Internacional

iglesia católica

El Papa resalta el papel de los bancos de alimentos que luchan contra el despilfarro de comida

El Pontífice opta por crear un modelo económico que "no aplaste a la gente".

El papa Francisco y los niños refugiados en el papamovil.
El papa Francisco y niños refugiados en el Papamóvil.
Efe

El Papa ha resaltado el papel de la Federación Europea de Bancos de Alimentos (FEBA) que lucha contra "el despilfarro de alimentos" frente a quien "muestra desinterés por las cosas e indiferencia hacia los que carecen de ellas".

En un encuentro que ha mantenido el Papa con la FEBA ha asegurado que "desperdiciar la comida es descartar a la gente", por lo que ha agradecido el trabajo "en silencio y comprometido" que realiza la Federación con los que "no tienen algo que comer".

Además, ha indicado que en "el complejo mundo de hoy" es importante que el bien "se haga bien" porque este no puede ser el resultado de "la improvisación pura", sino que necesita "inteligencia, planificación y continuidad", como hace la FABE.

"El futuro no se construye buscando ventajas para uno mismo, sino que el progreso de todos crece acompañando a los que están atrasados", ha afirmado el Papa para después destacar que lo que se necesita ante la pobreza es "una visión de conjunto y personas que estén juntas". 

Un modelo económico que "no aplaste a la gente"

El Papa ha aprovechado su intervención en la reunión para destacar que la economía mundial "carece de humanidad", por lo que se debería optar por crear un modelo económico "que se parezca más al hombre que tiene alma" y no a una "máquina incontrolable que aplasta a la gente".

"Son demasiados los que hoy están privados de trabajo, dignidad y esperanza y muchos otros están oprimidos por ritmos de producción inhumanos, que anulan las relaciones y afectan negativamente a la vida familiar y personal", ha recalcado.

Por eso, ha insistido en que la economía se ha "despersonalizado" y ha pasado de "servir al hombre a esclavizarlo". "Lo esclaviza a mecanismos financieros cada vez más distantes de la vida real y cada vez menos gubernamentales", ha puntualizado.

En este sentido, el Papa ha hecho un llamamiento a "cambiar y mejorar el mundo" en el que se fomenten "modelos de crecimiento basados en la equidad social y en la dignidad de las personas". "Una economía circular ya no puede posponerse y el despilfarro no puede ser la última palabra que dejen unos pocos ricos mientras que la mayor parte de la humanidad permanece en silencio", ha finalizado.

Etiquetas
Comentarios