Mavi Doñate: "No tengo miedo al contagio del coronavirus, pero sí respeto"

La zaragozana Mavi Doñate, corresponsal de RTVE en Asia-Pacífico, relata a diario el avance del coronavirus desde China. Con mascarilla y el micrófono azul, se ha recorrido una parte del país en las últimas semanas.

Mavi Doñate y Jaime García Castro en una de las calles más comerciales de Pekín, desierta por la crisis de coronavirus.
Mavi Doñate y Jaime García Castro en una de las calles más comerciales de Pekín, desierta por la crisis de coronavirus.
M.D.

Las crónicas de la zaragozana Mavi Doñate irrumpen en todas las ediciones de los informativos de Televisión Española. Su voz también se escucha en Radio Nacional a diario. Es el altavoz de la situación en China. Desde la cuarta semana de enero relata cómo se está viviendo la crisis del nuevo coronavirus, que hasta el momento se ha saldado con más de 1.100 muertos. Mavi Doñate, que está recibiendo felicitaciones de compañeros periodistas de todo el mundo por su extraordinario trabajo, ha sacado tiempo para atender a HERALDO DE ARAGÓN, donde inició su trayectoria profesional.  

"No he tenido miedo al contagio, pero sí respeto", confiesa la periodista aragonesa. Asegura que toma todas las precauciones que se indican, desde la mascarilla hasta los guantes cuando visitan lugares más delicados. Un cuidado extremo: "Desechamos las espumillas del micrófono si alguien nos ha hablado sin mascarilla". Porque las mascarillas se han convertido en un cotizado bien, tanto que han estado agotadas en farmacias y supermercados. "Nosotros hicimos una compra grande cuando empezó toda la crisis en previsión de que esto podía ser como el SARS de 2003".

"Hicimos una gran compra cuando empezó la crisis en previsión de que podía ser como el SARS de 2003"

Doñate, al pie de la noticia, dice que afronta la situación como una fondista que ya ha recorrido cien kilómetros de la carrera, pero no logra saber a qué distancia está la línea de meta. Vive la actualidad con intensidad, preocupación, mesura, equilibrio y cuidado, porque se trata de un tema que afecta a la salud de millones de personas. "Es el esfuerzo constante de lograr no alarmar pero tampoco minimizar un virus nuevo que puede ser mortal", apunta la zaragozana.

Para ella, estar en el foco de la noticia no es nada nuevo. No obstante, esta vez lo califica como "especial". "Lo que contamos en los telediarios no es una realidad ajena a nosotros, es lo que estamos viviendo", añade desde Pekín.

Hace unos días en esa urbe comprobó las dificultades que traza el régimen chino a los medios de comunicación extranjeros. "Nos acercamos a los barrios de la ciudad donde se desencadenaron los primeros contagios. Nuestra idea era hablar con los vecinos, palpar si había más miedo, más precauciones... Al final, el reportaje fue sobre cómo nos sacaba la policía china de todos los sitios o nos invitaban a que nos fuésemos". Lo que se sale de lo oficial y de lo que las autoridades chinas canalizan "está prohibido", sostiene Doñate. La intervención institucional afecta a otros asuntos: "Se duda también de si las autoridades están diciendo toda la verdad, si no están maquillando cifras". Esta incredulidad rememora lo vivido en 2003, cuando el Gobierno  ocultó información del SARS durante meses.

"Parece que vivimos dentro de una película de ciencia ficción"

Mavi reconoce que lo más impresionante son las calles vacías de Pekín, una ciudad de 22 millones de habitantes. "Es ruidosa, caótica, divertida, loca… Ahora parece que vivimos dentro de una película de ciencia ficción", narra. La periodista dice que sería un filme de miedo si se le suma la neblina de contaminación que envuelve estos días a algunas ciudades.

Hace unas semanas, antes del Año Nuevo chino, Mavi y su compañero, el cámara Jaime García Castro, acompañaron en tren a los residentes de Pekín cuando regresaban a sus pueblos. "Es cierto que en Pekín pocos son de aquí y que cuando llegan estas vacaciones se nota mucho", señala. Sin embargo, Doñate recuerda que en estas fechas suele haber ferias o espectáculos en los templos. Este año no ha sido así: "Ha estado todo cerrado".

"Me tranquiliza saber que hacen estos controles. Nunca está de más la prevención"

A la entrada de los lugares que permanecen abiertos se toma la temperatura con el fin de comprobar si se acusa fiebre. Mavi afronta esta medida "muy bien". "Me tranquiliza saber que hacen estos controles. Nunca está de más la prevención". Esta precaución se complementa con las recomendaciones que recibe del Ministerio de Sanidad, a través del Consulado. La preocupación del contagio llega también a España: “Mi madre está muy preocupada con que caiga enferma”.

El día a día

Lo que peor asume Mavi es que no estén abiertos los gimnasios y centros deportivos. En cuanto a alimentación, no ha variado los hábitos: "Desde que vivo aquí, lavo mucho los alimentos frescos y me hago con cargamentos de aceite de oliva".

El trabajo está siendo "duro", en parte por el desfase horario. "Te levantas con China, cuando en España empieza a dormir, pero te acuestas con España, es decir, en mi madrugada". Esta delegación agradece todos los mensajes que reciben: "Nos animan y nos dicen que nos cuidemos. Mi querido y admirado Gervasio Sánchez me dijo una vez que cuando estás inmerso en estas coberturas especiales, largas y de riesgo, ves la calidad humana de tus compañeros y también de tus jefes. Y es así".

"Gervasio Sánchez me dijo una vez que cuando estás inmerso en estas coberturas especiales ves la calidad humana de tus compañeros y jefes"

Hace unas semanas informó de la construcción de un hospital, obra que se acometió en cuestión de días, aunque no es nada extraordinario para este país. "No es la primera vez que construyen un hospital en 9 o 10 días. En Pekín cuando la crisis del SARS levantaron uno en 7 días".

A pesar de estos progresos, mantiene que hay errores, como el caso del médico fallecido Li Wenliang. "Fue acusado por difundir falsos rumores cuando ya en diciembre avisó de un brote de neumonía tipo al SARS. Quizá se perdió un tiempo valioso en la reacción y en atajar los primeros contagios, pero también creo que están poniendo todos sus recursos en controlar la epidemia y en curar a los suyos". Mavi Doñate desea que el final de esta cobertura esté cerca, lo que ella denomina "la meta de la carrera de fondo".

Etiquetas
Comentarios